Skip to content
 

Cómo crear un plan de sucesión para las mascotas

Toma medidas ahora para el cuidado y el sustento de tus mascotas en el futuro.

Mujer sostiene a su gato mientras está en el sofá de su casa

MICHELLEGIBSON/GETTY IMAGES

In English

Nina Heller-Fields, de 58 años, tenía alrededor de 45 años y estaba haciendo los trámites para un divorcio sin culpa y poco costoso, cuando se le ocurrió mencionar sus caballos al asistente jurídico que preparaba los documentos.

“Deberías crear un fideicomiso para tus animales”, le dijo el asistente jurídico.

En ese momento, Heller-Fields estaba distanciada de su hermana, y no quería que su exesposo tuviera la responsabilidad exclusiva de hacerse cargo de sus siete caballos, tres gatos y cinco perros si ella muriera o se incapacitara gravemente. “En verdad sentí que no habría nadie que interviniera para cuidar de ellos”, explica la residente de Studio City, California.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Comienza los trámites

Al igual que un número cada vez mayor de personas en el país, Heller-Fields, que ha sido instructora de equitación certificada durante 30 años, decidió crear un fideicomiso para sus mascotas, un arreglo legalmente vinculante que prevé el cuidado y el sustento de los animales de compañía en caso de la discapacidad o la muerte del otorgante. Establecer este tipo de fideicomiso requiere trámites y mecanismos de financiación muy específicos que difieren de las diligencias necesarias para dejar dinero y bienes a los miembros humanos de la familia.

Después del comienzo de la pandemia, la tasa de mortalidad (en inglés) en Estados Unidos registró su mayor aumento en un siglo y, debido a ello, el sustento de las mascotas después de fallecer se ha convertido en un tema de conversación cada vez más importante para muchos amantes de los animales en todo el país.

“Los albergues han registrado un aumento del 11% en el número de animales que se entregan debido a que las personas fallecen a causa de la COVID o están demasiado enfermas para cuidar de sus mascotas”, explica Amy Shever, directora ejecutiva de 2nd Chance 4 Pets, una organización sin fines de lucro que trabaja para proporcionar soluciones de cuidado de por vida para las mascotas. “Estos pobres animales que han estado sentados en el regazo de alguien toda su vida de repente no tienen un hogar”.

Cuando los dueños no han hecho planes para el cuidado continuo de sus mascotas después de fallecer, asegurándose de que la familia o los amigos se hagan cargo de los animales, en la mayoría de los casos esas mascotas tan queridas acaban siendo entregadas a los refugios. Esto le sucede a más de 500,000 animales al año, según Shever.

Por desdicha, muchas de esas mascotas no sobreviven. Datos recientes recopilados por Best Friends Animal Society (en inglés) revelaron que, por primera vez en cinco años, en el 2021 hubo un aumento en la eutanasia —de 347,000 a 355,000 casos— entre las mascotas (en su mayoría perros y gatos) en los centros del sistema de refugios del país.

Designa cuidadores o santuarios

La organización 2nd Chance 4 Pets recomienda que los dueños que no hayan podido identificar a un cuidador para su mascota después de fallecer exploren la opción de que un santuario para animales o un programa de cuidado permanente se haga cargo del cuidado de la mascota. El sitio web de la organización incluye listas de estos programas.

Lo ideal es identificar a una persona apropiada para que se haga cargo del cuidado de la mascota durante el resto de su vida, y detallar los planes y arreglos financieros por escrito.

Hace unos 12 años, Heller-Fields pagó alrededor de $700 para establecer un fideicomiso. En él se dispone que el dinero procedente de la póliza de seguro de vida y cuidados a largo plazo de $100 al mes que había sacado cuando tenía 40 años (en caso de lesionarse montando a caballo) se destine al cuidado de sus animales.

El fideicomiso de Heller-Fields se creó con una junta de tres fideicomisarios, para establecer controles y equilibrios entre ellos, con el fin de determinar cómo se asignará exactamente el dinero y qué se hará con sus activos. Los fideicomisarios tendrían la opción de vender la propiedad de Heller-Fields en la zona cercana de La Tuna Canyon o encontrar un estudiante de equitación a largo plazo u otro entrenador de ideas afines para que continúe haciéndose cargo de su establo. “El fideicomiso tendrá que tomar decisiones finales, así que tienes que elegir a personas que te conozcan bien y sepan lo que harías si se produjera una situación de emergencia”, aclara Heller-Fields.

Según la ley, no es posible dejar dinero directamente a un animal, por lo que establecer un fideicomiso para mascotas con un fideicomisario o una junta de fideicomisarios para supervisar el proceso es la mejor manera de garantizar el buen cuidado de los animales hasta su muerte.

Un fideicomiso independiente para mascotas (o “fideicomiso en vida”) entra en vigor desde el momento de su creación. Es posible establecer una cuenta dedicada en nombre del fideicomiso para la mascota, o se podría nombrar al fideicomiso como beneficiario de una póliza de seguro de vida o de un plan de jubilación. En caso de un accidente o la muerte, se financiaría el fideicomiso de inmediato.

También existe la opción de establecer un fideicomiso para mascotas como parte de un fideicomiso más grande. Los fideicomisos de esta clase no entran en funcionamiento hasta que fallezca el otorgante. Estos planes detallados previenen el tipo de demoras que son comunes en los juicios sucesorios, pero aún pueden existir demoras en obtener acceso a los fondos si el fideicomiso para mascotas recibirá una cantidad específica de dinero del fideicomiso principal, indica la abogada Peggy Hoyt, autora de All My Children Wear Fur Coats: How to Leave a Legacy for Your Pet. “Es posible que tengas que esperar hasta que se finalice la administración del fideicomiso".

Hoyt tuvo una vez un cliente que incluyó un fideicomiso para mascotas en su testamento, pero tomó cinco meses financiar el fideicomiso después de su fallecimiento. Durante ese tiempo, sus gatos vivieron en su casa sin un cuidador a tiempo completo. Los vecinos y algunos amigos los visitaban y alimentaban por pura bondad, pero si los gatos hubieran experimentado algún tipo de problema de salud o una emergencia durante ese tiempo, no habría habido recursos para pagar por su cuidado.

En el caso de los animales de mantenimiento más costoso como los caballos y las aves, que requieren cuidados más complicados, una demora de este tipo en el financiamiento podría ser catastrófica. “El establo que alberga a tu caballo podría venderlo en subasta o, peor aún, simplemente no cuidar de él”, advierte Hoyt.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La mayoría de los planificadores patrimoniales sugieren que se utilice una póliza de seguro de vida para cubrir los costos del cuidado de las mascotas. Sin embargo, para los animales exóticos que viven mucho tiempo, como los loros o las tortugas, vale la pena considerar un legado que invierta el dinero a fin de devengar los fondos necesarios para el cuidado de la mascota. “Un loro de 10 años podría vivir fácilmente otros 90 años”, señala Gerry Beyer, profesor de la Facultad de Derecho de Texas Tech University y planificador patrimonial. “A diferencia del caso de un perro o un gato, tienes que planificar una sucesión de cuidadores y poner más dinero en un fideicomiso que perciba ingresos a largo plazo y no se agote”.

Hay varias calculadoras en línea para ayudar a los dueños a estimar cuánto dinero necesitarán dejar para su mascota específica.

 Uno de los aspectos más importantes del diseño de uno de estos documentos legales es garantizar la participación de una persona digna de confianza que se asegure de que el animal sea atendido, ya sea por un amigo, un familiar, un santuario o un fideicomisario profesional. “Es importante no solo redactar, [y decir], ‘Aquí tienes este dinero y quiero que se use para este propósito’”, observa Hoyt. “Necesitas contar con alguien de confianza”.

Sara Ventiera es una colaboradora que cubre temas de mascotas, salud y diseño de interiores. Su trabajo ha aparecido en una amplia variedad de publicaciones, entre ellas The New York Times, Food & Wine, NPR, Eating y BBC Travel.