Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Formas de evitar la irritación mutua en las parejas jubiladas

Consejos para crear espacios separados y respetar el tiempo individual.


spinner image Una pareja en una cocina discutiendo sobre platos sucios
Getty / AARP

Antes de jubilarse, muchas parejas se enfocan en la planificación de temas importantes, como las finanzas, el lugar donde vivirán y a qué dedicarán su tiempo.

Pero es más difícil anticipar las molestias menores de la vida de jubilado —como el ruido en el hogar, la división de las tareas, no tener suficiente espacio personal o pasar demasiado tiempo juntos—, que pueden agravarse si no se resuelven.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Alex Kienle, una agente inmobiliaria jubilada en Delray Beach, Florida, no endulza la situación: “El primer año en que los dos estuvimos jubilados fue tremendo”.

Kienle, de 54 años, se jubiló en el 2018. Disfrutó del tiempo que estaba sola mientras su esposo, Lee Yaffe, trabajaba y sus dos hijos adolescentes estaban en la escuela. Podía hablar por teléfono a todo volumen, dedicarse a sus pasatiempos sin sufrir interrupciones y completar las tareas antes de que su familia volviera a casa.

Luego llegó la pandemia de coronavirus. Las escuelas cerraron, y sus hijos comenzaron a tomar clases en línea. Después, en el 2020, su esposo se jubiló. Pronto se sintió sofocada y hasta resentida por tener que controlar el volumen de sus conversaciones y ordenar lo que otros desordenaban.

Si bien se adaptó mudándose a la habitación de huéspedes, lo más difícil era ver cómo su esposo luchaba para llenar su tiempo: “La transición que hizo ese primer año no fue suficiente”.

Yaffe, un consultor de inversiones retirado que se autodeclara adicto al trabajo, concuerda. Durante un año, Yaffe, de 58 años, se resistió a unirse a las actividades de su esposa y no participó totalmente en las tareas del hogar. “Te jubilas, pero no anticipas los muchos problemas que surgen, y te das cuenta de que nada es como pensabas que iba a ser”, dice.

Marni Feuerman, terapeuta de parejas y experta en relaciones radicada en Boca Raton, Florida, dice que esos problemas son comunes. “Las parejas deben comprender que habrá un período de ajuste si uno o los dos se acaban de jubilar, y deben ser tolerantes”, dice Feuerman. “Ajustarse a los nuevos límites y barreras de cada uno lleva tiempo”.

Es posible que las parejas enfrenten desafíos más sutiles cuando uno de los integrantes se jubila primero. “La persona que continúa trabajando podría sentir resentimiento o estar celosa. Esos sentimientos son normales”, dice Feuerman. “Pero si los integrantes de la pareja pierden la sincronización, deben crear una estrategia y conversar sobre la manera en que manejarán la situación; de lo contrario, habrá rencores prolongados”.​

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Conflictos comunes en la jubilación

Feuerman dice que hasta las parejas más amorosas pueden tropezar con algunos de estos desencadenantes de conflictos:​

Discrepancias sobre el tiempo que pasan juntos y el que pasan solos: respeta la nueva necesidad de tu pareja de tener tiempo para estar sola o pasar tiempo con otras personas. “No hay necesidad de convertir esto en algo personal ni sentirse inseguro”, dice Feuerman. “Y si necesitas algo de reafirmación, pídela”.​

Equilibrar las actividades con la necesidad de cosas nuevas: al alinear prioridades, objetivos y actividades pueden surgir fricciones. Por ejemplo, las limitaciones físicas de uno de los integrantes de la pareja podrían estar en conflicto con el deseo del otro de viajar o realizar actividad física.​

División de tareas: los integrantes de la pareja deben esforzarse por lograr equidad en las tareas. Si una persona siente que está haciendo más de lo que justamente le corresponde, es probable que surja un resentimiento. ​​

Navegar el espacio: debes estar preparado para los nuevos niveles de estrés derivados de una mayor proximidad física, particularmente en espacios reducidos.

Cómo sobrellevar el aburrimiento: a medida que la pareja elabora sus nuevos horarios, Feuerman recomienda enfáticamente evitar malos hábitos, como comer o beber en forma no saludable o pasar demasiado tiempo frente a una pantalla.​

​​​​“Si estos desencadenantes no se abordan temprano y de manera sana, pueden ser motivo de estrés y desconexión en la pareja”, observa Feuerman. “Puedes iniciar una conversación en un tono suave y sin acusaciones, comenzando con ‘nosotros’ en vez de ‘tú’. Evita la actitud defensiva tanto como puedas”.

See more Salud y bienestar offers >

​Kienle y Yaffe finalmente adoptaron esta estrategia y enfrentaron sus desafíos con espíritu de equipo. Algo que ayudó mucho fue sentarse juntos con regularidad para planificar sus actividades en un calendario conjunto. Yaffe se resistió al principio, diciendo que “quería libertad”. Kienle le respondió que tenía la libertad de controlar sus actividades en el calendario. El calendario también satisfacía la necesidad de estructura que tenían ambos.

A medida que planificaban sobre temas de salud, contribución a la comunidad y creatividad, Yaffe adoptó una actitud más receptiva hacia probar nuevas actividades, tanto con su esposa como solo. Tomaron clases de arte textil, soplado de vidrio y guitarra. “Probé muchas cosas, incluso cuando pensaba que tal vez no me gustarían”, dice Yaffe. “Si no te encanta, sé honesto y pasa a la siguiente”.

Encuentra tu propio espacio

Durante la mayor parte de la pandemia, Sandra y Bret Kofford trabajaron desde su casa en el condado de Imperial, en California, una de las zonas más afectadas por la pandemia. Descubrieron que realmente se llevaban bien... pero también necesitaban su espacio personal y privacidad.

Cuando se jubilaron y se mudaron a una casa de una sola planta en Tucson, Arizona, el año pasado, cada uno se apropió de una habitación: Sandra para leer y Bret para escribir guiones cinematográficos y de televisión.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Después de haber dedicado 31 años a la enseñanza y a la administración educativa, a Sandra le encanta su sala de lectura. “Tengo muchos libros que nunca leí porque no tenía tiempo”, dice. Bret, de 64 años, es un conferenciante jubilado de la Universidad Estatal de San Diego en Imperial Valley que usa su habitación y el nuevo tiempo disponible para concentrarse en su pasión por escribir guiones.

“La pandemia nos preparó para esta vida”, dice. “Ella sabe que cuando estoy escribiendo, estoy en ese mundo y no respondo con plena atención a ninguna otra cosa”.

Pero las habitaciones adicionales no son la única opción para tener un espacio personal, dice la diseñadora de interiores Asha M. Maxey, de Asha Maia Design en Alexandria, Virginia. “Tal vez un integrante de la pareja quiera disfrutar de tranquilidad y silencio cuando el otro no lo desea, pero hay que ser creativo para encontrar ese espacio o rediseñar un espacio existente”, dice.

Algunas ideas:

Crea zonas de separación. Diseña un rincón tranquilo para escaparte, colocando un escritorio pequeño o un sillón cómodo bajo una ventana en la sala de estar o en una habitación de huéspedes. Otra opción es tener sillones en el dormitorio para leer, hacer llamadas telefónicas o cosas similares.

Utiliza el espacio al aire libre. Crea una sala de estar al aire libre: selecciona muebles cómodos para el patio, coloca una alfombra suave para exteriores e incorpora mantas y almohadones decorativos. Este es el lugar perfecto para crear separación en un hogar.

Ten un televisor multipropósito. Con frecuencia, las parejas no están de acuerdo sobre la televisión, lo cual convierte a la sala de TV en un lugar no tan relajante o incluso en una fuente de conflicto. Un televisor enmarcado que sirve también como espejo o presenta imágenes de arte digital puede hacer que una sala resulte más acogedora o personal cuando el televisor no está en uso.

Reevalúa la iluminación. Puedes alterar el ambiente y la sensación que transmite un espacio creando diversos niveles de iluminación. Suplementa la iluminación del techo con lámparas o apliques de pared y usa bombillas que permitan ajustar la intensidad según vayas a ejecutar una tarea o a descansar.

Usa mantas para adaptar el espacio a las distintas preferencias de temperatura. ¿Existe acaso una pareja que no haya discutido por el nivel del termostato? Una solución es agregar mantas decorativas a los sofás o sillones para brindar comodidad y acentos de color.

​“Todo gira alrededor de hacer concesiones”, agrega Maxey. Los cambios de diseño interior pueden hacer que “a las parejas les resulte más fácil trabajar conjuntamente para mejorar la forma en que usan el espacio y resolver las diferencias”. 

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.