Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Deberías alquilar un auto o conducir el tuyo en un viaje por carretera?

Probar un auto nuevo puede ser muy divertido si tiene sentido desde el punto de vista financiero.

Mano sosteniendo un teléfono con una aplicación de alquiler de autos

Getty Images

In English | El verano es la temporada de los viajes por carretera, y aunque aún falta mucho para que acabe la pandemia del coronavirus, hay personas que quieren salir y destinos que están fomentando el viaje al comenzar a abrir algunas atracciones.

El consejo médico —especialmente para las personas de 65 años o más o de cualquier edad que sufren de una enfermedad cardíaca, problemas inmunitarios, enfermedad renal, enfermedad pulmonar, obesidad, enfermedad de células falciformes o diabetes tipo 2— es bastante directo: no vayas. Quédate en casa.

Pero si tienes algunos destinos en mente donde puedes mantener la distancia de los demás, contar con alojamientos desinfectados y comidas para llevar o entregar, y determinar que las paradas de combustible estén abiertas las horas que las necesites, entonces tu pregunta de viaje se convierte en: ¿debería conducir mi propio auto o alquilar uno? Eso depende de qué auto tienes.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


"Tal vez vivas en la ciudad y te muevas en un auto pequeño y no tengas otro. Si haces un viaje largo, querrás alquilar un Impala o algo grande", dice Jon Linkov, subdirector de la división automotriz de Consumer Reports.

O, "vas a acampar, por lo que debes alquilar una camioneta", dice. Una camioneta puede ser demasiado cara y complicada para tenerla como vehículo personal, pero durante una semana o dos con el equipaje metido en la caja de carga en vez de robar el espacio de los pasajeros, podría ser justo lo que necesitas.

O tal vez te gustaría probar un auto o una camioneta de la flota de alquiler. Puede que estés considerando comprar uno o simplemente tienes curiosidad. Entonces, quizás un alquiler sea el camino a seguir.

Los argumentos a favor y en contra de un alquiler

Hay más personas que parecen estar de acuerdo con esto. Ian Beavis, director de estrategias de la consultora automotriz AMCI Global, con sede en Los Ángeles, y veterano conocedor de la escena automovilística, dice que el negocio de alquiler de autos ha mejorado entre un 20 y un 25% desde su punto más bajo durante la epidemia de COVID-19, principalmente en sitios alejados de los aeropuertos.

En otras palabras, las empresas no están alquilando a las personas que llegan en avión. Los establecimientos ubicados en zonas residenciales generalmente atienden a aquellos que simplemente quieren alquilar un auto.

Si piensas turnar a los conductores, ten en cuenta que podrías pagar más por cada conductor adicional a ti, tu cónyuge o pareja doméstica. Alquilar tiene otros factores para considerar:

Tamaño. Las compañías de alquiler usualmente designan los tamaños de manera diferente a la de sus clientes. Avis y Enterprise consideran el Ford Fusion un sedán grande. Las personas que conducen, digamos, un Chevrolet Impala, harían objeciones.

Un Impala es unos dos pies y medio más largo que un Fusion, más grande por dentro y con más espacio en el maletero, según las especificaciones de los fabricantes de vehículos. La industria automotriz y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) lo denominan grande.

El Fusion se clasifica como de tamaño mediano. Esto es importante, porque más grande significa más caro. Las compañías de alquiler pueden denominar a un Impala un auto "premium", y el precio sube en consecuencia.

Espera la misma variación en tamaño si alquilas un SUV. No esperes un auto más espacioso que el tuyo solo para descubrir que no es así. Revisa los números.

Y recuerda que lo que pidas al reservar el vehículo no está garantizado. Los anuncios dicen, "o similar". La compañía de alquiler y tú podrían estar en desacuerdo sobre lo que es similar.

Alteraciones en la tarifaAunque puedes negociar, el agente de alquiler estará encantado de alquilarte un auto más grande por más dinero. O podrían presionarte para que compres un seguro contra daños.

Normalmente, tu seguro personal o la tarjeta de crédito que usas para alquilar el auto cubre los daños del alquiler. Revisa primero para estar seguro. Después de un accidente, es demasiado tarde.

Carreteras de peaje. Fíjate de antemano en los posibles peajes en tu ruta. Si tienes un dispositivo de peaje electrónico en casa —uno como el E-ZPass, que por lo general se coloca en el parabrisas y te permite pasar por una cabina de peaje sin tener que parar para pagar— podría ser aceptado en el camino que vas a recorrer.

Las autopistas y puentes de peaje en partes de 18 estados ahora aceptan E-ZPass. Entre los beneficios de esta era de mantener la distancia está el no tener que pagar en efectivo en cada cabina de peaje y no tener que cruzarte con una persona.

Si optas porque la agencia de alquiler provea el dispositivo, es probable que cueste más de lo que esperas. Los transpondedores para autos de alquiler, como el PlatePass, cobran al usuario el peaje más alto sin descuento, más una tarifa de $5.95 por cada día de alquiler. Y los peajes aparecen en la factura de tu tarjeta de crédito de una a tres semanas después de que hayas devuelto el auto a la compañía de alquiler.



dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Impuestos. Con frecuencia, son más de lo que piensas, y pueden aumentar el costo del alquiler de un auto aparentemente económico hasta hacer que lo pienses dos veces.

A partir de agosto del 2019, más de 40 estados añaden impuestos especiales, cuotas diarias o ambos al impuesto estatal habitual sobre las ventas, según la National Conference of State Legislatures. Por lo menos 15 estados permiten a los Gobiernos locales que se encarguen de sus propios cargos porque los legisladores lo ven como un impuesto a los turistas y no a los residentes. El total puede significar entre un 2 y un 19% más en tu factura.

Limpieza. Las compañías de alquiler han mejorado su limpieza, y algunas son más estrictas al respecto. También están haciendo que todo el proceso sea "sin contacto", o lo más parecido a eso que puedan.

Lo que debes considerar en tu propio auto

Quizá pienses que alquilar un auto sea una mala idea, o al menos, una experiencia estresante. Pero aquí hay algunas razones para pensarlo dos veces antes de viajar en tu propio auto:

Uso y desgaste. Un viaje largo por carretera podría aumentar la necesidad de reparaciones en el futuro, sobre todo si viajas con un auto que está entre visitas al taller o que ya tiene un problema intermitente. Respuesta fácil: haz el servicio antes de salir, aunque te desvíe un poco de tu plan de mantenimiento.

Costo. Aquí hay una forma de medirlo: En el 2020, el IRS permite a las personas reclamar deducciones de 57.5 centavos por milla por el uso comercial de un vehículo personal, medio centavo menos que en el 2019. Se supone que el ente comercial cubra la variedad de costos asociados con la posesión y operación de un vehículo.

Olvídate de la parte de los negocios y usa los 57.5 centavos como guía. Son $575 por un viaje de 1,000 millas: combustible, depreciación, seguro y mantenimiento acelerado por el desgaste adicional. Podrías alquilar un auto por una semana por aproximadamente la mitad de eso, pero aún así tendrías que ponerle gasolina al tanque.

Consideraciones sobre el alquiler. En tiempos normales —¿los recuerdas?— si tu auto personal era arrendado, podías alquilar un auto para evitar exceder el límite de millaje del tuyo y tener que pagar una tarifa por millas adicionales al entregarlo. Pero últimamente, debido a las reglas de trabajo desde la casa y de aislamiento, impuestas para limitar la propagación de la COVID-19, pocas personas han registrado muchas millas. Esta vez podrías dejar de lado la consideración del límite de millas.

Beavis, de AMCI Global, recomienda usar tu propio auto: "si te vas, lleva tu propio auto. Ya sabes dónde ha estado".

Y puede que te guste más que cualquier vehículo que puedas alquilar, dice.

Si decides alquilar una casa rodante, piénsalo dos veces. Sí, puede que te ahorre la preocupación de encontrar un alojamiento y esperar que esté libre de coronavirus.

Pero son grandes. Un conductor principiante necesita tiempo antes de un viaje para adquirir fluidez y destreza, especialmente en el retroceso. La mayoría de los campamentos requieren que estaciones tu vehículo marcha atrás.

También consumen más combustible que los vehículos normales —de 6 a 12 millas por galón, dependiendo de su tamaño y del terreno en el que conduzcas—. Es probable que esos números sean una sorpresa, a menos que normalmente lleves un remolque detrás de tu camioneta.

Haz esto sin importar lo que pase

"Ya sea que se trate de tu propio auto o de uno alquilado, debes tener en cuenta la limpieza — toallitas, toallas de papel, guantes de goma o unos guantes de trabajo que pones en una bolsa en el auto y solo los sacas cuando los necesitas", dice Linkov.

Los funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades clasifican las superficies que tocas como una amenaza. Los guantes pueden minimizar las posibilidades de contagiarte con los gérmenes de miles de usuarios en los puntos de venta de gasolina y en las puertas de los lugares de mucho tráfico, como las tiendas de conveniencia, las gasolineras, los restaurantes y las paradas de descanso.

Asegúrate de tirar los guantes y desinfectar tus manos antes de tocar la manija de la puerta de tu auto para volver a entrar y continuar tu viaje.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO