Skip to content
 

¿Estás listo para un auto sin conductor?

La tecnología ya llegó, y muy pronto llegarán los vehículos

Piloto de auto conduce sin tener las manos en el volante

Foto: Michael Sohn/AP

Ponen a prueba la tecnología del “manejo automatizado” para uso del consumidor en un futuro cercano.

In English | Las noticias recientes de que General Motors y la compañía de transporte compartido Lyft quieren poner las calles un prototipo de taxi sin conductor en el plazo de un año aceleraron el interés de la tecnología sin conductores una vez más. Pareciera que cada pocas semanas, el camino hacia un futuro sin conductores se acerca más: Existen informes de que Tesla, cuyo Model S ya incluye lo que la compañía llama "funciones semiautonómas" tiene planes de lanzar un auto completamente autónomo, tal vez, antes del final de la década. Y hay rumores desde hace tiempo de que Apple está llevando a cabo trabajos secretos en un vehículo eléctrico que finalmente también será autónomo. Coloquialmente, se lo conoce como iCar, por supuesto.

La búsqueda de autos sin conductor no es nueva. Una gran cantidad de empresas reconocidas, como Google y los fabricantes de automóviles más importantes, luchan por ser los primeros desde hace más de una década. Lo que todos buscan cambiará fundamentalmente el transporte automovilístico al transferir, solo en principio, la mayor parte de la responsabilidad de los conductores humanos a las computadoras.

Cada vez que se llega a un futuro sin conductor (hay desacuerdo sobre cuándo sucederá pero no sobre el hecho de que eso sucederá), podría ser una noticia importante para los conductores de edad avanzada, que se beneficiarían más que la mayoría. Los problemas de visión, los tiempos de reacción más lentos y otros efectos del envejecimiento a menudo obligan a las personas a entregar las llaves del auto y encontrar medios de transporte menos convenientes.

Entonces, ¿qué es exactamente un auto sin conductor? ¿Cuánto se beneficiarán los conductores mayores? Y ¿qué tan realistas son los plazos?

Una relación autónoma

Primero, una aclaración: Los vehículos sin conductor, a corto plazo, en realidad sí tendrán conductor. Los seres humanos todavía serán necesarios. Si te imaginabas tumbado en el asiento trasero de tu auto mientras el conductor robot toma el control en el frente, te equivocas. De hecho, la industria automotriz no quiere referirse a los vehículos como “sin conductor”, en absoluto. Prefiere términos como autos "autónomos" o "conducción automatizada" y, por ahora, esos términos son más adecuados, ya que la primera ola de tecnología (parte de la cual ya está disponible) funciona más como el modo de piloto automático de los aviones.

"El conductor seguirá estando en el centro de la experiencia de conducción", explica Randy Visintainer, director de Desarrollo de Vehículos Autónomos de Ford Motor Company. “Allí se centra nuestro trabajo”.

Entonces, ¿qué es exactamente un auto sin conductor? ¿Cuánto realmente se beneficiarán los conductores mayores? Y ¿qué tan realistas son los plazos?

En la conducción autónoma, la computadora del auto —que trabaja con sensores, cámaras y otros avances tecnológicos, montados en la estructura del vehículo— releva al conductor y realiza determinadas tareas. Muchos automóviles disponibles en el mercado ofrecen opciones como la asistencia para estacionar, que estaciona automáticamente el auto con participación limitada del conductor, y el denominado sensor de fatiga, que alertará al conductor si los patrones de conducción indican somnolencia. Las cámaras de retroceso o marcha atrás, los sistemas de advertencia de colisión, los monitores de punto ciego y las tecnologías para el mantenimiento del carril o vía también son bastante comunes hoy en día.

Estos avances progresivos en la autonomía están disponibles en automóviles de todos los precios, y Visintainer señala que pueden ser especialmente importantes para los adultos mayores, ya que pueden aliviar gran parte de la ansiedad asociada con la conducción a una edad más avanzada.

“No hace falta vigilar continuamente lo que están haciendo el conductor de adelante o el de al lado, ni lo que está sucediendo detrás”, dice. “Cuanta más información podamos suministrar y compilar, y cuanto más permitamos al conductor concentrarse en lo que es importante, estará más relajado al manejar”.

Pero Bryan Reimer, científico investigador del laboratorio sobre envejecimiento (AgeLab) de MIT especializado en cuestiones relacionadas con la seguridad del conductor, explica que para que tales funciones autónomas beneficien realmente a los conductores mayores, ellos deben sentirse cómodos y seguros utilizándolas.

“Muchas de las funciones autónomas tienen el potencial para ayudar a los conductores de edad avanzada a permanecer en el vehículo y conducir cómodamente durante más tiempo. Aunque hay limitaciones importantes”, dice Reimer. “¿Es capaz el conductor de usar estas tecnologías de manera segura? ¿Cómo podemos confiar en estas tecnologías?”

Reimer señala las pruebas que el AgeLab ha llevado a cabo con conductores de edad avanzada usando una función de asistencia para estacionar, a la que él denomina una “tecnología maravillosamente desarrollada”.

“La gente se sube, quita las manos del volante y se asusta”, cuenta. Después de algunos intentos, la mayoría empieza a adorar la función, pero también señala que muchos conductores de edad avanzada no pueden utilizar esa tecnología sin la presión para hacerlo.

“El conductor seguirá siendo el responsable y quien tendrá el control en el futuro inmediato”.

La próxima oleada de control autónomo, que incluye comunicación vehículo a vehículo y asistente para embotellamientos, requerirá que el conductor confíe aún más en los sistemas. Con la asistencia para embotellamientos, por ejemplo, si estás circulando lentamente durante tu viaje matinal al trabajo, puedes pulsar un botón y dejar que el auto se haga cargo mientras tomas tu café.

El control de crucero adaptable también está cada vez más disponible: Desde el 2014, los modelos S-Class de Mercedes-Benz cuentan con dirección automátizada, para que el auto sea capaz de autodirigirse en ciertas condiciones de la carretera. Cuando el sistema de dirección automatizado está activado, no requiere la participación del conductor pero, para que el sistema funcione, las manos deben permanecer en el volante. Si el auto detecta que las manos no están en el volante, el sistema vuelve a control manual. Para girar, los conductores también deben tomar el control. Infiniti y BMW se encuentran entre las marcas de lujo que ahora ofrecen funciones similares.

¿El futuro sin conductor?

Mucho antes de que la mayoría de los fabricantes se interesaran por el concepto de conducción "sin conductor", Google lo aceptó. El gigante de los motores de búsqueda ha estado trabajando en un auto de este tipo desde el 2004. Impulsados por los cabilderos, varios estados —incluidos Nevada, Florida, California, Michigan y el Distrito de Columbia— han aprobado leyes que permiten los autos sin conductor en las carreteras.

Para mayo del 2016, los autos de Google han llevado a cabo de más de 1.5 millones de millas de prueba y, aunque alguien debe sentarse al volante, el conductor no tiene casi nada que hacer. El auto realiza sus maniobras utilizando sensores, rayos láser, una cámara de 360 grados montada en la parte superior e integración GPS. Lo único que tiene que hacer el ser humano es sentarse allí. Los accidentes han sido escasos y, en su mayoría, implican pequeños choques atribuibles a los conductores de los otros vehículos (es decir, ¡los seres humanos!). En febrero, se registró el primer accidente causado por un vehículo autoconducido de Google en Mountain View, California, cuando el auto chocó con un autobús que viajaba a baja velocidad mientras trataba de maniobrar a través de obras en la carretera.

Este accidente fue otro recordatorio de que habrá tropezones en el camino. En todo caso, Google dice que su investigación apunta a mejorar la seguridad del conductor y que no tiene previsto comenzar a producir y vender autos. Los representantes de Google esperan que la tecnología (en inglés) "sin conductor" esté disponible lista en la próxima década y, si bien la empresa se lleva el reconocimiento de la industria por impulsar la innovación en la conciencia pública, Reimer dice que el calendario no es realista. “Estamos a décadas de distancia”, dice, señalando los numerosos y complejos obstáculos —regulatorios y legislativos, por no mencionar otros como las normas relativas a los seguros y la educación e infraestructura viales— que quedan por delante.

“El conductor seguirá siendo el responsable y el que tendrá el control en el futuro inmediato”.

¿Qué opinas?

0 |

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO