Skip to content
 

La locura por el Wordle fomenta las conexiones personales

El popular acertijo de palabras, que compró The New York Times, todavía es gratuito. Por ahora.

Un teléfono móvil muestra la pantalla del popular juego en línea Wordle

Nick Ansell - PA Images/Getty Images

In English

Si has visto esas cuadrículas verdes, amarillas y grises que se comparten en las redes sociales y te has preguntado si deberías prestar atención, la respuesta probablemente sea "sí".

Los jugadores usan esas cuadrículas para compartir su puntuación en Wordle, un juego viral que consiste en adivinar palabras de cinco letras, que hoy está por todas partes. Parte de la genialidad de Wordle es que es gratuito, hay un solo acertijo nuevo por día y los resultados pueden compartirse fácilmente sin revelar la respuesta.

Recientemente, sin embargo, The New York Times anunció que había comprado Wordle (en inglés), que cuenta con millones de usuarios por día, de Josh Wardle, su creador, por un precio que “supera ligeramente las siete cifras”. El periódico indico que el juego "inicialmente" será gratuito para todos los jugadores.

El ABC de Wordle

  • Dirígete al sito de The New York Times Wordle.
  • Los expertos dicen que empieces con una palabra que contenga algunas de las letras más comunes del alfabeto, e incluye las vocales.
  • El juego no acepta letras al azar, sino que hay que escribir una palabra real.
  • Una vez que terminas el juego, aparece una opción para compartir. Puedes compartir tu cuadrícula en las redes sociales o con familiares y amigos por mensaje de texto o correo electrónico.
  • En su modo actual, Wordle tiene una opción para que los daltónicos puedan ajustar los colores. Para ello, haz clic en la configuración y activa el modo para daltónicos.

Originalmente se podía ingresar al juego desde un sitio web y no una aplicación. Pero ahora el juego se trasladó al sitio web de The New York Times y, por tanto, los jugadores que usen el sitio original serán trasladados automáticamente al sitio web del periódico

Al menos por ahora, el pasatiempo todavía será gratuito y permitirá a los jugadores hacer alarde de sus resultados o lamentarse de sus intentos diarios.

La facilidad de compartirlo está fomentando más el contacto y las conexiones entre generaciones, ya que padres e hijos comparan sus puntuaciones, al igual que abuelos y nietos. Es una manera sutil de comunicarnos diariamente con nuestros seres queridos.

“Ha sido una manera estupenda de sentirnos más conectados”, dice Susan Patrick, de 54 años, de Menlo Park, California, cuyos tres hijos tienen entre 16 y 22 años. “Mis hijos no siempre me contestan cuando les pregunto por mensaje de texto cómo van con las clases. Pero cuando veo la notificación con su puntuación de Wordle … es como una pequeña conexión”.

Cómo jugar al Wordle

Para los aficionados de Wordle, es difícil saber qué significará la venta de este juego, explica Alex Bellos, de 52 años, autor de Language Lover’s Puzzle Book, quien también escribe una columna con crucigramas para The Guardian. Si The New York Times empieza a cobrar por el juego, “muchos usuarios se sentirán decepcionados y la mayoría dejarán de jugar”, escribió Bellos en un correo electrónico.

Si The New York Times decide no cobrar, “supongo que lo hará para presentarles a los millones de jugadores de Wordle su catálogo de crucigramas y pasatiempos, un lucrativo producto de esta compañía mediática.

Entonces, ¿qué es exactamente Wordle y cómo se juega? Wardle, el creador del juego, es un ingeniero de software de Brooklyn que, según le dijo a The New York Times, lo diseñó para su pareja que ama los juegos de palabras.

El concepto es similar al juego Mastermind en el que hay que adivinar colores. Wordle es una cuadrícula con cinco cuadrados horizontales y seis verticales. Cada fila horizontal de cinco cuadrados representa una oportunidad de adivinar la palabra oculta del día de cinco letras. Como hay seis filas, los jugadores tienen seis oportunidades para adivinarla.

Con cada intento, el juego te muestra qué letras has acertado. El fondo de las letras correctas se torna amarillo, y si la letra también se encuentra en el lugar correcto, el recuadro se vuelve verde. Las letras incorrectas aparecen en un fondo gris oscuro.

Cada intento, y cada letra correcta, te acerca a descubrir la palabra del día. Y puede volverse complicado porque a veces las letras aparecen más de una vez en la palabra. El objetivo es adivinar la palabra en la menor cantidad de intentos y antes de que se te acaben las oportunidades de acertar.

Cada uno tiene su propia estrategia y puedes buscar en Google muchas sugerencias para mejorar tus probabilidades de adivinar la palabra del día. Algunas personas usan la misma palabra para comenzar todos los días. Otros tratan de enfocarse en palabras con muchas vocales para averiguar cuáles se usan en la palabra y cuáles no. Pero Bellos dice que es una buena idea comenzar con palabras que contengan algunas de las letras más comunes del alfabeto.

Parte del atractivo del juego es que es un objetivo muy "alcanzable", dice Bellos.

“Aunque creas que no eres bueno con las palabras, la lógica o los crucigramas, tienes buenas probabilidades de adivinar la palabra en seis intentos”, dice. “A nadie le gustan los acertijos que son demasiado difíciles o demasiado fáciles, pero Wordle tiene el nivel de dificultad ideal”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Comparte y conéctate

Cuando terminas de jugar cada día, Wordle te ofrece la posibilidad de compartir tu puntuación por mensaje de texto, correo electrónico o en las redes sociales, sin revelar la palabra del día. Lo que hace es enviar tu cuadrícula de colores con tu progreso, pero sin incluir las letras.

Patrick dice que uno de los mejores aspectos de Wordle es poder enviar su puntuación a sus hijos y esposo todos los días en el chat del grupo familiar. Toda la familia comparte sus resultados sin que falte un poco de fanfarronería. “Es un hábito de alarde intelectual y a la vez adorable”, dice ella.

En mi propia casa, tenemos un mensaje de texto en grupo con mi esposo, mi hermana y mi madre de 73 años. Todos compartimos las puntuaciones diarias y nos lamentamos o regocijamos y, en ocasiones, hablamos de otras cosas en el grupo. Lo bueno es que estoy en contacto con mi madre todos los días en vez de una vez por semana. 

Compartir es “uno de los mejores aspectos del juego”, dice mi madre, Lynne Davis de Lafayette Hill, Pensilvania, y añade que le parece curioso que algunos hagamos el acertijo tarde en la noche y otros muy temprano en la mañana. Un día, cuando mi hermana publicó su resultado a las 7:30 a.m., ella y mi madre charlaron por separado sobre el motivo de su madrugón.

Aunque Bellos dice que no acostumbra a compartir su puntuación, se la envió a su padre y a su sobrino el día en que resolvió el acertijo en solo dos intentos. “Fue una fanfarronada de primera categoría”, admite.

Pero mi madre dice que simplemente también disfruta del desafío. “En resumidas cuentas, Wordle es un juego de lógica basado en el alfabeto”, dice ella. “Mantiene la agudeza mental”.

Bellos está de acuerdo. “Te fuerza a concentrarte y es un verdadero placer bloquear todo lo que te rodea y absorberte en la concentración total”, dice. “Requiere un esfuerzo mental, pero a la vez te relaja. Y además es divertido”.

A Bellos le preocupa que la adquisición por parte de The New York Times le quite algo del encanto.

“Uno de los atractivos de Wordle era saber que era gratis y que no se aprovechaba de tus datos para seguir expandiendo su marca”, explica. “Esa inocencia ahora se ha perdido”.

Pero muchos vamos a querer seguir jugando.

Michelle Davis escribe artículos sobre el hogar, la familia y temas multiculturales, y es editora de noticias para AARP. Anteriormente, fue reportera sénior y estratega de redes sociales para EdWeek Market Brief y corresponsal sénior de Education Week. También se desempeñó como corresponsal regional de la oficina de Washington de Knight Ridder, donde cubría el Congreso estadounidense y la Casa Blanca.