Skip to content
 

Las bicicletas no son solamente para niños

El grupo de ciclistas constituido por adultos mayores le da a los pedales con el fin de mejorar su salud, desplazarse y divertirse.

Niña anda en bicicleta con los abuelos

iStock

Manejar bicicleta es una actividad que favorece la integración.

In English | Según han declarado The New York Times, CNN Money y The Economist, "El ciclismo es el nuevo golf" (en inglés); así describen cómo los paseos en bicicleta están reemplazando las horas de golf como una de las actividades preferidas para mantener las redes de contactos profesionales. Además, cada vez hay más pruebas de que en los años por venir el grupo de los adultos mayores y las personas jubiladas podría reemplazar los manubrios de la bici por los palos de golf.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Los ciclistas de 50 años o mayores pedalearon, en 830 millones de paseos en bicicleta, aproximadamente unas 2.6 miles de millones (2.6 billion) de millas en el 2009 (las cifras más recientes disponibles), según la encuesta National Household Travel Survey (en inglés) sobre los medios de transporte utilizados en el país, realizada por el Departamento de Transporte de EE.UU. Esto representa un gran aumento en comparación con el año 1995, en el que las personas en ese grupo etario cubrieron menos de 400 millones de millas en 175 millones de paseos en bicicleta. En el 2009, solamente los ciclistas de 70 a 79 años hicieron 147 millones de paseos; aquellos de 80 años o mayores realizaron 13 millones de paseos en bicicleta.

"En el ciclismo, el mayor aumento que estamos notando es entre las personas de mayor edad", dice Martha Roskowski, de la organización nacional PeopleForBikes.

Según una encuesta publicada en marzo por PeopleForBikes, el 19% de las personas de 55 años o más montaron en bicicleta el año pasado, al igual que el 27% de las personas de 45 a 54 años y el 34% de todas las personas mayores de dos años.

Un 17% de adultos mayores informa pasear en bicicleta como una actividad recreativa, un 7% utiliza sus bicicletas para desplazarse y un 5% informa utilizarlas tanto para divertirse como para desplazarse. Sorprendentemente, según los resultados de la encuesta, los ciclistas de 55 años o más pasean por calles y senderos con mayor frecuencia que cualquier otro grupo de personas adultas: un 42% informa montar bicicleta más de 25 días al año. De hecho, los hombres andan en bicicleta más frecuentemente después de los 65 años que antes de alcanzar dicha edad, según un informe de investigación de mercado. 

¿Por qué manejar bicicleta?

Los estadounidenses mayores manejan bicicleta para mejorar su salud, hacer diligencias, mantenerse jóvenes, animar sus vidas sociales, ahorrar dinero en el transporte y divertirse, dice Gil Peñalosa, fundador de 8-80 Cities, un grupo internacional que ayuda a las comunidades a que sirvan mejor a las personas de todas las edades. "Si es bueno para alguien de 8 años y alguien de 80, es bueno para todos", dice él, "hasta para las personas de 100 años".

Peñalosa, quien a los 58 años va en bicicleta a su trabajo en Toronto todo el año, nos explica: "Al aumentar sus opciones de movilidad y disminuir el aislamiento que sienten algunos adultos mayores, el ciclismo los ayuda a envejecer en un mismo lugar". (En el vídeo más abajo puedes ver una entrevista con Peñalosa).

"Se notan grandes diferencias entre las personas de 65 o 75 años ahora y las de hace una generación", observa Phineas Baxandall, analista principal de política en el U.S. Public Interest Group (Grupo de Investigación de Interés Público de EE.UU.). "Ya no pasan el tiempo mirando sus colecciones de estampillas sino que andan más en la calle".

Baxandall, que sigue las tendencias del transporte, estaba estudiando la disminución de conductores entre la generación del milenio cuando notó un leve aumento de conductores entre los "baby boomers" mayores, en comparación con las generaciones anteriores a la misma edad. "Pero montan en bicicleta y caminan más también", nota él. "Los 'boomers' tienen intenciones de mantener sus licencias de conducir y también sus bicicletas. Desean tener más opciones de movilidad y divertirse más en sus años dorados".

A fin de cuentas, los "baby boomers" iniciaron el auge de las bicicletas en los años 1970, y muchos de ellos siguieron pedaleando. De hecho, según investigaciones del AARP Public Policy Institute (Instituto de Política Pública de AARP) realizadas por Jana Lynott, especialista en transporte, los "boomers" casi doblaron sus paseos en bicicleta entre el 2001 y el 2009 —aunque todavía representan un pequeño porcentaje del total de los viajes—. 

El poder positivo de pedalear

Hay cada vez más pruebas que la actividad física en moderación, tal como montar en bicicleta, puede evitar muchas enfermedades —como diabetes, alzhéimer, enfermedades cardiovasculares, presión arterial alta y el cáncer de colon— en personas de todas las edades por, como mínimo, un 40%.

Según el American College of Sports Medicine (ACSM, Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva), la falta de actividad física expone a las personas a un mayor riesgo de muerte que el tabaquismo, la obesidad, el colesterol alto o la presión arterial alta. Las personas activas de 80 años tienen un menor riesgo de muerte que las inactivas de 60, informa la iniciativa de ACSM Exercise is Medicine (El ejercicio es medicina).

Parece que pasear en bicicleta realmente mantiene más jóvenes a las personas.

"Las personas mayores activas se parecen fisiológicamente a las personas mucho más jóvenes", informa The New York Times, acerca de un reciente estudio británico de ciclistas recreacionales de 55 a 79 años. "Estos hallazgos sugieren que muchas de nuestras expectativas sobre la inevitabilidad del declive físico con los años podrían no ser correctas y que la manera en que envejecemos depende, en gran parte, de nosotros mismos…. Como grupo, hasta los ciclistas de mayor edad gozaban de niveles de equilibrio, reflejos, salud metabólica y la capacidad de memoria de personas más jóvenes".

Todas estas investigaciones médicas han motivado a los U.S. Centers for Disease Control and Prevention (CDC, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU.) a recomendar 150 minutos a la semana (30 minutos al día por cinco días) de ejercicio físico moderado para todas las personas adultas. Esto significa actividades tales como montar en bicicleta, caminar, cuidar jardines, trotar, bailar, nadar y participar en equipos de deportes.

También, según investigaciones llevadas a cabo por los U.S. National Institutes of Health (NIH, Institutos Nacionales de Salud de EE.UU.), la actividad física, realizada con regularidad, es tan eficaz en el tratamiento de la depresión como el medicamento Prozac. En un estudio de residentes de hogares para adultos mayores se observó una disminución significativa en la depresión de aquellos que participaron en un programa de ejercicios terapéuticos en bicicletas, en comparación con los que no participaron en dicho programa.

Video Destacado

Vía RecreActiva, un programa semanal de calles abiertas en Guadalajara, México, y escucha a Gil Peñalosa, padre de la Ciclovía de Bogotá y fundador de 8-80 Cities.

Una manera sencilla de contar con calles seguras para todos

En Holanda, el 25% de todos los viajes hechos por personas de 75 años o más se realizan en bicicleta, en comparación con menos de la mitad del 1% de los viajes realizados por los adultos mayores de 65 años. De hecho, los holandeses de 55 años o más montan en bicicleta al mismo ritmo que la población en conjunto. (Según otro estudio, los alemanes mayores de 65 años son 25 veces más propensos a montar en bicicleta que los estadounidenses de la misma edad). ¿Cómo lo logran?

Es cierto, Holanda es mayormente plana, con ciudades compactas más antiguas y una larga tradición de ciclismo, lo cual no ocurre en Estados Unidos en conjunto. Pero la razón principal que explica la popularidad de pasear en bicicleta entre los holandeses de todas las edades, según expertos internacionales en transporte, es algo que sí se puede hacer en Estados Unidos: crear calles más seguras para los ciclistas.

En Holanda, el ciclismo ha casi doblado desde que los carriles protegidos se comenzaron a construir en los años 1980. Muchas ciudades holandesas y alemanas también han reducido los límites de velocidad y diseñado las calles urbanas con medidas para calmar el tráfico a fin de desalentar a los conductores que circulan con exceso de velocidad, según un informe de AARP (en inglés). Las calles más seguras animan a las personas a desplazarse más frecuentemente en bicicleta o a pie, lo que a su vez significa que la actividad física forma parte de sus vidas diarias.

"La infraestructura puede ayudar muchísimo. Uno de los principales problemas al que se enfrentan las personas mayores es no sentirse seguros desplazándose en bicicleta por las calles", dice David Gepner, de 71 años de edad, propietario jubilado de una empresa de alquiler de automóviles en Richfield, Minnesota, que ha sido instrumental en la mejora de las instalaciones para el ciclismo en su comunidad suburbana. "En parte es una cuestión psicológica, pero cualquier cosa que anime a las personas a montar en bicicleta es bueno, porque mientras más personas lo hagan, más seguro se vuelve andar en bicicleta para todos".

"Los carriles protegidos para el ciclismo proporcionan un nivel adicional de confort para los ciclistas mayores", concuerda Kathryn Lawler, directora de la Atlanta Area Agency on Aging (Agencia sobre el Envejecimiento del Área de Atlanta), que está promoviendo el concepto por la región.

En los últimos tres años, más de 100 carriles protegidos para el ciclismo se han construido, desde Cincinnati a Tucson y hasta Honolulú. "Muchas ciudades en la actualidad están escuchando a un espectro de personas, jóvenes y mayores, que afirman querer andar en bicicleta pero no luchar contra el tráfico", dice Roskowski, de PeopleForBikes. 

"Los carriles convencionales para el ciclismo [una franja pintada en la calle] no han funcionado bien para animar a nuevos ciclistas", nota Roskowski. "Estos carriles mayormente sirven a los ciclistas que actualmente se desplazan en bicicleta. La mayoría de las personas no se siente cómoda en una bicicleta rodeada de automóviles. Hacer ciclismo no debería ser una muestra de valentía. Debería ser una manera de hacer mandados o viajar al trabajo, para cualquier persona".

"Hemos encontrado que los carriles protegidos para el ciclismo son especialmente atractivos para las personas mayores, algunas de las cuales se sienten más vulnerables físicamente al montar en bicicleta en medio del tráfico", dice Lynott. Hasta las personas mayores que nunca montan en bicicleta aprecian el hecho de que los carriles protegidos para el ciclismo reducen significativamente el número de ciclistas contra los que deben competir mientras caminan por las aceras o conducen por las calles.

Historia de dos ciclistas

Phyllis Counts, de 54 años de edad, fue una de los "boomers" que abandonó su bicicleta. Entonces, hace unos 15 años, una amiga la invitó a unirse a un paseo en grupo desde Seattle, donde ella vive, hasta Portland, Oregón. Se compró una bicicleta nueva y disfrutó muchísimo del viaje de 200 millas. Ahora ella y su esposo, Dennis, de 71 años de edad, se desplazan en bicicleta para ir de compras, a reuniones, citas y para recrearse —y lo hacen en las lomas formidables de Seattle y bajo sus lluvias frecuentes—. 

"Me siento mejor cuando monto en bicicleta", dice Counts, artista y diseñadora gráfica que se especializa en sitios web. "Tengo más oportunidades de socializar con otras personas. Y cuando llego a una reunión en pedales, gozo de las miradas de sorpresa de todas las personas de treinta y tantos años".

Counts describe una tarde cuando varias parejas fueron juntas en bicicleta de ida y vuelta a un restaurante. "Puedes disfrutar de un segundo pedazo de pastel, ya que quemarás esas calorías de regreso a casa".

Louis Moore, de 74 años de edad, integrante jubilado del personal del Congreso que ahora vive en Minneapolis, comenzó a montar en bicicleta hace 20 años, cuando se lesionó y se vio obligado a dejar la cancha de baloncesto. "Me lesioné la rodilla y los dos tobillos", explica él. "Cuando empecé a montar en bicicleta, los dolores desaparecieron".

Moore es el presidente del Major Taylor Bicycling Club (Club de ciclistas Major Taylor, que debe su nombre a un campeón mundial de carreras de ciclismo de principios del siglo XX), que promueve el ciclismo en la comunidad afronorteamericana de las Ciudades Gemelas. "Nos presentamos en los eventos de la comunidad para animar a las personas a mantenerse activas, con el propósito de refrenar algunos de los problemas de salud de la comunidad", dice él. Los residentes también pueden participar en Orange, un programa que ofrece capacitación y bicicletas prestadas a las personas de bajos ingresos.

Los miembros del club, quienes tienen más de 50 años en su mayoría, se reúnen los miércoles y jueves por las noches, de abril a octubre, para pasear en bicicleta. Moore también organiza paseos espontáneos con sus amistades, y viaja en bicicleta a reuniones y eventos sociales.

"Las recompensas del ciclismo son mantenerme físicamente saludable, estar al aire libre y saber que todavía puedo montar en bicicleta por 20 millas", dice él. "Les aconsejo a todos levantarse del sofá, hacerse un chequeo médico para verificar sus capacidades y luego buscar una bicicleta. No se apresuren. La primera noche, anden una milla en bicicleta. Paseen por senderos hasta que se sientan listos para ir por las calles. Busquen a un amigo que los acompañe una o dos veces a la semana. Antes de que se den cuenta, lo estarán pasando de maravilla".

La edad no debe ser una barrera para montar o aprender a montar una bicicleta. De hecho, el gran novelista ruso del siglo XIX, Leo Tolstoy, aprendió a montar en bicicleta a los 67 años. Según un informe de la revista Scientific American publicado en esa época, "El conde Leo Tolstoy… ahora se desplaza en bicicleta, para el gran asombro de los campesinos de su hacienda".

Hombre pedalea en un triciclo reclinable

iStock

Prueba un triciclo

Tres ruedas son más estables que dos, y los fabricantes están creando triciclos para adultos en una variedad de estilos (inglés). El distrito de parques de Portland, Oregón, utiliza triciclos en sus clases de ciclismo para los adultos mayores.

Bicicletas eléctricas

Aunque se espera que los ciclistas pedaleen, un pequeño motor eléctrico proporciona un poquito de energía extra, que se puede encender o apagar según sea necesario. Las bicicletas eléctricas, comunes en Europa, se popularizan en Estados Unidos.

Bicicletas compartidas 

En muchas ciudades, las bicicletas se pueden alquilar fácilmente con solo pasar una tarjeta de crédito en una de las convenientes estaciones ubicadas en las esquinas. Las bicicletas compartidas ofrecen a las personas mayores una manera económica y accesible de viajar en bicicletas sólidas con neumáticos anchos. Las estaciones de uso compartido de bicicletas facilitan el ciclismo para aquellas personas que viven en apartamentos o casas sin garajes, al eliminar la necesidad de tener que guardarlas o cargarlas por escaleras. El sistema Capital Bike Share de Washington (en inglés), uno de los más grandes del país, informa que el 19% de sus miembros tiene 45 años o más.

Rewards for Good: Regístrate hoy y comienza a ganar puntos para ahorrar en grandes recompensas. Los socios reciben un 50% más de puntos.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto