Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Se vienen las cigarras. No dejes que tu perro se las coma

Quizás estos insectos tengan un buen sabor, pero le causarán dolor de estómago a tu mascota.

Dos personas pasean junto a su perro

Getty Images

In English | Son coloridas, hacen ruidos estridentes y son crocantes. Las miles de millones de cigarras que están por salir de su sueño de 17 años despertarán la curiosidad de los perros, pero los caninos no deberían comérselas.

No es porque las cigarras sean tóxicas. De hecho, tienen altos niveles de proteína. (Los humanos a veces las disfrutan cubiertas de chocolate o salteadas).

Los veterinarios advierten contra el consumo excesivo de los insectos porque “el caparazón crocante puede causar irritación en las paredes del estómago cuando se comen en gran volumen”, dice la veterinaria Stephanie Liff, directora médica de Pure Paws Veterinary Care en la ciudad de Nueva York. “La prevención es importante”.

Dr. Georgina Phillips

Cortesía de Georgina Ushi Phillips

La doctora Georgina Ushi Phillips con su mascota Pearle.

Qué hacer para que tu mascota no coma cigarras

Posiblemente lo que les atrae a los perros de estos insectos de canto hipnotizante sea el crocante exoesqueleto, pero necesitan mantenerse alejados de estas deliciosas golosinas para evitar problemas estomacales. Aquí sugerimos cómo ayudarles.

1. Mantén las caminatas a corta distancia y supervísalos muy de cerca.

2. Escoge campos abiertos. Cuando salen las cigarras, “tienden a congregarse en áreas donde hay muchos árboles maduros, por lo que podría ser mejor evitar los parques y bosques”, según la veterinaria Joanna Woodnutt, escritora en Loveyourdog.com.

3. Sal en los horarios ideales. “Las cigarras están menos activas al amanecer y al atardecer”, dice la veterinaria Georgina Ushi Phillips, “de modo que si tu perro está particularmente interesado en ellas, trata de sacarlo a caminar alrededor de esas horas”.

4. Mantente alejado de las áreas que se han rociado con fertilizantes. Las cigarras que salen del subterráneo en estos lugares podrían ser aún más tóxicas que otras cigarras.

5. Prepara el jardín. Si tienes muchas cigarras que se congregan en tus árboles, usa una manguera de jardín para rociarlas y que se alejen volando antes de dejar salir a tus mascotas, sugiere la veterinaria Karen Lechelt.

Despierta la curiosidad

Cuando la temperatura del suelo sube a 64 °F, miles de cigarras saldrán del subsuelo esta primavera en 15 estados en las regiones del Atlántico medio y el centro oeste del país. Conocidos como el enjambre X (el numeral romano del 10), estos insectos saldrán gateando del suelo, desprenderán sus caparazones y buscarán una pareja después de su larga hibernación.

Es seguro que el gran enjambre de cigarras despertará la curiosidad de los perros cuando salen a caminar u olfatean por el jardín. Pero los dueños de perros deben asegurarse de que sus mascotas no se deleiten de más.

Si los perros consumen grandes cantidades de cigarras, pueden tener vómitos, letargo, diarrea o falta de apetito.

Aunque es poco común, las mascotas también podrían tener una reacción alérgica a las cigarras y sufrir un shock anafiláctico, lo que requeriría un viaje de urgencia al veterinario.

‘Los perros no saben cuándo detenerse’

La toxicidad causada por las cigarras ha sido una preocupación desde que se hizo viral en el 2017 un mensaje en las redes sociales acerca de un perro que se murió por comer a estos insectos. Una mujer publicó que unos años antes, su perro había muerto después de comer más de 300 cigarras.

Pero fue la cantidad excesiva —no necesariamente las cigarras— lo que le causó la muerte.

“El gran problema es que nuestros perros no saben cuándo detenerse. Además, como podría haber cientos de cigarras a su alcance, algunos perros simplemente seguirán comiendo una tras otra”, dice Georgina Ushi Phillips, veterinaria en la zona de la bahía de Tampa, en Florida.

Dependiendo del nivel de supervisión, podría ser fácil para los perros comer docenas, sino cientos, de estos insectos, lo que podría llevar a síntomas potencialmente graves que suelen ser más extremos en las mascotas más pequeñas o de mayor edad.

John Tegzes, veterinario toxicólogo certificado que forma parte de JustFoodForDogs, señala que, si alguna criatura viviente come una cantidad excesiva de algo, sin importar lo que sea, podría enfermarse, o tener un resultado peor.

“Por ejemplo, piensa en una persona que come veinte bolsas grandes de papas fritas”, dice Tegzes. “Aunque las papitas por sí solas no son peligrosas, una enorme cantidad suministraría una cantidad de sal que sería casi mortal”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Ken Strobel junto a sus 3 perros

Cortesía de Tate Strobel

Ken Strobel hará lo posible para que sus perros —Hugo, Hazel y Harper— no se coman a las cigarras.

Los dueños necesitan mantener la calma

Las cigarras son los insectos más ruidosos del mundo, con un zumbido de apareamiento que puede llegar a los 100 decibelios. En comparación, el ruido de un motor de motocicleta es de unos 95 decibelios. (El zumbido característico de las cigarras también las hace atractivas para los gatos y hará que los felinos se enfermen de igual forma, señala Amber LaRock, veterinaria con licencia y consultora de veterinaria en CatPet.Club).

A Ken Strobel, de Holland, Míchigan, le preocupa esta plaga que ocurre cada 17 años, la cual durará unas cuatro semanas.

“Suena horrible”, dice Strobel, de 55 años, quien camina dos millas al día con su perro de raza mixta llamado Hugo y dos perros de montaña bernés que se llaman Hazel y Harper.

“Por lo general, mis perros no tratan de comer cada bocado oloroso que encuentran por el camino, pero si estas cigarras están por todas partes y realmente les llaman la atención, va a ser difícil mantenerlos alejados”, dice Strobel. “Será como llevar a los niños a una tienda de golosinas sin haberlos entrenado”.

Si encuentras a tu perro comiendo cigarras, no te alarmes, especialmente si solo han ingerido unas cuantas.

“Deja que [tu perro] las mastique y después mete a la mascota en la casa”, aconseja Karen Lechelt, veterinaria en Little Rock, Arkansas. “Tratar de sacar la cigarra de la boca de la mascota podría causar que se trague el insecto entero, lo que es un riesgo de asfixia, y también podrías resultar lastimado”.

Robin L. Flanigan colabora con artículos sobre salud mental, educación y temas de interés humano para varias publicaciones nacionales. Trabajó como reportera para diversos periódicos y sus escritos también se publicaron en People, USA Today y Education Week. Es autora del libro infantil M is for Mindful.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.