Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Content starts here
CLOSE ×
Buscar

El auge de las madres mayores: ‘Nunca es demasiado tarde para ser madre’

La supermodelo Naomi Campbell, de 53 años, da la bienvenida a un hijo a medida que más mujeres son madres más tarde en la vida.


spinner image De izquierda a derecha, la rapera Da Brat, la modelo Naomi Campbell y la actriz Hilary Swank
De izquierda a derecha, la rapera Da Brat, la modelo Naomi Campbell y la actriz Hilary Swank.
Foto por Theo Wargo/Getty Images / Foto por Lionel Hahn/Getty Images / Foto por Jon Kopaloff/Getty Images

Aunque pocas mujeres tienen mucho en común con la supermodelo Naomi Campbell en lo que respecta a su vida profesional, cada vez más mujeres pueden identificarse con su papel como madre mayor. 

Campbell reveló recientemente en Instagram que se había convertido en madre por segunda vez —a los 53 años— con el nacimiento de su hijo.  

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

La lista de madres famosas que han tenido hijos más tarde en la vida es larga. La cantante Janet Jackson tenía 50 años. La rapera Da Brat tuvo un bebé a los 49 años. Hilary Swank dio luz a gemelos a los 48 años. Madonna tenía 42 años. La actriz Halle Berry tuvo una hija a los 41 años y un hijo a los 47. ​ ​

Al final de su anuncio sorpresa, Campbell dijo “Nunca es demasiado tarde para ser madre”.  

Ese sentimiento se ha vuelto más aceptable socialmente en las últimas décadas. 

“Hubo un período en los años 60 y 70 en el que, si no estabas casada a los 25 años, era el fin del mundo, al menos para tus padres”, dice la psicóloga social y experta en crianza de hijos Susan Newman. “Eso ya no es cierto. Las mujeres obtienen títulos más avanzados y afianzan más sus carreras antes de comenzar una familia”.  

Los avances en la tecnología reproductiva también han sido un importante motivo para retrasar la maternidad. La edad mediana de las madres primerizas fue de 30 en el 2019, según la Oficina del Censo de EE.UU.: la más alta hasta la fecha. 

Un análisis realizado por la Oficina del Censo, basado en datos del Centro Nacional de Estadísticas de Salud, mostró que, aunque las tasas de fertilidad de las mujeres de 20 a 24 años disminuyeron en un 43% entre 1990 y el 2019, esas tasas aumentaron en un increíble 132% para las mujeres de 40 a 44 años durante el mismo período. 

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Nuevas tecnologías hacen posible la maternidad a mayor edad

Muchos de los riesgos que anteriormente impedían que las mujeres mayores fueran madres se han reducido con nuevas técnicas como el congelamiento de óvulos y embriones, el uso de óvulos de donantes y la gestación subrogada, así como la fecundación in vitro (cuando un óvulo es fecundado con esperma fuera del organismo). La adopción también es una opción.  Si bien la posibilidad de quedar embarazada con tus propios óvulos después de los 46 años “es esencialmente cero”, la mayoría de las clínicas de fertilidad realizan la transferencia de embriones en mujeres de hasta 55 años después de descartar la posibilidad de un embarazo de alto riesgo, señala Lisa Becht, especialista en fertilidad con doble certificación de HRC Fertility en Newport Beach, California. Los óvulos donados —frescos o congelados— suelen tener tasas de éxito mucho más altas para las mujeres con niveles bajos de hormonas o las que tienen 42 años o más, agregó Becht. 

See more Salud y bienestar offers >

Y cualquiera que sea la ruta que elijan las madres mayores, también tienen la oportunidad de amamantar, dice Kathleen McCue, una enfermera profesional familiar y consultora de lactancia con certificación internacional radicada en Bethesda, Maryland, que ayuda a inducir la lactancia en madres no biológicas. “He visto a muchas madres mayores por este motivo”, señala. Los órganos reproductores no son necesarios para producir leche, dice McCue: “Siempre y cuando alguien tenga una hipófisis que funcione, podemos inducir la lactancia. (...) La calidad de la leche es la misma”.

Debbie Fenton, quien vive en Perinton, Nueva York, se sometió a casi cinco años de agresivos y costos tratamientos de fertilidad para convertirse en madre por primera vez mediante la fecundación in vitro, la tecnología de reproducción asistida más eficaz que existe para las madres primerizas, según Mayo Clinic. ​ ​ 

Fenton dio a luz a trillizos —Neptune, Jordan y Kariana— a los 46 años. 

“Sin duda es un proceso muy intenso”, dice la masajista e instructora de yoga de 62 años.  

Fenton, que viene de una familia de nueve hijos, siempre había querido ser madre, y se deleita al ver las fortalezas y los desafíos individuales de sus hijos. Sin embargo, ha enfrentado retos emocionales a causa de la diferencia de edad entre ella y otros padres de estudiantes de la escuela secundaria. 

“He tratado de no compararme con otras madres, pero ha sido un poco difícil porque soy literalmente 20 años mayor que la mayoría de ellas”, dice. “Al principio me sentí incómoda y avergonzada”.  

Ahora, cuando las personas dan por hecho que ella y su esposo de 73 años, Dave, son los abuelos, ellos en seguida aclaran la situación: “Nos reímos y decimos, ‘Somos lo suficientemente mayores para ser abuelos, pero no lo somos’. Las personas se sienten abochornadas, pero les decimos: ‘No se sientan mal. Empezamos tarde’”. ​ ​

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Ventajas y desventajas de ser una madre mayor  

La psicóloga educativa Michele Borba, radicada en Palm Springs, California, ha visto a madres mayores criar a sus hijos pequeños mientras cuidan a sus padres, lo que puede requerir un acto de equilibrio complicado.

Otras dificultades potenciales pueden incluir lidiar con niveles reducidos de energía y enfrentar desafíos de salud cada vez mayores.  

Dicho esto, “no existe una regla sobre cuál es la edad perfecta para ser madre”, dice Borba. 

De hecho, mientras que las madres mayores pueden temer perderse eventos importantes en la vida de sus hijos en el futuro —bodas y nietos— las probabilidades de longevidad para las mujeres, que se define como vivir hasta los 90 años, aumentan cuanto más mayores sean al dar a luz a su primer hijo, según un estudio del 2016 de investigadores del Departamento de Medicina Familiar y Salud Pública de la Facultad de Medicina de UC San Diego. ​ ​ 

“Eso es una ventaja cuando tus amigos, familiares y compañeros de trabajo te dicen que no verás crecer a tu hijo”, dice Newman, quien dio a luz a un hijo a los 40 años. ​ ​

Borba ha visto a las madres mayores mostrar más paciencia al manejar las rabietas, lidiar con niños quisquillosos con la comida, enfrentar las batallas a la hora de acostarse y otros problemas cotidianos de la crianza.  

“Las madres menos estresadas y más felices crían niños menos estresados y más felices, la clave para criar niños resilientes y capaces de prosperar”, dice Borba, autora de Thrivers: The Surprising Reason Why Some Kids Struggle and Others Shine. “Y es precisamente por eso por lo que debemos dejar de juzgar. Toda mamá —de cualquier edad— necesita apoyo”.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.