Skip to content
 

¡Haz que brillen esos objetos en tu hogar!

Guía de limpieza de ventanas, lámparas y muebles.

Persona limpiando un candelabro

Getty Images

Con cada primavera llega el ritual de la limpieza a fondo. Este año te propongo que, además de limpiar, hagas brillar todas esas superficies que reflejan la luz y avivan los colores. Ventanas, lámparas y muebles. Aquí tienes una guía concisa para hacer brillar estos objetos de hogar. Y usaremos limpiadores naturales.

Ventanas

Dicen que las ventanas son los ojos de nuestro hogar, así que en la limpieza de la primavera no puede faltar darles una buena lavada.

Antes de comenzar, realiza una limpieza general. Aspira el alféizar y el marco de la ventana con el accesorio apropiado de la aspiradora. Haz clic para continuar Este paso es importante porque, si no, cualquiera gotita que caiga al limpiar los cristales se convertirá en un barrillo difícil de limpiar.

  • Pantallas o mosquiteras. Prueba a usar cuidadosamente el mismo accesorio de la aspiradora para quitar la suciedad en la pantalla o, si están muy sucias, quita completamente la pantalla de la ventana y límpiala con una mezcla de agua tibia y unas gotitas de jabón para platos. Si vives en una casa, mi consejo es que las pantallas de las ventanas, las pongas en cualquier sitio, el plano y las ventanas con la manguera, asegurándote de que el agua no salga a mucha presión. Ten a mano un cepillo de dientes viejo y mójalo en agua jabonosa para quitar los restos de suciedad atrapados que no desaparezcan con el agua.
  • Vidrios. Pongámonos ahora manos a la obra con los cristales. Por supuesto, siempre tienes la opción de usar cualquiera de los limpiadores que venden para este propósito. Pero, si prefieres una opción natural que no contenga amoníaco, solo tienes que mezclar en una botella de espray partes iguales de agua y vinagre blanco. Escoge un día en que el sol no se refleja directamente en los cristales y rocía con la mezcla de agua y vinagre. Utilizando una esponja suave, frotando el cristal para bien.
  • Cómo secar los vidrios. Para que sequen con brillo, te aconsejo usar las espátulas con filo de goma o los paños de microfibra. Si usas la espátula, seca ambos lados del cristal en direcciones opuestas; el exterior verticalmente y el interior horizontalmente. De este modo verás rápidamente las rayas que a veces quedan al evaporarse el limpiador. Si prefieres un método más tradicional, seca y haz brillar los cristales con papeles de periódico en blanco y negro.

Lámparas

Antes de comenzar, y sin importar si la base de la lámpara sea de metal, cristal, madera o cerámica, desenchúfala por seguridad. Luego, frota cuidadosamente con un paño húmedo (haz un limpiador rápido mezclando agua, vinagre blanco y una gotita de jabón para los platos) y seca con un paño. Si la base es de cobre o de latón, prueba a frotarlas con medio limón en cuya superficie hayas espolvoreado sal de mesa. Limpia a continuación con un paño suave y haz brillar.

Si tienes lámparas o candelabros de cristal, empieza desempolvándolos cuidadosamente. Prueba con un plumero magnético… ¡son fantásticos para atraer el polvo! Limpia a continuación el cristal con un paño húmedo (mezcla a partes iguales agua y vinagre blanco) y seca con un paño de microfibra ya que, además de no dejar pelusa, sirven también para darle brillo.

Para limpiar la pantalla de las lámparas, desempolva con el accesorio adecuado de la aspiradora. Alternativamente, prueba a pasar por toda la superficie de la pantalla un rollo de papel adhesivo.

Quita el polvo y todas las partículas de suciedad. Si tu pantalla es de tela y puede lavarse, llévala a la bañera y lávala cuidadosamente con agua tibia y un jabón para telas delicadas. Finalmente, deja que se seque al aire.

Muebles

Madera. El  limpiador natural ideal para tratar los muebles de madera diariamente, lo puedes hacer fácilmente con ingredientes que seguro tienes en casa. Combina en una botella de espray partes iguales de agua y vinagre blanco y añade una cucharada de aceite de oliva. Mezcla bien y rocía sobre un paño suave. Aplica con el paño sobre el mueble, asegurándote de llegar a cada rincón. Si tras limpiar tus muebles de madera quieres que se vean bien nutridos y brillantes, haz un “aderezo”, mezclando una taza de aceite de oliva (o aceite de coco) con cuatro cucharadas de vinagre blanco y un par de cucharaditas de jugo de limón. Mezcla en una botella con espray y rocía una pequeña cantidad en un paño suave. Frota sobre la madera usando movimientos circulares y saca brillo con un paño seco de microfibra.

Acrílicos y plexiglass. Debido a que este tipo de muebles se raya fácilmente, lo mejor es empezar quitándoles el polvo con un plumero magnético. Mezcla a continuación dos tazas de agua con un par de gotas de detergente para platos y limpia suavemente con un paño. Seca a continuación con otro paño seco, preferiblemente de microfibra (no uses papel toalla porque puede rayar el mueble).

Tapicerías. Empieza por aspirar la tapicería con el accesorio de la aspiradora apropiado. Para refrescar la tela y eliminar olores, prueba a espolvorear un poco de bicarbonato y deja actuar al menos media hora. Vuelve a aspirar y… ¡verás que diferencia! Si ves alguna mancha en la tapicería, te aconsejo humedecerla usando el vapor de una plancha. Limpia a continuación con una mezcla de agua y un jabón para prendas delicadas. Intenta no empapar la tela y frota suavemente. Para absorber el exceso de humedad, pon encima un paño seco.

Piel. Aspira con el accesorio adecuado de la aspiradora y pasa un paño ligeramente húmedo (casi seco) por toda la superficie. Para nutrir la piel, mezcla dos partes de aceite (preferiblemente aceite de linaza o de coco) con una parte de vinagre blanco. Moja una esquina de un paño seco en la mezcla y frota suavemente. Deja actuar unos minutos y saca brillo con un paño seco.


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO