Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Meals on Wheels atraviesa dificultades debido al brote de coronavirus

AARP y Béisbol de las Ligas Mayores contribuyen con donaciones para ayudar a darles de comer a los adultos mayores.

Comida preempaquetada, leche y pan sobre una mesa

Derek Davis/Portland Portland Press Herald via Getty Images

In English | Casi 5,000 programas de Meals on Wheels (entrega de comidas a domicilio) del país se han visto duramente afectados por la pandemia del coronavirus. Por medio de estos programas, se entregan o se sirven comidas a aproximadamente 2.4 millones de personas mayores en Estados Unidos cada año. Los funcionarios de Meals on Wheels (en inglés) se enfrentan a un doble problema: una gran cantidad de adultos mayores que están confinados debido al brote, y mucha menos ayuda debido a que los voluntarios temen contraer el virus que causa la COVID-19.

En el condado de Volusia en Florida, un refugio de pensionados y sede de Daytona Beach, cada semana se les sirve almuerzos a 1,000 adultos mayores como parte de los llamados programas de comidas en grupo, los que cerraron a partir del 16 de marzo, afirma Penny Young-Carrasquillo del Consejo sobre el Envejecimiento en el condado de Volusia. Las instalaciones se cerraron temporalmente para seguir las recomendaciones de los funcionarios estatales y federales, dice.

Uno de los comensales es un señor de 104 años, afirma Young-Carrasquillo. Los participantes llegan por sus propios medios o alguien los transporta a los almuerzos. Se les pide una donación por la comida, pero no se rechaza a nadie que no pueda aportar.

Por otro lado, el condado de Volusia tiene un programa de entrega de comidas de Meals on Wheels que el año pasado entregó más de 178,000 comidas a adultos mayores, algunos extremadamente vulnerables. En este momento se está coordinando para que las personas puedan recoger la comida en ventanillas, siempre y cuando tengan transporte. Además, se programa la entrega a domicilio para aquellas personas que no puedan recoger las comidas listas para llevar.

Young-Carrasquillo cuenta que recibieron una donación de $50 por internet, que llegó con un mensaje: “deseo apoyar a Meals on Wheels, porque ofrece comidas para las personas mayores en este tiempo alarmante de la COVID-19”. Ella les mostró la nota a sus colegas y dijo: “casi nos hace llorar”. Pronto hará un llamado público para obtener más donaciones.

AARP y Béisbol de las Ligas Mayores hacen grandes donaciones

De hecho, otros están redoblando esfuerzos.  El lunes, el Béisbol de las Ligas Mayores y la Asociación de Jugadores de Béisbol de las Ligas Mayores donaron $500,000 a Meals on Wheels America. Las dos organizaciones aportaron otros $500,000 a Feeding America, que apoya a los bancos de alimentos.

“En estos tiempos difíciles en que enfrentamos esta pandemia, es importante que unamos nuestros esfuerzos como sociedad para ayudar a los miembros más vulnerables de nuestras comunidades”. 

Robert D. Manfred Jr., comisionado de las Ligas Mayores

El martes, AARP anunció una donación de $250,000 a Meals on Wheels America para ayudar a ofrecerle comidas a domicilio a la población de más riesgo.

Meals on Wheels America es una asociación comercial que representa a aproximadamente 1,000 proveedores de nutrición para personas mayores en el país.

Más fondos federales sobre la mesa

Los programas dependen de fondos federales y aportes privados, y esta semana hay un intento en el Senado de darles otros $250 millones como parte de una medida de alivio ante los efectos de esta pandemia. La Cámara de Representantes ya aprobó los fondos.

Jo Ann Jenkins, CEO de AARP

“No solo estamos luchando contra el coronavirus; a través de esta donación, unimos nuestros esfuerzos para combatir el miedo, la ansiedad y el aislamiento social generados por la pandemia".  

— Jo Ann Jenkins, directora ejecutiva de AARP

Los fondos para la nutrición de adultos mayores, por medio de otra medida llamada Older Americans Act (Ley de Estadounidenses Mayores) ascienden a más de $738 millones en este año fiscal que termina el 30 de septiembre; $485 millones están asignados a los programas de comidas en grupos y $253 millones a servicios de nutrición de entrega a domicilio.

El lunes, la senadora Susan Collins (republicana por el estado de Maine) le escribió a Alex Azar, secretario de Salud y Servicios Humanos, solicitando que se les dé mayor flexibilidad a los estados que están enfrentando cierres de comedores grupales para adultos mayores a fin de que puedan usar dinero público para servicios de entrega a domicilio. Según un asesor de Collins, Azar aceptó.

“Ante este reto de salud pública… las Agencias del Área sobre Envejecimiento de todo el país están teniendo dificultades para continuar ejecutando programas que satisfagan las necesidades nutricionales de las personas mayores de Estados Unidos”, escribió en su carta Collins, presidenta del Comité Especial del Senado sobre Envejecimiento.

Jenny Young, vocera de Meals on Wheels America, dice que se le está prestando especial atención a estados como California, donde se ha instado a los adultos mayores de 65 años a autoaislarse.

Los voluntarios también son mayores

Para complicar más la situación, hay una carencia de voluntarios, ya que casi tres cuartas partes de los voluntarios de Meals on Wheels tienen al menos 55 años, dice Young. “Hemos visto que nuestra base de voluntarios ha disminuido, porque… tampoco es seguro que estén fuera de casa”, añadió.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los alimentos listos para llevar son una solución para el cierre de los centros de comidas en grupo, según Young, vicepresidenta de comunicaciones del grupo.

Pero no es una solución universal, señala la vocera, quien dice que “cada programa se adapta de forma diferente y se están adaptando a diario”.

Meals on Wheels America estableció un fondo de respuesta a la COVID-19 para obtener donaciones para programas locales. Entretanto, el grupo nacional, con sede en Arlington (Virginia), exhorta a todos a tomar cuatro medidas para ayudar a que los adultos mayores estén seguros:

  • Seguir las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, (en inglés) y tomar precauciones al estar alrededor de personas de alto riesgo.
  • Comunicarte con el proveedor local de Meals on Wheels para enterarte de sus necesidades específicas.
  • Llamar o enviar un correo electrónico o mensaje de texto a tus seres queridos en riesgo para asegurarte de que estén bien.
  • Comunicarte con tus funcionarios electos para asegurarte de que no se olviden de los adultos mayores.

En sitios como el condado de Volusia en Florida, las personas suelen pensionarse mientras gozan de buena salud y dejan atrás los lugares donde vivieron por años (y algunas veces están lejos de parientes cercanos, según Young-Carrasquillo). Para un adulto mayor en Estados Unidos, basta una caída, un problema financiero, una enfermedad o lesión, o la muerte del cónyuge, y “comenzamos a ver cómo todo se cae en picada”, observa.

El Consejo sobre el Envejecimiento se esfuerza para ayudar a las personas a vivir de forma independiente en sus hogares, dice. “Solo tratamos de cubrir las necesidades básicas: alimentación y atención médica adecuada. Queremos asegurarnos de que todas aquellas personas que necesitan alimentos continúen recibiéndolos".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO