Skip to content
 

Evita una desagradable sorpresa con tus impuestos

¿Puedes tener demasiado dinero en cuentas de impuestos diferidos? La respuesta probablemente te sorprenda.

Formularios de impuestos y calculadora - Impuestos diferidos

Haz clic en la infografía para ampliarla.

In English | Luego de establecer su consultora de gestión en 1980, Glenny Morgan y su esposa aprovecharon toda cuenta de impuestos diferidos que tenían a su alcance, con el propósito de ahorrar para la jubilación. “Funcionaba bien cuando lo hacíamos”, cuenta Morgan, de 73 años, oriundo de Houston. “Ahora, no tanto”.

A pesar de que los ingresos del matrimonio por lo general eran inferiores a los $100,000 anuales durante sus años de actividad, lograron acumular un ahorro para la jubilación que rondaba las siete cifras. En la actualidad, están en la edad en la que deben efectuar extracciones de estas cuentas distribuidas a lo largo del año y pagar impuestos sobre el ingreso sobre dichas extracciones. Resulta, que están pagando más impuestos ahora de lo que pagaban cuando estaban en actividad, aclara Morgan.

Los planificadores financieros afirman que aprietos impositivos de esta naturaleza están afectando cada vez a más jubilados que pasaron toda su vida laboral amasando ahorros en cuentas 401(k), las IRA (cuentas personales de jubilación) tradicionales y otros planes de impuestos diferidos, en los que uno paga impuestos solo en el momento de la extracción.

Conoce cuál es tu categoría tributaria

Los jubilados suelen toparse con una “sorpresa” impositiva cuando cumplen 70 años y medio, y deben comenzar a realizar extracciones mínimas (en inglés) de las cuentas en las que quizá hayan ahorrado hasta un millón de dólares o más, explica Chad Olivier, planificador financiero de Baton Rouge, Luisiana. “Luego, de repente, estamos hablando de extracciones de entre $50,000 o $60,000 por año”, lo cual genera impuestos más altos. El IRS (Servicio de Impuestos Internos) publica una tabla para calcular la cantidad mínima que debe retirarse anualmente según la edad y el saldo de la cuenta. Por ejemplo, un jubilado de 75 años que tiene una cuenta 401(k) o IRA con fondos equivalentes a un millón de dólares este año tendría que extraer como mínimo $43,668.12.

La clave para no pagar impuestos en exceso consiste en determinar si tu categoría impositiva será más alta o más baja cuando te jubiles, lo cual puede resultar bastante complicado. Por ejemplo, un ingreso bruto ajustado de $36,900 colocará, hoy día, a los jubilados sin pareja en la categoría impositiva del 15%. Si ganan un dólar más, suben a la categoría del 25%.

Por tal motivo, algunos expertos ahora afirman que los jubilados pueden terminar con demasiado dinero ahorrado en cuentas de impuestos diferidos, lo que se traduce en poca flexibilidad y en el pago de un impuesto potencialmente excesivo. “La diversificación impositiva en la jubilación presenta muchos beneficios”, explica Stuart Ritter, planificador financiero sénior de T. Rowe Price, con base en Baltimore.

A continuación, explicamos por qué. Supongamos que planeas comprar un vehículo recreacional (RV) luego de jubilarte o que debes pagar una abultada factura por servicios médicos de aproximadamente $20,000, dice. Retirar esa cantidad de dinero en efectivo de una cuenta de impuestos diferidos puede desencadenar varias consecuencias, afirma Ritter. En primer lugar, quizá debas extraer más de $20,000 para abonar el impuesto federal y el impuesto estatal sobre el ingreso. Y toda esa cantidad es informada como ingreso en tu declaración de impuestos, lo cual posiblemente signifique tu reubicación en una categoría tributaria más elevada y la supresión gradual de ciertas deducciones. “Un porcentaje mayor de tu Seguro Social podría ser gravado. Y es probable que las primas de Medicare aumenten por estar vinculadas con el ingreso”, agrega Ritter.

El Seguro Social no tributa si tus ingresos son menores de $25,000 ($32,000 para aquellos que realizan la declaración en forma conjunta). Por encima de dicho umbral, tanto como un 85% de tu beneficio anual es imponible. Las primas de Medicare aumentan cuando el ingreso bruto ajustado excede los $85,000, en el caso de los que no tienen pareja, y el doble, en el caso de los que realizan declaraciones conjuntas.

Pon los impuestos en la mira

Para disminuir los impuestos, Olivier recomienda que los empleados a los que les falten al menos diez años para jubilarse aporten a una cuenta Roth 401(k), si el empleador la ofrece. La cuenta está sujeta a las mismas limitaciones contributivas que una 401(k) común —$ 23,000 para todos aquellos de 50 o más años—, aunque ofrece las ventajas impositivas de una cuenta Roth IRA: los aportes del empleado se depositan en la cuenta Roth 401(k) luego de pagar los impuestos, pero dichos aportes y todo ingreso son percibidos libres de impuestos, una vez jubilado.

Si no cuentas con esta posibilidad, quizá estés en condiciones de aportar a una cuenta Roth IRA por fuera del plan jubilatorio ofrecido por tu empleador, aunque el tope de la contribución anual es de $6,500 para los mayores de 50 años, y existen limitaciones respecto de los ingresos.

Por supuesto, la determinación de cuál es la mejor cuenta de jubilación para ti depende de la categoría tributaria en la que te encuentras hoy día y en la que estarás en el futuro. Ritter, de T. Rowe Price, afirma que la mayoría de las personas termina ubicándose en la misma categoría tributaria. En ese caso, la cuenta Roth es la cuenta preferida entre los empleados cuyas edades oscilan entre los 25 y los 65 años, dice Ritter, quien comparó minuciosamente el rendimiento de una cuenta Roth con el de una IRA común.

No te excedas 

“La rara excepción se presenta en aquellos que están próximos a jubilarse y tienen la expectativa de que más adelante su tasa impositiva disminuirá considerablemente”, comenta Ritter. Un individuo de 50 años, por ejemplo, terminará obteniendo más dinero si recurre a una cuenta IRA común —con una deducción impositiva adelantada— si su categoría impositiva retrocede por lo menos nueve puntos porcentuales una vez jubilado.

Michael Kitces, director de investigación de Pinnacle Advisory Group, explica que si bien los empleados pueden generarse un problema impositivo al diferir demasiado sus impuestos, también pueden excederse en su cuenta Roth y terminar pagando demasiados impuestos por adelantado.

“El objetivo fundamental es pagar tus impuestos cuando tu categoría sea la más baja”, afirma. Por lo general, explica, los empleados más jóvenes están ubicados en la categoría impositiva más baja y deberían hacer uso de la cuenta Roth; en tanto que los cincuentones, quienes transitan sus años de mayores ingresos, deberían recurrir a las cuentas con impuestos diferidos.

Si, además, ocurre que estos inversores de mayor edad se ubican en la categoría impositiva más baja durante su jubilación, podrán convertir algunos fondos de una cuenta IRA común a una cuenta Roth. Estos fondos convertidos les generarán una deuda impositiva, asegura, aunque esta se sujetará a una tasa más favorable.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO