Skip to content
 

Cómo limpiar y evitar las alergias de primavera

Claves para mantener el hogar limpio y sin humedad.

sala con muebles de mimbre: abra su casa a la primavera sin las alergias

Foto: Per Magnus Persson/Getty Images

Crea un rincón primaveral con un par de sillones de mimbre y unos cojines de colores alegres.

Seguro que si abres el clóset y echas un rápido vistazo a tu ropa de primavera, verás colores vivos, estampados alegres y telas ligeras. ¿Por qué no llevar ese mismo look a tu hogar? Tengo tres consejos para que abras tu casa a la primavera pero sin dejar paso a las incómodas alergias tan típicas de esta temporada.

1. Respira mejor

En esta época del año somos muchos los que sufrimos de alergias, y por eso es tan importante reducir al mínimo la presencia de alérgenos como el polen, la caspa de los animales, los ácaros del polvo y el moho. Recuerda que la clave está en mantener limpio y fresco el hogar, y sin excesiva humedad. Sigue estos consejos para respirar y sentirte mejor:

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

  • Los días en que la presencia de polen sea muy elevada, no dejes las ventanas abiertas y, si es posible, pon el aire acondicionado para refrescar el ambiente y mantener el nivel de humedad adecuado (alrededor del 40 %). Recuerda cambiar el filtro del aire acondicionado cada año. Si vives en un lugar caluroso, recuerda cambiar el filtro cada tres meses.
  • Si eres alérgico al polen, acostumbra lavarte las manos y cambiarte de ropa y zapatos en cuanto llegues de la calle para evitar propagar el polen por la casa. Si tienes un animal doméstico, cepíllalo también antes de entrar en casa.
  • Pasa la aspiradora una o dos veces por semana prestando especial atención a las alfombras. Usa una aspiradora con un filtro de aire HEPA (del inglés " High Efficiency Particulate Absorbing", o "recogedor de partículas de alta eficiencia"). Este tipo de filtro es capaz de atrapar agentes alérgenos tan pequeños como el polen y los excrementos de los ácaros del polvo y de las cucarachas.
  • Limpia el polvo con frecuencia usando un trapo húmedo que capture el polvo en lugar de dispersarlo con un plumero.
  • Muchos de los alérgenos en nuestro hogar se concentran en el cuarto en el que pasamos más tiempo: el dormitorio. Mi recomendación es que cubras el colchón, el sommier y los edredones y almohadas con cobertores (o covers en inglés) a prueba de los ácaros del polvo. Lava también toda la ropa de cama una vez a la semana en agua caliente a 130º F (54.4º C).

Para obtener más información visita la Academia Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología (AAAAI).

2. Cambia los textiles y quítate un peso de encima

A la hora de decorar, pocos accesorios contribuyen tanto a hacer que un espacio se sienta pesado como los textiles. Si tu sofá, por ejemplo, es de un color oscuro o de una tapicería pesada, piensa en invertir en una funda de sofá de un material ligero que puedas poner y quitar fácilmente al cambiar la temporada. Combínala con cojines de colores alegres y conseguirás un cambio de imagen instantáneo, y por menos de $100. La misma idea puedes aplicarla también al dormitorio. Una nueva funda de edredón en un material suave y ligero refrescará inmediatamente el ambiente o, si tienes guardada en el clóset una de esas colchas de ganchillo tan populares en nuestros países latinos, ¡éste es el momento de sacarla!

A continuación, echa un rápido vistazo a las ventanas. Si conservas algunas cortinas de otros años, que sean claras y de un tejido sedoso o translúcido, úsalas para dar paso a la luz y al aire. O, atrévete a colgar de una ventana uno de los pareos que se usan para ir a la playa.

Otra alternativa sencilla —si no quieres cambiar las cortinas— es simplemente renovar los cordones para atarlas. En tu tienda favorita encontrarás muchas opciones como pequeños arreglos florales o lazos que te servirán para sujetar las cortinas y al mismo tiempo decorar.

El baño te ofrecerá también buenas oportunidades para refrescar el ambiente. Te comparto dos trucos originales y súper económicos.

  • Coloca unas anillas en una toalla de playa de rayas o con un estampado alegre y úsala como cortina para la regadera. ¡Verás qué original queda!
  • Prueba también a usar uno de los vasos decorativos con agujeros para poner los cepillos de dientes y sustituye los cepillos con flores frescas.

3. Deja entrar un pedacito del exterior

Si no tienes acceso a un pequeño patio o a una terraza en casa, prueba esta idea para crear su propio rincón y dejar entrar a la primavera. Te bastará con poner en la ventana, pero por dentro, un macetero con flores similar a los que se cuelgan por fuera de la ventana. Añade un par de sillones de mimbre (encontrarás distintas opciones a buen precio en tiendas de jardín) y cojines de colores alegres y dibujos florales o geométricos. Pon una mesa baja entre las sillas del mismo material, con un jarrón para tus flores favoritas. Te recomiendo que escojas un jarrón de cristal que, además de añadir claridad, deje ver los tallos verdes de las flores. Completa con una alfombra de área que sea ligera e imite hierba o bambú.

Ahora solamente necesitas servirte una bebida fresca, poner tu música favorita y respirar hondo…

Cristina Mella es una experta en decoración y estilo de vida, que escribe columnas especializadas en el hogar en su sitio web cristinamella.com.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto