Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Qué hacer si no te gusta la pareja de tu hijo o hija

¿Cuál es la mejor manera de proceder si la novia —o el novio— no es lo que imaginabas?

spinner image Padres preocupados por la elección de pareja romántica de sus hijos
Christine Rösch

Cuando mi hijo, Gabe, estaba en la universidad, invitó a su novia (la llamaré Tiffany) a nuestra casa en Vermont para el Día de Acción de Gracias. Digamos simplemente que fue una situación estresante. Durante cinco días, Tiffany no se despegó de Gabe, pero nunca participó en las conversaciones familiares ni colaboró con las tareas domésticas. Por el contrario, parecía cerrada, consultando obsesivamente las publicaciones en sus redes sociales. Yo no dejaba de preguntarme por qué Gabe estaría con ella. No entendía cómo una joven así podía ser buena para mi hijo.

El día de la comida de Acción de Gracias, Gabe estaba en la cocina ocupándose del pavo, mi marido pasaba la aspiradora y yo ponía la mesa para doce invitados. ¿Dónde estaba Tiffany? En el sofá, en una sesión de FaceTime con una amiga. La preocupación y la rabia me superaron y entré decididamente a la cocina a enfrentar a Gabe: “¿No crees que ella podría ayudar?”. Y él me respondió inmediatamente: “¡no quiero escuchar nada sobre eso!”.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Años después, todavía me arrepiento de haber explotado de esa manera. Todos sabemos que no es buena práctica criticar a la pareja de los hijos. Hay muy pocos estudios científicos del fenómeno, pero las pruebas anecdóticas sugieren que es muy común que un hijo lleve a casa a una pareja que no les cae bien a los padres. Una encuesta realizada por un periódico británico halló que uno de cada tres padres de adolescentes había desaprobado a alguien que estaba en una relación con sus hijos.

A veces la irritación de un padre o de una madre puede ser una señal de alerta de problemas graves, como el abuso. Por eso, en ciertas ocasiones, está bien expresarse. Pero ¿cómo saber cuándo decir algo, o qué decir? Para informarme, entrevisté a expertos en dinámica familiar. Estos son sus consejos.

Prepárate

Identifica qué es exactamente lo que te molesta de la persona, aconseja la psicoterapeuta Judith R. Smith, autora de Difficult: Mothering Challenging Adult Children Through Conflict and Change. “Define tu preocupación por adelantado”, dice. Tal vez te preocupe, como me sucedió a mí con Tiffany, que la persona se esté aprovechando del carácter bondadoso de tu hijo.

Examina tus prejuicios

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

¿Estás juzgando a la persona basándote en algo que no tiene nada que ver con su personalidad, como el acento o la clase social? Si te das cuenta de que tu reacción es irracional o superficial, lo mejor es callarte.

Elige el momento

Una vez que has identificado un aspecto que posiblemente amerita una conversación, busca un momento tranquilo y un lugar neutral para iniciar el diálogo; es decir, no encares a tu hijo en medio del torbellino de las fiestas. “Aborda los problemas grandes, especialmente con los adultos jóvenes, cuando no estés en una modalidad reactiva”, aconseja Smith. “Y conversa en un lugar neutral —por ejemplo, mientras viajan en auto, durante una caminata o cuando han salido a tomar un café—”.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Haz preguntas

Por muy enervante que te resulte la pareja de tu hijo, “trata de mantenerte interesado en la relación con una mente abierta, en vez de condenarla”, dice Deborah J. Cohan, profesora de Sociología en la Universidad de Carolina del Sur en Beaufort y autora de Welcome to Wherever We Are: A Memoir of Family, Caregiving, and Redemption. “Lo que no quieres es crear un escenario tipo Romeo y Julieta, donde son ellos contra el mundo, porque al hacerlo corres el riesgo de hacer que la pareja se una aún más”. En vez de eso, pregunta qué tipo de actividades comparten o qué es lo que tu hijo admira en su pareja, y escucha con genuina atención las respuestas. Si comprendes mejor los motivos por los que tu hijo valora a su pareja, es posible que puedas aprender a valorar tú también a esa persona.

Acércate en actitud de paz

Si de todos modos sientes que necesitas hablar de lo que te preocupa, comienza diciéndole a tu hijo que quieres compartir ciertas reflexiones, aconseja Martha B. Straus, profesora de Psicología Clínica en la Universidad Antioch y coautora de The Lost Art of Listening: How Learning to Listen Can Improve Relationships. Reafirma tu amor incondicional por tu hijo o hija. Luego, tan brevemente como puedas, aborda tus preocupaciones más importantes. “No te estanques en una cosa ni te vuelvas repetitivo”, dice Straus. “Lo más probable es que tu hijo sepa de todos modos cómo te sientes”. Concluye diciéndole de nuevo cuánto lo amas, y que sabes que la elección de los amigos o de la pareja le corresponde a él. Luego de esta conversación, tu hijo podría decidir hablar con su pareja sobre alguna conducta problemática. O no. Tú no tienes control sobre eso, pero sí puedes controlar tus reacciones.

Cuándo intervenir

Hay una situación en la que es absolutamente necesario intervenir: si detectas señales de abuso, como celos excesivos o intentos de controlar a tu hijo o hija.

“Si ha habido alguna amenaza de violencia o tu hijo te ha comunicado que no se siente seguro, intervén”, insta Straus. “En casos extremos, puede ser necesario contactar a la policía, o incluso ayudar a tu hijo a obtener una orden de alejamiento”. Para obtener más información sobre cómo reconocer una relación abusiva, tú o tu hijo pueden llamar a la Línea Nacional sobre Violencia Doméstica (800-799-SAFE), donde hay consejeros disponibles las 24 horas, todos los días.

Afortunadamente, mi irritación con Tiffany no fue señal de ningún problema más grave. Simplemente, era una joven reservada sin ningún interés en las tareas domésticas, cualidades que Gabe ya conocía y había aceptado. Y funciona bien para ellos. Todavía están juntos, en papeles no convencionales. Él se encarga de cocinar y limpiar y ella cuida a las mascotas y se ocupa de las cuentas del hogar, la planificación a largo plazo y las inversiones. A medida que Tiffany fue madurando, superó su timidez, y su obsesión con el teléfono ha disminuido. La amo, y me encanta ver feliz a mi hijo.

Y ahora los dos colaboran cuando vienen de visita. No solo es posible que nosotros, los padres, aprendamos a cambiar, sino que —si somos afortunados— las parejas de nuestros hijos también pueden hacerlo.

Amor juvenil

El romance adolescente no es universal, pero puede ser intenso.

  • El 14% de los adolescentes están actualmente en una relación seria.
  • El 35% tienen o han tenido una relación romántica.

—Pew Research Center

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.