Skip to content
 

Cómo desprenderte de tu automóvil

10 consejos para no depender tanto del auto, probar otro tipo de transporte o dar el paso definitivo.

Cómo desprenderte de tu automóvil

Getty Images

In English | Vivir sin automóvil no es para todo el mundo, no importa cuán comprometido estés con ahorrar dinero y proteger el medioambiente.

Antes de lanzarte, haz una prueba de vivir sin automóvil por un corto tiempo o úsalo esporádicamente. Algunas personas se dan cuenta por casualidad de que no necesitan dos automóviles (o ni siquiera uno). El programa Car Free Diet de Arlington, Virginia, te ofrece información valiosa, así como videos de incrédulos que aceptaron el reto de vivir sin automóvil por un mes. Aquí 10 consejos para comenzar.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

1. Vístete para triunfar

Coloca los tacones en una mochila y escoge el sombrero que más te proteja, no el más elegante. Es importante el uso de zapatos resistentes, ropa cómoda y atuendos impermeables y confiables. Visita una tienda para actividades al aire libre donde encontrarás atuendos para lluvia, nieve, calor y frío. "Gracias a la ropa caliente liviana no tienes que ponerte varios abrigos gruesos ni tres capas de ropa como solías hacerlo. Es mucho más fácil disfrutar de la vida al aire libre", afirma el experto en calles libres Gil Peñalosa —quien nació en Colombia y ahora vive en Canadá—.

2. Planifica

Haz una lista de los mandados a realizar fuera de la casa y trata de hacer tantos como puedas en un solo viaje para que ahorres tiempo. Compra una bolsa de mano o una mochila que te sirva para llevar los artículos diarios que solías guardar en el automóvil.

3. Date más tiempo

"Vivir sin automóvil me deja espacio para respirar entre cada actividad que tengo pensado hacer", dice Patricia Blakely en su libro Carfree Living. Ha descubierto que una agenda más relajada le permite hacer más cosas espontáneas en la vida. Lleva un libro o disfruta de tu alrededor en caso de que llegues temprano. 

4. Sé cauteloso

Si es de noche, no conoces bien la zona o hay mal clima, llama a un taxi o pídele a un conocido que te lleve.

5. Acepta la ayuda de tus amigos

Busca las ocasiones de ir en automóvil con amigos a sitios donde el acceso sin automóvil no es fácil. Pero no te conviertas en un dependiente abusivo. Patricia Blakely siempre insiste en colaborar con $5 a $10 para la gasolina. O trata de intercambiar los favores preparando un queque o una torta, cuidando a los niños o cualquier intercambio equitativo.

Un padre y sus hijas gemelas montan una bicicleta construida para tres.

Foto de cortesía

David Goodman, el gerente de programas en bicicleta y peatonales para el Condado de Arlington, Virginia, pedalea con sus niñas gemelas a la escuela y va a trabajar en una bicicleta personalizada construida para tres.

6. Planifica más idas al supermercado

Llevar los víveres a pie, en bicicleta o en transporte público puede significar viajes más frecuentes al supermercado, advierte Roberta Avidor de St. Paul, Minnesota, quien dice que poder comer alimentos frescos es un gran incentivo. Avidor adquirió un carrito portátil para llevar los ingredientes de la cena. Se molesta cuando las personas lo llaman "el carrito de la abuela" en lugar del término británico "cesta con ruedas". Avidor y su esposo hacen viajes ocasionales a Costco utilizando un vehículo compartido para abastecerse de productos básicos para el hogar a precios más bajos.

7. Equipa tu bicicleta para uso diario

Olvídate de las bicicletas de competencias que se usan en el Tour de Francia, las bicicletas de montaña, bicicletas de un solo engranaje o esa vieja bicicleta de diez velocidades con manubrios invertidos que tienes en el garaje. Busca una bicicleta que sea práctica, como los modelos de "ciudad", "híbrido" o "de recorrido diario" disponibles actualmente y que incluyen manubrios verticales, múltiples velocidades y buenos frenos. Agrégale alforjas (el término más elegante sería cestas) para llevar los víveres o cualquier otra cosa que desees. Para llevar cargas más pesadas echa un vistazo a la amplia gama de bicicletas con remolque o de carga que ahora están a la venta.

8. No dejes que el invierno te impida manejar bicicleta

Diane Miller, quien recorre 20 millas al día durante los fríos y nevados inviernos de Michigan, señala: "Cuando montas bicicleta eres tu propio calentador". Su estrategia consiste en usar botas y guantes que abriguen y ponerse varias capas de ropa que podrá irse quitando según sea necesario y siempre llevar puesto casco y luces en la bicicleta. Otras personas que montan bicicleta en el invierno recomiendan los neumáticos de nieve, especialmente los neumáticos claveteados, ya que ofrecen una tracción extraordinaria en la nieve y el hielo. La ropa interior larga (de seda o sintética) ayuda a absorber la humedad. Y no necesitas tener una de esas bicicletas de neumáticos gruesos —cualquier bicicleta sirve, aunque es bueno tener un guardabarros trasero—. 

9. No te cohíbas de caminar en clima invernal

La misma analogía del calentador al montar bicicleta se aplica en este caso, solo que toma más tiempo en arrancar. Asimismo, presta atención a los consejos de usar botas y guantes, ponerte varias capas de ropa, usar ropa interior que absorba la humedad y tener a la mano una linterna para esas largas noches.

10. Mide los beneficios

Lleva un registro de cuánto dinero has ahorrado, cuánto peso has perdido (hasta usar transporte público aumenta tu ejercicio diario), cuán mejor te sientes, las nuevas experiencias que has obtenido y los nuevos amigos que has hecho.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto