Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Las maneras divertidas de hornear con los nietos

Compartir recetas y técnicas para preparar dulces, en persona o virtualmente, fortalece los lazos familiares.

Abuelo prepara una receta con su nieta

monkeybusinessimages / Getty Images

In English | Para las fiestas importantes, la familia Aronian prepara una comida favorita, salmón horneado en una masa con levadura como plato principal y un "bûche de Noël", también llamado tronco de Navidad, de postre.

Dianne Aronian, de 80 años, es la chef principal, pero normalmente tiene cuatro ayudantes que son sus nietos, que tienen entre 11 y 17 años. Los nietos de Aronian han sido sus compañeros en la cocina desde casi siempre; la ayudan a cocinar y hornear para las fiestas y a preparar comidas durante todo el año.

"Cuando preparamos una cena —especialmente una cena formal— yo hago la mayoría del trabajo de preparación", dice Aronian, que vive en Yorktown, Nueva York. "Pero ellos me ayudan a terminar y también con la presentación. Nos encanta tener una actividad que podemos hacer juntos".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Este año, la familia está tomando precauciones debido a la pandemia de coronavirus. Dos de los nietos de Aronian viven cerca, y su familia se ha mantenido cerca y ha esforzado por protegerla del virus. Pero incluso cuando practican las medidas de distanciamiento social, Aronian valora los beneficios de hornear con sus nietos.

Es una actividad que les enseña a los niños una técnica para toda la vida. Fortalece los lazos entre las distintas generaciones. Y crea una experiencia social que las familias pueden compartir, durante las fiestas o en sus vidas diarias.

"Lo más importante que se gana es la conexión", dice Ann McKitrick, experta en educación para la primera infancia que vive en Houston. "La comida siempre ha sido el mayor unificador".

Una tradición que conecta a las generaciones

Incluso durante la pandemia mundial es posible cocinar juntos a través de Zoom o al organizar cuidadosamente sesiones de cocina en persona después de hacer cuarentena, según la recomendación federal de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Si quieres presentar una nueva y entrañable tradición de cocinar juntos, tanto Aronian como McKitrick dicen que el secreto recae en comenzar con recetas sencillas y, lentamente, añadir nuevos desafíos, sin olvidar la capacidad técnica de los distintos grupos.

Los niños muy pequeños, por ejemplo, pueden mezclar ingredientes secos, usar una brocha de pastelería para engrasar panes y vegetales, y usar moldes de galletas. Les encanta glasear pasteles, pero prepárate para que ensucien todo. Los niños en la escuela primaria pueden romper huevos, pelar verduras, y cortar hierbas o verduras suaves con tijeras. Los niños mayores pueden medir y mezclar ingredientes secos, batir huevos y golpear pollo con un mazo sobre una tabla para cortar.

Al trabajar con cocineros jóvenes, los expertos sugieren disfrutar el proceso en lugar de concentrarse en el resultado final.

La "paciencia es la clave", dice Amy Driscoll, gerente del programa Bake for Good de King Arthur Flour, un proyecto que enseña a los niños en edad escolar a hornear pan. "Volcarán objetos. Dejarán caer cáscaras de huevo en la mezcla. No importa. Está bien que cometan errores".

Cuando los nietos de Aronian eran pequeños, ella los introdujo al borma, un postre hecho con nueces y masa filo preparado con la receta familiar que su padre comía de niño en Persia. Ella enseñó a los niños a estirar la masa en forma de cigarros usando un trozo de tubería de cobre de 10 pulgadas.

Ahora que sus nietos mayores son adolescentes, estos ayudan con otras recetas familiares. Su favorita es la que la Aronian llama el "mejor pastel de zanahoria del mundo", que tiene zanahorias extra y un poco de aceite de coco que se añade a los ingredientes húmedos. Las zanahorias incorporan humedad y el aceite de coco añade un toque de sabor a nuez.

Abuela con sus nietos en una mesa de cocina mezclando masa para torta

Karen Aronian

Dianne Aronian hornea con sus cuatro nietos, entre ellos Laurel y Jack Aronian.

Una de las tradiciones de la familia Aronian es la de hornear salmón envuelto en masa con levadura. Aronian prepara el pescado y antes de meterlo en el horno, los niños decoran la masa con una boca, ojos, aletas y escamas.

Prueba una clase de cocina virtual

Este año, cocinar con los nietos puede ser más difícil para muchos abuelos. Si usan creatividad en los preparativos, los abuelos pueden establecer una conexión a través de videos y videoconferencias.

McKitrick, cuyos nietos viven a 1,200 millas en Minneapolis, sugiere grabar un video de ti mismo mientras preparas una receta sencilla, en el que muestras cada paso y, al terminar, te sientas a comer el producto final. Los niños pueden ver el video en sus casas y repetir los pasos con la ayuda de sus padres.

Otra estrategia puede ser programar una videoconferencia para cocinar juntos, contando con el apoyo de los padres si fuera necesario. Una vez que la comida esté en el horno, McKitrick sugiere leer un libro juntos, preferiblemente uno cuyo tema central sea hornear.

Comparte información sobre nutrición

Tanto si es de forma virtual o en persona, cualquier experiencia de cocina brinda la oportunidad de educar sobre la nutrición. Aronian a menudo solo prepara media tanda de postres y les dice a sus nietos: "No necesitamos tanta azúcar". Las zanahorias adicionales en el pastel favorito de su familia eliminan la necesidad de usar azúcar procesada.

Los cocineros creativos encuentran maneras de endulzar sus recetas sin azúcar blanca. Jessica Levinson, una dietista registrada y autora de libros de cocina de recetas familiares, sustituye el azúcar por puré de manzana sin endulzar en la receta de kugel de su familia. En otras recetas, ella reduce el azúcar por la mitad.

"Las recetas familiares que han sido transmitidas de generación en generación generalmente tienen un alto contenido de grasa y azúcar", explica. "Si usas menos azúcar de lo que indica la receta, seguramente no notarás la diferencia".

El beneficio nutricional más importante que se obtiene al cocinar con niños es que por lo general se comen todo lo que ellos preparan, dice Levinson. "Los expone e interesa en probar alimentos que de otra manera seguramente no probarían".

Y tal vez conserven la memoria de la primera vez que prepararon un plato y cómo sus abuelos los enseñaron a hacerlo.

Una torta de zanahoria

Paul Carter / Eye Em / Getty Images

El 'mejor pastel de zanahoria del mundo' de la familia Aronian

Ingredientes húmedos:

  • 1/2 taza de azúcar blanca
  • 1/2 taza de azúcar morena
  • 1/8 de taza de melaza
  • 1/3 de taza de aceite de coco
  • 2/3 de taza de aceite de aguacate o vegetal
  • 3 huevos grandes
  • 1 cucharadita de vainilla

Ingredientes secos:

  • 2 tazas de harina común
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 2 cucharaditas de canela
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Zanahorias
  • 3 1/2 tazas de zanahorias ralladas

Instrucciones:

1. Precalienta el horno a 350 ºF.

2. Combina los dos tipos de azúcar, los huevos y el aceite.

3. Combina y cierne los ingredientes secos y añádelos a los ingredientes húmedos.

4. Agrega las zanahorias a la mezcla y viértela con la ayuda de una cuchara en un molde rectangular de 13 o 9 pulgadas.

5. Hornea durante 35 minutos o hasta que un palillo insertado salga limpio.

6. Deja que se enfríe antes de glasear.

Ingredientes para el glaseado:

  • 4 onzas de queso crema, ablandado
  • 2 cucharadas de mantequilla con sal, ablandada
  • 1 1/2 tazas de azúcar en polvo
  • 1/2 cucharadita de vainilla

Instrucciones:

1. Cierne el azúcar sobre el queso crema y la mantequilla ablandados. Mézclalo.

2. Añade la vainilla.

3. Esparce sobre el pastel enfriado.