Skip to content
 

¿Sigues siendo un padre sobreprotector? Por qué deberías parar

Cómo saber cuándo tu intervención y apoyo han ido demasiado lejos.

Adolescente exasperada en primer plano con su madre preocupada en el fondo

GETTY IMAGES

In English

​Si alguna vez has contactado con un profesor para preguntarle por una nota en nombre de tu hijo universitario o has seguido sus movimientos desde lejos, o has acompañado a tu hijo adolescente o mayor a una entrevista de trabajo, puede que seas un padre o una madre helicóptero.

Anita Griffith, de 54 años, de San Diego, sabe que lo es. Griffith, madre de mellizos de 21 años, admite haber sido una madre helicóptero para ambos durante sus primeros años. Pero se mantuvo bastante involucrada en la vida del hijo durante la escuela secundaria, y continúa haciéndolo. "Mi esposo y yo sentimos que él lo necesita", dice ella.

Su hijo ahora está en tercer año en una universidad fuera del estado y Griffith se ha mantenido involucrada. Toda la familia usa la aplicación Find My Friends, por lo que Griffith puede ver la ubicación de su hijo y evitar llamarlo cuando está en clase o en el trabajo. Comprueba periódicamente si no ha hecho alguna tarea de clase y tiene acceso a su correo electrónico con el permiso de su hijo para asegurarse de que esté al tanto de las tareas importantes. Su comunicación y supervisión, dice, es "la forma en que afronto mi ansiedad por él".


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


El término "padre helicóptero", que comenzó a circular ampliamente en EE.UU. en la década de 1980, se usa para describir el involucramiento constante de un padre en el trabajo y el desempeño escolar de su hijo. Los estudios han sido contradictorios en cuanto a si esa intensa participación de los padres en la vida de un hijo adolescente o adulto es útil o perjudicial. Algunos investigadores han señalado que los hijos de padres helicóptero pueden sentirse más deprimidos o ansiosos, pero que, en algunos casos, ese apoyo puede ser beneficioso. Otro estudio encontró que los padres helicóptero pueden tener dificultades porque sienten que a sus hijos no les está yendo bien en la vida.

Griffith dice que desearía haber empujado a su hijo a hacer más cosas por sí mismo a una edad más temprana, en lugar de hacer tanto por él. Por eso, ella siente que "ha tardado en hacer algunas cosas y en tomar ciertas decisiones por su cuenta".

Aun así, dice, su hijo está progresando a medida que madura. "Ahora, sin embargo, en lugar de pedirme que yo haga algo, me pide que idee un plan para hacerlo él", dice.

Dejar ir a los hijos

Mientras que muchos padres se relajan durante la escuela secundaria, otros no pueden hacerlo. Los expertos dicen que es esencial para el bienestar del hijo que los padres les den autonomía. Los padres, explican los expertos, deben brindar amor y apoyo, pero no decirles a los hijos adultos qué hacer. Y aunque la relación de helicóptero puede beneficiar a ambos por un tiempo, algo que se puso de manifiesto cuando irrumpió la pandemia y muchos hijos adultos se mudaron a casa, es probable que aflojar los lazos durante la edad adulta los fortalezca a largo plazo.

"Si el hijo es capaz de hacer algo y el padre se abalanza y lo hace por él, se está comportando como un padre helicóptero", dice Larry Nelson, profesor de Desarrollo Humano en Brigham Young University en Provo, Utah. "Un joven adulto universitario debería estar resolviendo problemas entre compañeros de piso y haciendo entrevistas de trabajo. Eso no debería hacerlo un padre a esa edad".

Los padres helicóptero no han aprendido que existe un "proceso normal para dejar ir a sus hijos", dice Elizabeth Lombardo, psicóloga clínica de Chicago. "Tengo amigos profesores universitarios que han recibido correos electrónicos y llamadas telefónicas de los padres de sus alumnos", dice. "Algunos colegas cuyas empresas están contratando me han contado que han recibido llamadas o correos electrónicos del padre de un candidato".

Joshua Coleman, un psicólogo del área de la Bahía de San Francisco que ha escrito libros sobre el distanciamiento familiar, dice que un padre helicóptero puede causar daño sin querer. "Puede parecer que existe desconfianza desde la perspectiva del hijo adulto. Puede interpretar la sabiduría bienintencionada de un padre como si no creyera que su hijo tiene el juicio necesario para tomar estas decisiones por sí mismo, lo que puede dañar la relación", dice Coleman, autor del libro del 2021 Rules of Estrangement: Why Adult Children Cut Ties and How to Heal the Conflict. Si bien dice que hoy en día no es raro que los padres presten apoyo a los hijos adultos, incluida la ayuda económica, la clave es si el hijo adulto lo quiere.

"Apartarse puede ser un intento de establecer un límite con un padre que está demasiado ansioso o involucrado", dice. "A veces, los hijos reciben demasiado de nosotros y necesitan más límites y separación".

La crianza de los hijos en pandemia

Cuando la pandemia irrumpió hace dos años, muchos hijos adultos que vivían de forma independiente regresaron a las casas de sus padres durante el encierro. En algunos casos, trajeron parejas y sus propios hijos. Los padres asumieron la antigua mentalidad de querer cuidar al hijo, y el hijo adulto puede haber disfrutado de ser cuidado por los padres nuevamente, dice Lombardo.

"No tenemos la práctica de renegociar esos roles, y debido a la pandemia regresamos a ellos sin rituales ni transiciones que nos ayudaran a negociar el hecho de que nuestros hijos son ahora adultos en pleno funcionamiento", dice Brent Roberts, profesor de Psicología de University of Illinois en Urbana-Champaign.

Demasiada crianza intrusiva puede ser perjudicial y contribuir a la depresión, la ansiedad, las autolesiones y los trastornos alimentarios en un hijo adulto. Un estudio de más de 20,000 estudiantes universitarios durante 32 años, publicado en la revista Psychological Bulletin, vinculó el creciente impulso de los estudiantes hacia el perfeccionismo con las expectativas y las críticas de los padres. El estudio, publicado en marzo, describe el "surgimiento de la paternidad controladora, exigente y que requiere mucho tiempo" como un reconocimiento de cuánto se han sumergido los padres en la vida de sus hijos.

Sin embargo, un estudio anterior, "Helicopter Parents and Landing Pad Kids", publicado en la revista Journal of Marriage and Family, recibió atención por encontrar ventajas en el apoyo de los padres. "A pesar de la creencia común de que el apoyo intenso de los padres impide que los hijos adultos despeguen con éxito, los resultados de este estudio sugieren la conclusión contraria. En el caso de los hijos adultos, recibir un apoyo intenso se asoció con una adaptación beneficiosa", según el estudio.

Las formas de apoyo incluyen el apoyo emocional, práctico, social, de asesoramiento y financiero, y escucharlos hablar de los acontecimientos diarios varias veces a la semana. Teniendo en cuenta a todos sus hijos adultos, "más de una cuarta parte de los padres proporcionaron un apoyo así de intenso a por lo menos un hijo adulto", según el estudio.

Aun así, para los padres, no todo fue bueno. "Los padres que informaron que sus hijos necesitaban más apoyo que otros de edad similar también informaron una menor satisfacción con la vida.  A los padres también les va peor cuando creen que a sus hijos mayores les está yendo mal", señaló el estudio.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Coleman dice que los padres que son testigos de las dificultades de un hijo, como la falta de vivienda, una enfermedad mental o tendencias suicidas, deben involucrarse más para ayudar al hijo adulto a encontrar una situación más estable, dice.

En cuanto a Griffith, esta primavera publicó sobre ser una mamá helicóptero en un grupo privado de Facebook para padres de estudiantes universitarios. Ella dijo que el hecho de que su hijo supiera que podía pedirle ayuda "valió la pena" cuando la fecha de inscripción de clases se cambió a las 6 a.m. después de las vacaciones de primavera. "No se sentía bien y necesitaba ayuda. Nos comunicamos por Zoom y resolvimos las cosas", escribió. "Algunos de sus cursos requeridos cambiaron de nombre y no podía resolverlo solo".

Lo lograron juntos, dice ella. Pero como su hijo no necesitaba levantarse hasta más tarde en la mañana, Griffith se ofreció a levantarse temprano y presionar el botón de enviar por él. Dijo que se alegraba de dejar que su hijo durmiera hasta tarde. "Está muy agradecido y me alegra el corazón poder hacer esto por él", escribió en su publicación de Facebook.

Ella sabe que su hijo está en el camino hacia una mayor independencia. "Como está empezando a demostrar que puede hacer más cosas y es más proactivo a la hora de pedir consejo cuando lo necesita, me siento más cómoda dando un paso atrás. Tendrá que averiguárselas", concluye Griffith. "No puedo conseguirle un trabajo".

Sharon Jayson es una escritora colaboradora que cubre temas de salud, familia, envejecimiento y jubilación. Como reportera de planta de USA Today, cubrió temas como el comportamiento y las relaciones. Además, ha escrito para Kaiser Health News, The Washington Post, Time magazine y U.S. News & World Report.