Skip to content

COVID-19: La vacunación, los cheques de estímulo económico y otras noticias. Infórmate

 

Por qué los inversionistas deberían adorar los dividendos

Ingresos confiables en la jubilación con protección contra la inflación.

Reporte de dividendos de inversión

E+ / GETTY IMAGES

In English | Los administradores de fondos a menudo hablan con gran devoción sobre los dividendos, y con razón: con el tiempo, los dividendos constituyen alrededor de un tercio del rendimiento de las acciones. Los jubilados deberían compartir ese entusiasmo por los dividendos, y no solo porque mejoran el rendimiento total: un rendimiento de dividendos positivo también puede proporcionar una buena fuente de ingresos durante la jubilación.

Beneficios a largo plazo

Los dividendos son pagos en efectivo que las empresas realizan a sus accionistas y, si se reinvierten esos dividendos en la compra de acciones adicionales, el beneficio a largo plazo es increíble. Por ejemplo, una inversión de $10,000 en el índice bursátil Standard & Poor (S&P) 500 hace treinta años tendría hoy un valor de $90,782 calculado al final de noviembre del 2019. Si hubieras reinvertido los dividendos durante ese período de tiempo, habrías acumulado $171,661, según la empresa de análisis de inversiones Morningstar. El índice S&P 500 está compuesto por las empresas más grandes que se cotizan en bolsa en Estados Unidos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los dividendos también ofrecen otras ventajas

En primer lugar, muchas empresas aumentan sus dividendos anualmente, aunque solo sea una pequeña cantidad. Eso es algo que nunca obtendrás con un certificado de depósito o con la mayoría de bonos.

Según S&P, 57 miembros del índice S&P 500 conocidos como "los aristócratas del dividendo", han aumentado sus dividendos cada año durante los últimos 25 años o más. Entre los "aristócratas" se incluyen empresas conocidas, como 3M (cuyos dividendos han aumentado durante 61 años consecutivos), Coca-Cola (57 años) y Colgate-Palmolive (57 años). En la última década, estas empresas han aumentado un promedio de 14.78% al año, en comparación con un 13.66% del S&P 500.

Una empresa que incrementa sus dividendos transmite un mensaje de confianza de que dispone del efectivo y las ganancias para seguir pagando esos dividendos. Aunque puede darse el caso de que una empresa recorte dividendos —sí, estamos hablando precisamente de ti, General Electric— Wall Street contempla los recortes de los dividendos con el mismo recelo que siente Drácula al ver salir el sol. Cuando una empresa recorta sus dividendos, el precio de sus acciones suele bajar también, y eso no es del agrado de ningún director ejecutivo.

¿Qué otra ventaja ofrecen los dividendos? La mayoría de los dividendos están sujetos a una tasa impositiva más baja que los ingresos ordinarios. La tasa de impuestos de los dividendos que se consideran calificados —tu empresa de corretaje puede ayudarte a determinar qué dividendos califican para la tasa impositiva reducida— oscila ente el cero y el 20%. (Las personas con ingresos altos que en gran parte provienen de las inversiones también pueden estar sujetas a un impuesto adicional del 3.8% sobre los ingresos netos por inversiones que entró en vigor en el 2013). Veamos un ejemplo sencillo: si tuvieras un ingreso tributable de $10,000, y estuvieras en la categoría impositiva más alta del 37%, tendrías que pagar $3,700 al Gobierno federal. Si recibieras $10,000 de dividendos calificados, la cantidad de impuestos que tendrías que pagar sería de $2,380 —un ahorro de $1,320— basada en una tasa impositiva del 20% además del 3.8% de impuestos que te correspondería pagar por tener ingresos altos.

Sé cauteloso

No te equivoques: las acciones que pagan dividendos no dejan de ser acciones, y perderán valor igual que otras acciones durante un mercado bajista. Los dividendos pueden darte cierta tranquilidad, pero si tienes acciones que pagan un dividendo del 2% y el precio de las acciones baja un 20%, no cambiará el hecho de que habrás sufrido una pérdida del 18% en comparación con lo que tenías antes de la crisis.

Desconfía en particular de las acciones que paguen dividendos inusualmente altos, por ejemplo por encima del 5%. Las empresas no pagan dividendos altos porque sean generosas. Aunque el rendimiento de los dividendos de las acciones crecerá si la empresa incrementa su dividendo, el rendimiento también aumentará si baja el precio de las acciones. El rendimiento de los dividendos equivale a la cantidad pagada durante doce meses dividida por el precio actual. Es más probable que una empresa con dividendos muy altos reduzca sus dividendos, y ese es un riesgo que no debes correr.

Si las usas con moderación, las acciones que dan dividendos pueden aumentar el ingreso que recibes de tu cartera de inversiones y proporcionarte también excelentes beneficios fiscales. Y lo que es aún mejor, tienen la oportunidad de crecer cuanto más tiempo las conserves; una estupenda protección contra la inflación, y una buena recompensa a largo plazo para el inversionista paciente.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.