Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo escribir un obituario digno de recordar

Rinde homenaje a las cosas, grandes y pequeñas, que le hacían especial a tu ser querido.

Imagen de una página de un obituario de un periódico con la palabra en inglés "Deaths" encerrada en un círculo

Gary Roebuck/Alamy Stock Photo

In English | Carl Reiner, conocido escritor de comedia, productor, director y actor, dijo en una entrevista con CBS Sunday Morning en el 2015 que lo primero que hacía en la mañana, antes de tomar su café, era leer la sección de obituarios del periódico. "Si no estoy ahí, sé que estoy vivo", comentó.

La noticia de su fallecimiento en junio, a los 98 años, se difundió por todo el mundo y hasta se incluyó en las esquelas del New York Times, de la revista People y en CNN. Reiner era como la mayoría de los que leemos rápido los obituarios para ver quién murió, bien se trate de un político, una celebridad o un vecino del barrio.

Normalmente, depende de los familiares o de otros seres queridos escribir el obituario. Es una tarea difícil de por sí. Generalmente se hace mientras la familia está en pleno duelo, tratando de resolver un sinnúmero de detalles funerarios y dando aviso a otras personas del fallecimiento.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


"La gente debe hacer algo totalmente nuevo que jamás ha hecho antes en su momento de dolor”, dice Jane Lerner, experiodista quien redactó muchos obituarios y una columna para un periódico del estado de Nueva York, y que luego convirtió su experiencia en un servicio de redacción de notas necrológicas llamado Lives Lived: A Professional Obituary Writing Service.

Cómo armar la estructura del obituario

Los mejores obituarios son retratos inolvidables que revelan detalles sobresalientes de la vida de una persona y el impacto que tuvo en otros. Pero también es importante incluir conceptos básicos sobre la vida del fallecido e incluir información sobre la ceremonia fúnebre.

Existen muchos modelos de obituarios y recursos gratuitos en internet que ofrecen ayuda para crear una reseña, incluso muchos ofrecidos por las funerarias. Un ejemplo típico es la lista de verificación que ofrece la empresa Shirley Brothers Mortuaries & Crematory (en inglés) de Indianápolis. Esta incluye:

  • Edad

  • Familiares vivos

  • Educación

  • Vocación

  • Cuándo se jubiló la persona, si corresponde

  • Afiliaciones militares

  • Agrupaciones de voluntariado

  • Fecha, hora y lugar del funeral

  • Detalles del velatorio

  • Pedidos de donaciones en vez de flores

Algunos obituarios no mencionan la causa del fallecimiento. Lerner recomienda incluirlo si fuera posible porque los lectores querrán saber y, de ese modo, el resto del anuncio puede centrarse en la vida de la persona. "El obituario no tiene que relatar cómo murió la persona, sino cómo vivió", dice ella.

Rinde honor a las características extraordinarias de tu ser querido

¿Era deportista tu madre en la escuela secundaria o tenía dos trabajos para pagarte la universidad? Resalta esos detalles e incluye las características que la hacían una persona especial, como sus pasatiempos, su sobrenombre o los logros que más la enorgullecían.

Priscilla Martel, autora de libros de cocina y escritora gastronómica, quien redactó los obituarios de su tío favorito, de su madre y de su padre en tan solo dos años, compiló un perfil interesante y completo de cada uno de ellos. Creó un retrato dinámico de un cantante que una vez fue el acto de apertura de Tony Bennett, de una coleccionista de miniaturas para casas de muñecas que tenía una gran cantidad de amigos y del dueño de una tienda de música que tuvo más de 100 vehículos en su vida y una segunda carrera próspera como tasador de autos clásicos.

"Estás creando realmente un perfil conmemorativo para la eternidad. Es una oportunidad de describir de quiénes son verdaderamente, y no una mera colección de hitos, servicio militar, educación, carrera profesional y familia", señala Martel.

Por lo general, no siempre tenemos todos los datos o anécdotas de nuestros seres queridos. Para conocer detalles interesantes, comunícate con parientes y amigos de la familia, recomienda Martel. La ventaja es que nos conectaremos con quienes conocían bien al difunto cuando más necesitamos levantar el ánimo.

Si redactar el obituario o comunicarte con otros para pedir información es demasiado abrumador, pide ayuda. El director de la funeraria debería poder orientarte y también pueden ayudarte los escritores profesionales de notas necrológicas.

Los toques algo mundanos también son aceptables

La muerte no es broma, por supuesto, pero no hay nada de malo con agregar una pizca de humor en un obituario. Una mujer de Connecticut lo llevó al extremo el año pasado cuando conmemoró al bromista de su padre, Joe Heller, 82, en un homenaje graciosísimo y cariñoso que se volvió viral en las redes sociales y que el New York Times calificó como “el mejor obituario de la historia".

En el obituario, se describe a Heller como un acaparador compulsivo que le dio el nombre de "Pedo" a su primer perro y dejó a su familia "una casa llena de porquerías, 300 libras de semillas para pájaros y plantas muertas, sin idea alguna de qué hacer con todo esto".

En medio de la pandemia del coronavirus, cuando los funerales en persona se limitan a un pequeño grupo de dolientes, los obituarios están incluyendo más anécdotas personales que antes, según Stephen Segal, director de contenido de Legacy.com, una compañía de obituarios por internet que brinda apoyo y servicios afines a periódicos y funerarias en Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y el Reino Unido.

"Ante la ausencia de un funeral presencial, el obituario está adquiriendo una función aún más destacada para relatar esas anécdotas, compartir recuerdos y honrar y preservar la vida del ser querido", explica Segal.

Cómo publicar un obituario impreso o electrónico

Durante mucho tiempo, los periódicos han sido el recurso más común donde publicar obituarios. Solía ser un servicio gratuito para la comunidad, pero ahora la mayoría de los periódicos cobra entre menos de $100 y más de $1,000, según el tamaño del anuncio, si incluye una foto y por cuánto tiempo se publicará.

Lerner sugiere enviar el obituario al boletín del grupo de exalumnos, de la comunidad religiosa y de grupos de interés del difunto, además de publicarlo en las redes sociales, ninguno de los cuales cobra por hacerlo. "Algunos obituarios son tan buenos que se han viralizado", dice Lerner.

En el caso de los periódicos, son las funerarias quienes se ocupan de coordinar la publicación. Tracy McClarnon, coordinadora de Shirley Brothers Mortuaries & Crematory en Indianápolis, aconseja pagar por un obituario corto con detalles del funeral e incluir un enlace a la página web de la funeraria donde se puede publicar un obituario más largo, que suele ser parte del paquete de servicios del funeral.

Para hacerlo tú mismo, la mayoría de los periódicos tienen portales fáciles de usar donde se indican las fechas límite, el costo y las instrucciones para enviar el texto. El periódico te enviará una copia del obituario para que compruebes la información y hagas cambios antes de publicarlo.

Muchos periódicos publican automáticamente los obituarios pagados en Legacy.com, un servicio en línea de notas necrológicas que ofrece su propia selección de opciones con costo.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO