Skip to content
 

Tu teléfono inteligente sabe dónde has estado

Cómo limitar las propiedades que tienen tus dispositivos de rastrear tu ubicación.

Un pin puesto sobre un mapa que se muestra en la pantalla de un teléfono móvil

GETTY IMAGES/AARP

In English

Cuando sales a hacer mandados o a pasear, quizá no te des cuenta de que llevas contigo la versión del siglo XXI del Gran Hermano.

Tu teléfono inteligente no solo puede estar registrando los datos de tu ubicación, sino que también puede recopilarlos y compartirlos con anunciantes o con las autoridades del orden público. Si alguien se infiltra en tu cuenta o en las computadoras de una empresa, los delincuentes que quieran robar tu identidad podrían utilizar los datos filtrados.

No cabe duda de que puede ser una ventaja que tu teléfono sepa tu ubicación. El teléfono te puede ayudar a evitar el tráfico, encontrar un restaurante en la zona, obtener la información más actualizada sobre el tiempo local o recuperar un teléfono extraviado. Sin embargo, los defensores de la privacidad se preocupan por las consecuencias más peligrosas.

“Una de las realidades alarmantes de la tecnología moderna es que, cada vez con más frecuencia, dondequiera que vayamos, nuestros teléfonos, automóviles y dispositivos registran nuestra ubicación”, explica el abogado Albert Fox Cahn, director ejecutivo del grupo de derechos civiles Surveillance Technology Oversight Project (STOP), con sede en Nueva York. Es “una forma escalofriante que tienen las empresas de vendernos sus productos, [y] cada vez más, una forma en que la policía, el IRS y las autoridades de inmigración pueden seguir nuestros movimientos”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Según Cahn, lo hacen mediante órdenes judiciales, redes digitales conocidas como “geocercas”, y a veces con la compra de datos.

“Los datos de localización se utilizan no solo con fines de procesamiento penal o de responsabilidad civil en casos judiciales, sino también para enviar publicidad dirigida que puede ser perjudicial para ciertas personas”, señala Bill Budington, de Electronic Frontier Foundation. El tecnólogo del grupo de defensa de derechos de San Francisco sostiene que alguien que visite un centro de tratamiento de alcoholismo podría recibir anuncios embarazosos o inoportunos sobre productos alcohólicos.

Las normas de privacidad en materia de salud no se aplican a tu teléfono

Por otra parte, la normativa federal resultante de la Ley de Portabilidad y Responsabilidad de los Seguros de Salud —en inglés— (HIPAA) en general no protege la privacidad ni la seguridad de tu información médica cuando se obtiene o almacena en tu teléfono celular o tu tableta personal, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. Para algunas personas, esta posibilidad cobró mayor urgencia a raíz de la reciente decisión de la Corte Suprema que anuló el dictamen del caso Roe contra Wade, y de la idea de que se podría rastrear a las personas que cruzan las fronteras estatales para someterse a un procedimiento considerado ilegal en su estado de residencia.

La mayoría de las personas desean proteger su privacidad en todas las circunstancias. Casi 9 de cada 10 personas de 55 años o más se preocupan por la seguridad y la privacidad de sus datos personales, en comparación con casi 8 de cada 10 personas de 18 a 34 años, según una encuesta de 4,000 adultos llevada a cabo por Ipsos entre el 1.º y el 7 de abril.

En un blog del 1.º de julio, Jen Fitzpatrick, vicepresidenta sénior de Google, escribió que su empresa está tomando algunas medidas para aumentar la privacidad de los datos de localización. Si en las próximas semanas Google detecta que los usuarios visitan ciertos centros de atención médica “especialmente personales”, como “centros de asesoramiento, refugios para víctimas de la violencia doméstica, clínicas de abortos, centros de fertilidad, centros de tratamiento de adicciones, clínicas para adelgazar [y] clínicas de cirugía estética”, eliminará los datos de su historial de localización “poco tiempo después de que visiten” esos lugares.

Location History (Historial de ubicaciones) es una configuración de la cuenta que, según la empresa perteneciente a Alphabet, está desactivada por defecto. Sin embargo, cuando está activada y entras en tu cuenta de Google, puedes ver los lugares que has visitado; por ejemplo, en una secuencia cronológica de Google Maps. Los controles de eliminación automática te permiten hacer que Google borre de forma automática y continua tu historial de ubicaciones —así como los datos de búsqueda, voz y actividad de YouTube— al cabo de 3 o 18 meses.

Hay quienes quieren que se amplíen las protecciones de privacidad

Los críticos pretenden que Google llegue más lejos, dada la enorme magnitud de los datos de búsqueda que acumula sobre todos nosotros.

“En vez de limitarse a etiquetar unos pocos sitios como confidenciales… Google debería tratar todos nuestros movimientos como confidenciales”, afirma Cahn. “Los derechos civiles y la democracia no deberían convertirse en algo optativo”.

Fitzpatrick no precisó el modo en que los sistemas de Google determinarán que una persona ha visitado uno de estos centros de salud. Tampoco mencionó lo que se podría hacer para proteger los datos de localización registrados en el área cercana al lugar o cuando la persona está en tránsito.

“Google tiene una larga trayectoria de resistencia a las demandas excesivamente amplias de las autoridades del orden público, e incluso se opone rotundamente a algunas de ellas”, escribió Fitzpatrick en un blog. “Tenemos en cuenta las expectativas de privacidad y seguridad de las personas que utilizan nuestros productos. Además, notificamos a los usuarios cuando cumplimos las exigencias del Gobierno a menos que se nos prohíba hacerlo o que peligren vidas, como en una situación de emergencia”.

Por su parte, Apple no conserva un historial de los lugares que buscas o visitas, y los datos que Apple Maps recopila mientras utilizas la aplicación —incluidos los términos de búsquedas, las rutas de navegación y la información del tráfico— se vinculan a identificadores aleatorios y no a tu Apple ID. La empresa indica que no almacena los datos de localización en sus servidores de un modo que sea accesible para Apple, y que no puede proporcionar datos de localización en respuesta a las órdenes judiciales de geocercas.

7 formas de reducir el registro de la actividad digital en tu teléfono

No es posible eliminar por completo la huella digital de un iPhone ni de un teléfono Android. Los datos de localización se recopilan por medio de una combinación de fuentes que incluyen el GPS, las redes móviles, los sensores y las redes wifi. Tu operador de telefonía móvil puede rastrear tu ubicación, como también pueden hacerlo las aplicaciones de terceros en ciertas circunstancias.

Si tienes un teléfono plegable de baja tecnología o un teléfono móvil básico (también llamado “no inteligente”), quizá tampoco seas inmune al rastreo de tu ubicación. Algunos tienen el servicio incorporado. Otros lo ofrecen como una función con costo adicional para facilitar la localización del teléfono o, en el caso de las personas con problemas de memoria, para localizar a quien lo lleva.

“La privacidad es algo individual”, dice Cahn. En definitiva, la opinión de la mayoría de los usuarios sobre el rastreo de la ubicación en los teléfonos inteligentes se reduce a sus preferencias personales. Aquí encontrarás siete medidas que puedes adoptar para configurar la forma en que se manejan los datos de tu ubicación.

1. Borra las aplicaciones innecesarias

“No instalo una aplicación a menos que realmente la necesite”, comenta Christopher Budd, director de investigación de amenazas de Sophos, en las afueras de Tacoma, Washington. Él solo conserva las aplicaciones en su dispositivo durante el tiempo que las necesite. Por ejemplo, Budd borrará la aplicación de una aerolínea una vez que haya concluido su vuelo.

Por lo general, ten cuidado con las aplicaciones que descargas y conservas. El “costo” asociado a una aplicación gratuita de un desarrollador poco conocido es que puede estar vendiendo la información sobre tu ubicación a un corredor de datos.

2. Ponle límites a la aplicación que rastrea tu ubicación

No todas las aplicaciones necesitan saber dónde estás, y desde luego no en todo momento. En los iPhone y dispositivos Android, te puedes negar a permitir que una aplicación registre tu ubicación o no permitir que lo haga cuando no estés utilizando activamente la aplicación.

“En el mundo de la seguridad y la privacidad, tenemos una filosofía de ‘mínimo acceso’, lo que significa que debes dar a cada cosa solo el acceso que necesita para hacer su trabajo, y no más”, advierte Budd.

En un teléfono Android como el Pixel 6 Pro —las configuraciones de Android varían según la versión y el dispositivo—, abre Settings (Ajustes), toca Location (Ubicación) y luego App Location Permissions (Permisos de ubicación para aplicaciones). Verás una lista de aplicaciones clasificadas según “Allowed only while in use” (Permitir solo si la aplicación está en uso), “Ask every time” (Preguntar siempre) o “Not allowed” (No permitir). Toca cada aplicación de la lista para modificar estos permisos de acceso.

Si prefieres que las aplicaciones o los servicios no puedan conocer tu ubicación, toca el interruptor Use Location (Utilizar ubicación) en Settings (Ajustes) para desactivarlo. Pero Google señala que “la ubicación de tu dispositivo aún puede enviarse al personal de emergencia cuando llames o envíes un mensaje de texto a un número de emergencia”.

En un iPhone, ve a Settings (Configuración), luego selecciona Privacy (Privacidad) y después Location Services (Localización). Toca una aplicación y, en Allow Location Access (Permitir acceso a la ubicación), toca Never (Nunca), Ask Next Time (Preguntar la próxima vez) o When I Share (Cuando comparta), While Using the App (Cuando se use la aplicación), o Always (Siempre).

El iPhone también tiene un interruptor para desactivar la localización totalmente. Abre Settings (Configuración), toca el interruptor de Location Services (Localización), y luego toca Turn Off (Desactivar). La configuración de los servicios de localización personalizados para las aplicaciones se restablecerá temporalmente si utilizaste la función aplicación Find My (Buscar mi) para activar el Lost Mode (Modo perdido), explica Apple.

3. Elige una ubicación ‘aproximada’

“La ubicación lo es todo” es un conocido concepto del sector inmobiliario. Tu teléfono distingue entre tu ubicación aproximada y la exacta.

Por ejemplo, en la configuración de localización de una aplicación de tu teléfono inteligente, puedes permitir que una aplicación vea tu ubicación “exacta”, lo que podría necesitar un conductor de Uber o Lyft para recogerte en tu domicilio. Una ubicación “aproximada” —en un radio de unas diez millas cuadradas— te permite encontrar restaurantes cercanos o averiguar el tiempo local sin dar más información de la necesaria.

Los teléfonos iPhone tienen un interruptor de localización exacta que puedes desactivar y activar en cada aplicación en Location Services (Localización) en Settings (Configuración). Los teléfonos Android tienen un interruptor similar, “Use precise location” (Usar ubicación precisa), en las aplicaciones.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


4. Limita los lugares ‘importantes’

Los teléfonos iPhone tienen una configuración de sistema llamada Significant Locations (Lugares importantes). Cuando está activada, tu iPhone y otros dispositivos conectados a iCloud pueden descubrir los lugares considerados “importantes“ en los que pasas mucho tiempo, para ayudar a las aplicaciones; por ejemplo, para tener en cuenta el tráfico en las rutas de la aplicación Maps (Mapas) o para crear recuerdos en la aplicación Photos (Fotos).

Según Apple, los datos recopilados sobre un lugar importante incluyen la dirección a la que viajaron los usuarios, la fecha del viaje, el tiempo que permanecieron allí, la cantidad de tiempo invertido en trasladarse, y si los usuarios llegaron en automóvil, a pie, y más información. Los datos están totalmente cifrados, no se comparten con terceros y Apple no puede leerlos, afirma la empresa.

Desde la actualización de Apple a iOS 15 en otoño del 2021, tampoco es posible leer la mayoría de tus lugares importantes. Puedes ver la cantidad de registros que ha recopilado tu teléfono, pero solo aparecen los más recientes (en casi todos los casos).

Para desactivar esta función, abre Settings (Configuración), luego Privacy (Privacidad), toca Location Services (Localización), y luego desciende hasta System Services (Servicios del sistema) y selecciona Significant Locations (Lugares importantes). Luego tendrás que usar Face ID o proporcionar tu código de acceso, aunque ya hayas iniciado sesión. A continuación, toca el interruptor de Significant Locations (Lugares importantes) que se pondrá gris. También puedes tocar Clear History (Borrar el historial) para hacer eso mismo.

5. Lee las normas de privacidad

Son pocas las personas que leen las normas de privacidad, que suelen consistir en varias pantallas de jerga jurídica. Si un creador de aplicaciones redacta una normativa clara y comprensible, quizá no tengas inconveniente en compartir tu ubicación. Apple exige a los desarrolladores de aplicaciones que expliquen en las páginas de los productos de la tienda App Store el modo en que recopilan y utilizan tu ubicación, y otros datos, mediante el uso de una etiqueta con información sobre la privacidad.

6. Consulta con la empresa

Las empresas de telefonía móvil tienen sus propias normas sobre la forma en que se manejan tus datos personales y su posible uso en la publicidad dirigida. Visita la aplicación o el sitio web de tu operador para controlar el modo en que se pueden utilizar y compartir los datos.

7. Deja el teléfono en casa

Puede parecer una medida estricta y quizá poco realista, pero puedes decidir que la mejor manera de ocultar tu ubicación es dejar el teléfono en casa. “Si no tienes el dispositivo contigo, no se puede rastrear”, explica Budd.

Edward C. Baig colabora con artículos sobre tecnología y otros temas del consumidor. Anteriormente trabajó para USA Today, BusinessWeek, U.S. News & World Report y Fortune; también es autor de Macs for Dummies y coautor de iPhone for Dummies y iPad for Dummies.