Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Planes de jubilación por etapas y parciales Skip to content
 

Lo que podemos aprender de los planes de jubilación gradual de otros países

Canadá, Alemania, Suecia y el Reino Unido ayudan a los trabajadores a hacer la transición.

Hombre mayor trabajando en carpintería

Getty Images

In English | Un día estás trabajando. El siguiente, jubilado. Así es como la mayoría de adultos mayores en EE.UU. terminan su vida laboral, sea a los 62, 66 o 70 años.

Este cambio no solo es brusco; también tiene ramificaciones extendidas para los ahorros e ingresos de los jubilados, y para el sistema del Seguro Social, que debe proporcionar beneficios a un grupo más grande que también goza de expectativas de vida más largas. Se predice que para el año 2030 el 20% de la población de EE.UU. tendrá unos 65 años o más. Igualmente, las industrias que los jubilados dejan pueden enfrentarse a una escasez de personal y problemas de capacitación, y la economía podría tener que hacerle frente a una reducción de productividad, según un estudio del 2016 (en inglés) realizado para la National Bureau of Economic Research (NBER).

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La Government Accountability Office (GAO, Oficina de Responsabilidad Gubernamental), un brazo de investigación del Congreso, estudió a países alrededor del mundo con poblaciones de mayor edad y sistemas nacionales de pensiones parecidos al Seguro Social para conocer cómo gestionan la jubilación. En un nuevo informe (en inglés) presentado ante los líderes del Comité Especial del Senado sobre el Envejecimiento, la GAO se centró en cuatro naciones en particular que ayudan a sus ciudadanos a hacer una transición más gradual a la jubilación. Estos países ofrecen beneficios parciales de jubilación o ingresos complementarios, mientras los empleados trabajan por menos horas y por lo tanto ganan menos en sus empleos: Canadá, el Reino Unido, Alemania y Suecia.

"Hasta tomando en cuenta consideraciones singulares en Estados Unidos, las experiencias de otros países con la jubilación gradual pueden informar los esfuerzos de EE.UU.", dice la GAO.

Canadá

En el 2007 Canadá introdujo una regulación de los impuestos sobre la renta para permitir acuerdos flexibles de jubilación como parte de los planes de pensiones definidas de los empleadores. Esto permite a los empleados recibir parte de su pensión mientras todavía trabajan —aunque por menos horas— y continuar acumulando beneficios futuros de jubilación en el mismo plan. Los cambios permiten a los empleados recibir hasta el 60% de los beneficios que tenían acumulados, sujeto al consentimiento del empleador, durante la etapa de terminación gradual de sus carreras.

Los empleados participantes ganan menos sueldo, dice la GAO, dado que trabajan por menos horas. Pero para compensar la reducción en sus sueldos, tienen la opción de retirar fondos de sus planes de pensiones respaldados por sus empleadores, aceptar un pago único financiado por sus empleadores, o simplemente usar sus ahorros.

Y como continúan acumulando beneficios mientras trabajan, aunque sea por menos horas, pueden jubilarse con sus pensiones completas cuando estén listos.

Reino Unido

El Reino Unido implementó una política en el 2014 que aplica a cualquier persona que trabaje sin interrupción por lo menos 26 semanas, la cual le otorga el derecho de solicitar trabajo flexible. El trabajo flexible puede incluir el trabajo compartido, trabajar desde el hogar o trabajar una semana comprimida (tal como realizar las tareas laborales de una semana en cuatro días), entre otras cosas. Esta política cubre a los trabajadores que desean jubilarse gradualmente.

Los empleados que participan en los programas de jubilación gradual en general compensan la reducción en sueldo al retirar fondos de sus planes de pensiones respaldados por sus empleadores. Pero como en Canadá, siguen acumulando beneficios por las horas que trabajan, aunque se hayan reducido. Esto les puede permitir aplazar la jubilación plena sin afectar sus beneficios plenos de jubilación de manera negativa.

Alemania

El programa de jubilación gradual más común en Alemania, Altersteilzeitgesetz (ATZ), se estableció en 1996 para las personas de 55 años o mayores. Los participantes pueden trabajar a tiempo parcial a medida que hacen la transición a la jubilación, con ingresos que provienen de sus sueldos y el sistema nacional de pensiones, al que los empleadores contribuyen.  

Los trabajadores alemanes también tienen a Teilrente, un programa nacional de jubilación gradual establecido en 1992 que permite a los trabajadores que reúnen los requisitos, generalmente a los 63 años, trabajar por menos horas y recibir beneficios parciales del sistema nacional de pensiones a la misma vez, con un límite de ganancias para aquellos menores de la edad reglamentaria de jubilación. Pero este programa no se usa tan frecuentemente porque los ciudadanos lo perciben como complicado, dice la GAO. Las reformas del 2017 simplificaron algunas de sus características; por ejemplo, se aumentó el límite de ingresos y se reemplazaron los beneficios parciales de tres niveles con opciones más fluidas para retirar fondos.             

Suecia

En Suecia, los trabajadores, a los 61 años, pueden retirar el 25, 50, 75 o 100% de los beneficios de sus pensiones nacionales, independientemente de las horas que trabajen. Pero mientras trabajan, pueden seguir acumulando nuevos beneficios de pensión.

Según el informe de la GAO, "Decidir comenzar a recibir una pensión surte un efecto de por vida, pero no es irrevocable. El jubilado puede solicitar que cesen los pagos de su pensión y subsiguientemente que la pensión se reanude en cualquier momento".

La política ha estado vigente desde el 2010.

Suecia antes tenía un programa de pensiones parciales, de 1976 hasta el 2001, que les permitía a los empleados dejar de trabajar gradualmente cinco años antes de la edad reglamentaria de jubilación, que se redujo de 67 a 65 en esa época. La jubilación parcial estaba financiada públicamente, y no reemplazaba todos los ingresos perdidos por trabajar por menos horas; en cierto momento la pensión pública reemplazaba el 65% de los sueldos perdidos, y luego se redujo al 50%. Sin embargo, los trabajadores podían recibir sus pensiones plenas una vez que alcanzaran los 65 años y se jubilaran por completo.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.