Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo realizar el funeral de un ser querido en su país de origen

La repatriación, el duelo, los costos y consejos en casos de fallecimiento por COVID-19.

Enterrar a sus seres queridos en su país de origen

Foto: Getty Images/Robert Harding World Imagery

Los trámites para repatriar el cuerpo o las cenizas de un ser querido que ha fallecido lejos de su país pueden ser complejos y deben hacerse en el menor tiempo posible, por lo que es recomendable conocer de antemano los pasos y requisitos de dicho proceso. Así evitaremos onerosos gastos y tendremos menos angustias sumadas al dolor por la pérdida de nuestro familiar. ¿Quién provee este servicio? ¿Cuáles son los pasos a seguir? ¿Cuánto cuesta? ¿Es posible la repatriación en tiempos de la pandemia por la COVID-19? Una guía para repatriar el cuerpo de nuestros seres queridos fallecidos.

Anticípate a los hechos

La muerte y la repatriación de un ser querido son eventos para los que pocas personas están preparados. Por eso, antes de que nos sorprenda una fatalidad, es bueno conocer las alternativas que existen y considerar invertir en estas.  

Seguros funerarios o de deceso: hay empresas de seguro que le garantizan al amparado encargarse de los trámites legales para enterrar su cuerpo en su tierra natal, si ese es su deseo. También ofrecen una indemnización por fallecimiento a los beneficiarios del amparado, para cubrir los gastos que ocasione. Este tipo de seguros se renuevan cada año. Las compañías ofrecen distintas opciones; los requisitos y los costos varían de acuerdo a factores como la edad del asegurado y el tipo de cubrimiento deseado.

Planes de previsión funeraria: pagando una cuota mensual por persona o grupo familiar, las compañías garantizan que, al momento del deceso del afiliado, se encargarán de todos los procesos y trámites para repatriar el cuerpo. “A diferencia de los seguros funerarios, los planes de previsión cubren el evento, pero no indemnizan a los familiares”, explica Mauricio Palacios, gerente de Prexco: Repatriación Funeraria Multilatina, con oficinas en Nueva York.


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Prexco es una de las compañías que presta este servicio. Cualquier persona menor de 75 años puede afiliarse a sus planes, sin importar su estatus migratorio o estado de salud. El costo de una afiliación individual parte de los $12.99 al mes.     

Tanto los seguros funerarios como los planes de previsión ofrecen atención las 24 horas del día, los 365 días del año. Tras el fallecimiento, los familiares reportan el deceso a las compañías, que inmediatamente asumirán el proceso en su totalidad, es decir recogerán el cuerpo en el lugar donde ocurrió la muerte y se encargarán hasta el entierro o la cremación en el país de destino.

Empresas de envío funerario: en estos momentos el tiempo es un factor esencial. Si no cuentas con alguno de los anteriores, una alternativa rápida y efectiva es la de contratar, al momento de la muerte del ser querido, una agencia de servicios fúnebres internacionales que ofrece planes personalizados de acuerdo a las necesidades de cada familia. “Una vez recibimos una llamada de un fallecimiento, personalizamos el servicio de repatriación a las necesidades de cada familia y enviamos una cotización”, comenta Christian Correa, gerente de G7 Mortuary Shipping (en inglés), con sede en Nueva York y Colombia. “Si aceptan las condiciones de la gestión, en un par de horas llega el equipo a hacer el levantamiento del cuerpo, brindar apoyo y coordinar las demás partes de documentación, trámites con el consulado, aerolínea y requisitos del país receptor. Garantizamos que el cuerpo sea repatriado y cremado o enterrado en el país elegido. Nuestros servicios van dirigidos a personas particulares, pero también somos el último eslabón de la cadena de las aseguradoras y las empresas de planes de previsión”, dice Correa.

Particularidades de la repatriación por el coronavirus

En tiempos de COVID-19 los trámites y procesos de repatriación han tenido algunos cambios y han presentado variaciones en el tiempo de traslado de los restos.

Traslado de cenizas: las autoridades sanitarias prohíben repatriar el cuerpo de las personas fallecidas por COVID-19 y exigen la cremación de los mismos para mayor seguridad y, así, evitar cualquier riesgo de contagio.

Costos: la mayoría de planes de previsión y seguros mantienen sus tarifas, pero ha subido el costo de los servicios de una empresa para el traslado del cuerpo por la alta demanda.

Retraso en los tiempos: el traslado de cenizas puede tardar un mes debido al aumento en la cantidad de personas fallecidas, así como a la reducción de vuelos internacionales.

Diligencias consulares: debido a la pandemia del coronavirus, la atención en muchos consulados requiere cita previa. “Ahora más que nunca es importante que la comunidad latina sepa que cuenta con los servicios consulares, aunque ya no en los horarios habituales. [Deben] informarse a través de las páginas web del consulado del país respectivo o de sus líneas telefónicas. Es clave para evitar viajes perdidos y retrasos en las diligencias legales”, dice la cónsul de Guatemala en Atlanta, Telma Borrayo.

Familiarízate con la repatriación

Costos

La repatriación es un proceso costoso, pero existen planes de previsión gracias a los cuales los gastos no te tomarán por sorpresa. El costo de una repatriación depende del lugar donde ocurrió el deceso, del país al que debe llevarse el cuerpo, de la disponibilidad de las aerolíneas y de sus costos por prestar este servicio. De acuerdo con Christian Correa, cuando se trata de una muerte en época normal, sin pandemia y con un número de habitual de vuelos, el costo de “una repatriación, con velación y entierro, puede variar entre $4,000 y $20,000”.

Tiempo

Uno de los primeros factores que debemos tener en cuenta al repatriar restos mortales es el tiempo. Si la muerte fue natural, la repatriación puede tomar entre 4 y 10 días. Pero si la muerte está ligada a una circunstancia sospechosa o fue causada por un accidente, el proceso tardará entre 15 días y un mes. A esto se suman factores que también debemos tener en cuenta, por ejemplo, la espera al siguiente día hábil para poder iniciar los trámites en el caso de que la muerte haya sucedido un fin de semana; que el cuerpo se encuentre en un pueblo alejado y de difícil acceso; y que el deceso tenga lugar en momentos de convulsión mundial como, por supuesto, en medio de una pandemia.

Documentos

Las empresas que prestan los servicios de repatriación te ayudarán con los trámites; sin embargo, es importante que sepas de antemano cuáles son los documentos que exigen las autoridades de ambos países —el de origen y el del fallecimiento—:

  • Declaración del “Next of Kin”, es decir, una declaración del familiar o familiares más cercanos en la que manifiestan su decisión de repatriar el cuerpo (cónyuge, hijo, padres, hermanos, tíos, sobrinos).
  • Certificado de defunción que especifique la causa de muerte y el lugar al que debe ir el cuerpo.
  • Permiso de traslado internacional otorgado por el departamento o ministerio de salud del país donde murió la persona. 
  • Pasaporte del difunto.
  • Declaración jurada de un embalsamador.
  • Carta de enfermedad no contagiosa del departamento o ministerio de salud. (Ver recuadro abajo para los casos de COVID-19).
  • Carta notariada de la funeraria responsable del cuidado del difunto.
  • Nombre, dirección y el número de teléfono del receptor.
  • En caso de homicidio, carta del departamento de policía que otorga permiso para trasladar el cuerpo.

La repatriación paso a paso

Contacta a las autoridades locales: obtén un pronunciamiento legal de la muerte. Si no hay un médico que pueda emitirlo, llama al 911 y los paramédicos se encargarán de los procedimientos y de realizar la declaración de la muerte.

Comunícate con tu consulado: sin importar la situación migratoria, los consulados ofrecen servicio de asistencia legal y, en algunos casos, también económica, especialmente si se demuestra que los familiares de la persona fallecida no pueden cubrir los gastos de traslado.

El gobierno de México, por ejemplo, cubre los gastos de repatriación de algunos de sus ciudadanos hasta $1,800. “Se trata de un reconocimiento al deseo que tenemos los mexicanos […] de regresar a nuestros países luego de pasar años de esfuerzo”, explica Carlos Gerardo Izzo, Cónsul de prensa del consulado de México en Nueva York.

“Para los guatemaltecos, la ayuda depende de los fondos que tenga el consulado aprobados para este servicio, y de la situación particular de cada caso”, dice Telma Borrayo, cónsul de Guatemala en Atlanta.

Sin embargo, cada país de la región tiene sus propias políticas, que debes consultar en cada consulado.

Revisa tus planes de previsión exequial o contrata uno: si cuentas con un seguro o un plan de previsión funeraria, comunícate con la agencia inmediatamente para que te acompañe en el proceso e inicie los trámites con las entidades pertinentes. De no tenerlo, contacta a una empresa de envío funerario, consulta sus costos y contrata sus servicios para que se hagan cargo de todos los procedimientos necesarios.

Busca asesoría psicológica

Al terminar este exigente proceso de trámites y despedida, es común que aparezcan sentimientos de tristeza y vacío. Busca el apoyo de psicólogos para tu recuperación emocional y mental. Algunas empresas de servicios funerarios, consulados, organizaciones sin ánimo de lucro e iglesias de distintas denominaciones ofrecen apoyo gratuito para el manejo del duelo.

Nadie sabe cuándo tocará a la puerta una eventualidad, pero al menos con estas claves para la prevención exequial, no estaremos desprevenidos del todo.

Consejos para prevenir estafas

En un momento de tristeza y angustia por la muerte de un ser querido, pueden aparecer individuos inescrupulosos que se aprovechen de los usuarios ofreciéndoles planes que no tienen el cubrimiento adecuado, como servicios por debajo de las expectativas, cobros por elementos que parecían incluidos (un ataúd o una urna más apropiada), o limites en la oferta de servicio de funerarias y cementerios.

Antes de decidirte por un plan funerario, es recomendable hacer lo siguiente:

  • Averigua la antigüedad y cumplimiento de la empresa de la que buscas adquirir un servicio funerario, bien sea de servicios de previsión, velación, seguro exequial o de traslado de cuerpos. Consulta previamente en el sitio de Better Business Bureau para tener mayor garantía de la legalidad y cumplimiento de estos servicios.
  • Llama a estos servicios y obtiene información de los distintos precios y cubrimientos antes de realizar cualquier negocio. Hay empresas de previsión que, por ejemplo, solamente ofrecen funerarias o cementerios específicos dentro de Estados Unidos o en otro país, lo que puede significar un dolor de cabeza a futuro si deseas otro lugar.
  • Pide una copia del contrato donde se aclaren los costos y los servicios ofrecidos por la empresa.
  • Aclara si el plan que elijas será cubierto en su totalidad y no habrá cargos inesperados a futuro.
  • La Comisión Federal de Comercio (FTC) exige a las empresas funerarias hacer público el costo de cada artículo y servicio que ofrecen. Pero ten en cuenta que las empresas muchas veces no lo hacen. Consulta las guías de la FTC para los costos y planificación de funerales.
  • Para saber más de este tipo de fraudes, visita el Centro de recursos contra el fraude de AARP.

Nota de redacción: este artículo ha sido actualizado con información que incluye la repatriación en tiempos de COVID-19 y las estafas relacionadas con los funerales.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO