Skip to content
 

¿Está preparada tu casa ante un desastre natural?

Cómo afrontar huracanes, tornados y otros fenómenos.

Jennifer Adair en el lugar donde ella sobrevivió a un tornado que arrasó su casa - Cómo prepararse para un desastre natural

Gary Cosby Jr./The Decatur Daily/AP

Planificar y practicar específicamente cómo y dónde se refugiará ante una amenaza de tornado, puede salvarle la vida.

Aunque prevenir un desastre natural esté fuera de nuestras manos, asegurarnos de que nuestro hogar y nuestra familia estén preparados nos ayudará a mitigar sus efectos y a disminuir los daños tanto humanos como materiales.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

5 reglas de oro para cualquier emergencia

El tipo de desastre al que puedes verte expuesto, dependerá de la zona del país en la que vivas. Seguir ciertas normas generales, sin embargo, te ayudará a estar en mejores condiciones para afrontar toda una variedad de situaciones de emergencia con las que pueda sorprenderte la madre naturaleza.

1. Ten preparado un botiquín de emergencia casero

Aunque todos hemos oído hablar de la necesidad de tener preparada una bolsa o maleta con todo lo que necesitemos si tenemos que abandonar la casa a la carrera, no siempre la tenemos lista y a la mano. Así que, ¡hoy es el día! ... verás cómo lo agradecerás si de repente te ves cara a cara con un desastre natural y tienes que recurrir a tus propios recursos para sobrevivir dentro o fuera de tu hogar hasta que tengas acceso a ayuda. En general es buena idea escoger una de las bolsas o maletas que uses para viajar ya que tienen subdivisiones que te ayudarán a organizar el contenido y son más fáciles de transportar al tener ruedas (si tienes auto, escoje una que quepa fácilmente en el maletero). Qué poner en su interior depende de tus necesidades específicas y las de tu familia. Aquí tienes una guía orientativa de lo que no debe faltar:

  • Comida no perecedera y bebida (un galón de agua por persona al día) para tres días. Si tu botiquín casero contiene comida enlatada, asegúrate de incluir un abrelatas.
  • Una radio portátil y una linterna, ambas con pilas extras.
  • Un botiquín de primeros auxilios más provisiones de los medicamentos que tomes a diario. Asegúrate también de incluir un par de anteojos o lentes de contacto extra y aquellos dispositivos médicos que utilices habitualmente, como oxígeno, catéteres o pilas extra si usas un aparato para la sordera.
  • Un silbato y un par de herramientas útiles como una llave inglesa o alicates para cerrar los servicios públicos si fuera necesario.
  • Un cargador extra para tu teléfono celular
  • Un cambio de ropa para cada miembro de la familia
  • Dinero en efectivo (sin electricidad no funcionan los cajeros automáticos ni las registradoras en los mercados o gasolineras).

Para ver una lista con artículos adicionales haz clic aquí.

2. Designa puntos de encuentro y una persona de contacto

Los nervios y la confusión suelen acompañar a cualquier desastre natural, así que es crucial que todos los miembros de tu familia sepan cómo y dónde reencontrarse si llegaran a separarse o no están juntos cuando ocurra el desastre. Designa hoy mismo dos puntos de encuentro, uno cerca de tu casa y otro más alejado, por si los daños en el vecindario fueran más extensos. Designa también una persona de contacto a la que todos puedan llamar en caso de emergencia. Si tienes la opción, escoje a alguien que viva en un estado diferente al tuyo ya que en una emergencia los teléfonos locales suelen colapsarse rápidamente y es más fácil hacer una llamada de larga distancia o incluso internacional.

3. No te deshagas del teléfono fijo

Los teléfonos inalámbricos son más cómodos en la vida diaria, pero recuerda que si no hay electricidad, no funcionan. Manten en casa un teléfono fijo con una toma conectada a la pared.

4. ¿Es tu casa claramente visible desde la carretera?

Este es un detalle que con frecuencia pasamos por alto, pero que puede resultar crucial durante una emergencia. Asegúrate de que el número de tu casa se vea fácilmente desde la carretera y de que contenga un material reflectante para que sea visible tanto de día como de noche. Considera también cambiar el interruptor de la luz que tengas en el porche, por otro que incluya la opción de hacer brillar la luz intermitentemente. Encuentra estos interruptores con activador de luces intermitentes de emergencia (pida por un Emergency Switch Flashing Light Activator, en inglés) en tu ferretería favorita y por lo general cuestan menos de $15.

Si tienes que llamar a los servicios de emergencia, ¡querrás que encuentren tu casa rápidamente!

5. Prepara un inventario de tu vivienda

Hacer un inventario de tus posesiones puede parecerte un proyecto abrumador, pero te facilitará enormemente la vida si tienes que presentar una reclamación al seguro tras un desastre natural. Si tienes acceso a una cámara de video (hoy en día muchos teléfonos celulares incluyen cámara de fotos y de video), te resultará todavía más fácil. Simplemente ve cuarto por cuarto grabando con la cámara y documentando en voz alta todos los detalles que recuerdes de tus objetos de valor. Puedes mencionar, por ejemplo, cuándo y dónde compraste ese objeto, cuánto pagaste y si usaste una tarjeta de crédito o si lo pagaste en efectivo. Di también en voz alta la marca, el modelo y los números de serie asociados con ese aparato. Si no tienes acceso a una cámara de video, usa una cámara de fotos para documentar cada objeto de valor y apunta la información asociada con ese objeto. Dedica a continuación una tarde a juntar todos los recibos que tengas guardados e indica claramente a qué objetos pertenecen.

Tanto si haces el inventario electrónicamente como manualmente, guarda los discos o los papeles junto al resto de tus documentos importantes. Asegúrate de que la carpeta o caja (podría ser una pequeña caja fuerte) donde los guarde sea resistente al agua y al fuego.

Cómo y dónde preparar un refugio o "cuarto seguro"

Aunque tu casa esté construida siguiendo las normas de seguridad vigentes, no quiere decir que pueda resistir, por ejemplo, los fuertes vientos asociados con huracanes y tornados. El objetivo de un "cuarto seguro" es proporcionarte ese nivel de protección adicional en caso de emergencia. De acuerdo a la información proporcionada por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), los cuartos seguros o refugios pueden construirse en el sótano, encima de una losa de concreto a nivel de los cimientos o del piso del garaje o en un cuarto interior en el primer piso.

A la hora de construir un cuarto seguro, ten en cuenta estos puntos importantes:

  • El refugio debe estar adecuadamente anclado para evitar que se vuelque o se levante.
  • Las paredes, el techo y la puerta del refugio deben estar construidos de modo que resistan la presión del viento, la penetración de objetos arrastrados por el viento y la caída de escombros.
  • Las conexiones entre todas las partes del refugio deben ser lo suficientemente fuertes como para resistir la fuerza del viento.
  • Las secciones de las paredes interiores o exteriores de la residencia que se utilicen también como paredes del refugio, deben estar separadas de la estructura de la residencia de tal modo que los daños causados a tu hogar no causen daños al refugio.
  • Tu "cuarto seguro" no tiene por qué ser usado exclusivamente como refugio en caso de emergencia. Mientras lo mantengas ordenado y accesible, puedes usarlo también como clóset, como cuarto de baño o simplemente como espacio adicional de almacenamiento, e incluso aprovecharlo como para guardar ahí tu botiquín casero.

Para más información visita FEMA (en inglés)

Huracanes, tornados, inundaciones e incendios forestales

Sea cual sea la emergencia o el desastre natural que se cruce en tu camino, te ayudará enormemente haber puesto a salvo con antelación todos tus papeles y documentos importantes. La mejor opción para conservar las partidas de nacimiento, licencias de matrimonio, títulos de propiedad, pasaportes, tarjetas de residencia, pólizas de seguros, etc. es hacer copias y tener guardados los originales en una caja fuerte en el banco o en tu hogar (a prueba de agua y fuego). Si tienes acceso a un escáner, considera también escanearlos para tener una copia digital en tu computadora.

Aquí tiene unas cuantas ideas específicas para que tu hogar esté preparado ante los desastres naturales más frecuentes.

Si vives en zona de huracanes, toma nota de estos consejos para mitigar los efectos en tu hogar.

  • Haz una lista de los artículos del exterior que tendrás que meter en casa si se acerca un huracán, como por ejemplo muebles y adornos de jardín, bicicletas, la caseta del perro, basureros y cualquier otra cosa que no esté bien asegurada.
  • Cubre todas las ventanas de tu vivienda con contraventanas permanentes para huracanes (shutters, en inglés) para protegerlas de los fuertes vientos. Una alternativa más económica es poner en las ventanas paneles de madera contrachapada cortados a medida de cada ventana (recuerda marcar qué tablón es para qué ventana). Perfora agujeros cada 18 pulgadas (46 cm) para los tornillos.
  • Manten bien cortos todos los árboles y arbustos para que sean más resistentes al viento. Limpia las hojas y otros desechos de los canales alrededor del tejado.
  • Desconecta los servicios de agua, electricidad y gas conforme a las indicaciones de las autoridades. Si no es necesario desconectarlos, ajusta el termostato del refrigerador a la temperatura más fría y manten la puerta cerrada. Instala, si es posible, un generador para emergencias.
  • Refuerza las puertas del garaje porque, si el viento entra en el garaje y la casa, puede causar daños estructurales peligrosos y costosos.
  • Llena con agua la bañera y otros recipientes grandes para asegurarte el suministro de agua para propósitos sanitarios, tales como la limpieza y la descarga de inodoros. No se debería usar esta agua para beber.
  • Ten designado en tu casa un "lugar seguro" donde tu familia pueda reunirse durante un huracán. El sitio que escojas no debe tener ventanas, tragaluces o puertas de vidrio y debe estar fuera de la trayectoria de las aguas de inundación (¡no en el sótano!). En una casa de dos pisos, vayan a un cuarto interior del primer piso, como un baño, un clóset o un pasillo.
  • Guarda los objetos de valor (papeles importantes, joyas, fotografías de familia, etc) en cajas o bolsas impermeables. Manténlos en un lugar seguro y lo más elevado posible para evitar daños si le sigue una inundación al huracán.

FUENTES Y OTROS RECURSOS

Conocidos por la amenazante nube en forma de embudo que se aproxima en la distancia, los tornados pueden predecirse con cierta antelación o aparecer de improviso y desatar en segundos su increíble fuerza destructora. Aunque pueden formarse en cualquier estado, son más comunes al este de las Montañas Rocosas y suelen viajar del suroeste al noreste. Planificar y practicar específicamente cómo y dónde te refugiarás ante una amenaza de tornado, puede salvarte la vida. Ten en cuenta:

  • Los sótanos para tormentas y los "cuartos seguros" diseñados para emergencias brindan la mejor protección.
  • Si no tienes sótano, ve al centro de un cuarto interior, clóset o pasillo en el nivel más bajo de tu hogar manteniéndote lo más alejado posible de las ventanas, puertas, esquinas y paredes exteriores. Pon tantas paredes como sea posible entre tu y el exterior. Manténte a ras de suelo y usa los brazos para protegerte la cabeza y el cuello. No abras las ventanas. 
  • Los vehículos, remolques o casas móviles no brindan buena protección. Si es posible, diríjete rápidamente a un edificio con cimientos sólidos.
  • Asegúrate de tener acceso a una Radio Meteorológica NOAA. Si hay una advertencia severa de tornado en tu área, este tipo de radio se enciende automáticamente y te avisará con pitidos y sirenas incluso si no hay electricidad (asegúrate de que funcione también con pilas si se va la electricidad).

FUENTES Y OTROS RECURSOS

Las inundaciones son el desastre natural más común en Estados Unidos y, aunque algunas veces pueden predecirse con antelación, otras veces ocurren rápidamente y tienen efectos  devastadores. Sigue estas precauciones básicas si vives en un área con un alto riesgo de inundación.

  • Manténte lo más informado posible y conoce los riesgos de inundación en tu área. Si no estás seguro, llama a la oficina local de la Cruz Roja o al organismo encargado del manejo de emergencias en tu localidad.
  • Si vives en una zona con alto riesgo de inundaciones, eleva la caldera, el calentador de agua y el panel eléctrico de tu hogar y sella las paredes del sótano con un compuesto a prueba de agua.
  • Considera instalar válvulas de retención para evitar que el agua de la inundación entre en las tuberías de tu hogar.
  • Ten guardadas en un lugar seguro instrucciones escritas de cómo desconectar la electricidad, el gas y el agua si las autoridades te aconsejan hacerlo. Recuerda que sólo un especialista está autorizado para volver a conectar el servicio de gas natural.
  • Ten en casa o en el garaje varios contenedores de plástico de distintos tamaños (guárdalos uno dentro de otro para ahorrar espacio). Te resultaran muy útiles si hay una inundación repentina para guardar objetos de valor que quieras mantener secos y para llenarlos con agua potable.
  • El moho es una de las consecuencias más comunes tras una inundación y puede causar problemas de salud graves (especialmente respiratorios). La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos ha elaborado un extenso folleto (en inglés) con instrucciones para limpiar tu hogar tras una inundación.
  • Si hay una inundación, la regla de oro es ir inmediatamente a tierras más altas y mantenerse lejos del agua. No olvides que incluso en aguas poco profundas, las corrientes pueden ser mucho más fuertes y peligrosas de lo que parecen a simple vista. No trates nunca de caminar, nadar o manejar a través de dichas aguas rápidas. Hay peligro de electrocutarse si existiera un cable caído debido a la tormenta.
  • Recuerda que la mayoría de los seguros de vivienda no cubren los daños por inundación. Habla con tu agente de seguros sobre tu póliza y considera si necesitas cobertura adicional.

FUENTES Y OTROS RECURSOS

De acuerdo a las últimas estadísticas disponibles, más de 1 millón de acres de bosques arden cada año en Estados Unidos. Si vives cerca de un lugar donde abunden árboles y plantas que puedan incendiarse fácilmente, toma las siguientes precauciones en casa y en los alrededores de tu vivienda:

  • Instala detectores de humo y de monóxido de carbono en cada nivel de tu vivienda, especialmente cerca de los dormitorios. Pruébalos todos los meses y cambia las baterías al menos una vez al año.
  • Asegúrate de que las escaleras de incendios y el acceso a ellas estén siempre despejados.
  • Enseña a cada persona de la familia cómo se usa el extinguidor de incendios (tipo ABC) y muéstrales dónde está guardado.
  • Planta árboles y arbustos resistentes al fuego y que, si hay un incendio, ayuden a contenerlo en lugar de alimentarlo. Por ejemplo, los árboles de madera dura son menos inflamables que los pinos, los de hojas perennes, los eucaliptos o los abetos.
  • Utiliza materiales no combustibles o resistentes al fuego en el techo y en la estructura externa de la vivienda. Limpia el techo y las alcantarillas regularmente. También puedes considerar utilizar un retardador de llamas para tratar la madera o productos combustibles que se encuentran en los techos, metal de revestimiento exterior de la vivienda, balcones o terrazas de madera y bordes decorativos exteriores. Asegúrate de que cuente con la certificación del Underwriters Laboratories, Inc. (“UL-listed”)
  • Inspecciona las chimeneas periódicamente y límpialas una vez al año. Manten los reguladores de tiro en buen estado. Poda las ramas de los árboles y los arbustos a 15 pies del tubo o salida de la chimenea.
  • Consigue una escalera de mano que llegue al techo y ten localizados artículos domésticos que puedan utilizarse para combatir el fuego, como un rastrillo, hacha, sierra de mano o motosierra, un cubo y una pala.
  • Identifica una fuente de agua externa adecuada como un estanque pequeño, una cisterna, un pozo, una piscina o una boca de riego. Ten también una manguera de jardín lo suficientemente larga como para alcanzar cualquier área de la vivienda y otras estructuras de la propiedad.
  • Crea una zona de seguridad alrededor de tu hogar de entre 30 y 100 pies.

FUENTES Y OTROS RECURSOS

Guía de preparación ciudadana de FEMA ¿Está listo?

FEMA (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias) tiene disponible en español una guía detallada con información práctica sobre cómo prepararse ante cualquier desastre. Además de la información sobre la mayoría de los desastres naturales y tecnológicos, se incluyen nuevos capítulos sobre “Los animales en un desastre”, “Calor extremo (ola de calor)”, “Derrumbes de tierra y flujo de escombros (deslizamiento de lodo)”, “Escasez de agua de emergencia” e información nueva y actualizada sobre el terrorismo. Se puede bajar esta guía completa aquí. (PDF)

Información en español para las personas de más edad

El Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU., con el asesoramiento de AARP, la Cruz Roja Estadounidense y la Organización Nacional sobre Discapacidad (NOD), ha elaborado un interesante folleto informativo para ayudar a las personas de más edad a estar preparadas ante cualquier desastre. Lo puedes descargar gratis y en español aquí.

Cristina Mella es una experta en decoración y estilo de vida, que escribe columnas especializadas en el hogar en su sitio web cristinamella.com.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto