Skip to content
 

5 estrategias para preparar una fiesta a la canasta

De las invitaciones al menú y la mesa, organiza una celebración cuidando cada detalle.

Grupo de personas comiendo en la mesa

Lumina/Stocksy

Organiza tu fiesta tomando en cuenta todas las partes de un todo, pero designa la mayoría de las tareas.

Me encanta organizar fiestas a la canasta o estilo potluck. Como cada invitado trae un plato, puedes concentrarte en la organización de la fiesta, y así convertirla en una celebración. Con las festividades a la vuelta de la esquina, te comparto cinco estrategias para organizar una cena a la canasta de la que disfrutarán tus invitados y, por supuesto, tú.

Para empezar

Envía tus invitaciones al menos tres semanas antes de la fiesta y asigna un plato o bebida a cada invitado. De este modo te asegurarás de tener suficiente variedad de aperitivos, ensaladas, entradas y postres. Con frecuencia el anfitrión aporta las bebidas o puedes pedir a cada invitado que traiga también lo que le guste beber. En estas épocas puedes enviar tus invitaciones por correo electrónico o utilizar un sitio de invitaciones en línea y dar acceso a tus invitados a una lista común en la que cada uno indicará lo que planea traer a la fiesta.

Ideas para decorar la mesa

Ya que tus invitados aportarán la mayor parte de la comida, concéntrate en la mesa. Empieza por cubrir la mesa con un mantel en los colores típicos de estas fiestas. Una combinación que me encanta es el mantel en un color rojizo y un camino de mesa en tonos dorados o plateados. Escoge las servilletas de tela en una combinación de estos colores. Apila a continuación platos de dos tamaños en uno de los extremos de la mesa (o, si tienes muchos invitados y una mesa muy larga, apila los platos en ambos extremos). Pon también en el extremo de la mesa las servilletas enrolladas con un servicio de cubiertos dentro. ¿Quieres probar una idea divertida? Busca en las tiendas que venden decoraciones navideñas pequeños calcetines con decoraciones de fiesta y pon en su interior cada servicio de cubiertos.

Pon unas fuentes decorativas e incluso un par de platos o fuentes con dos o tres niveles (tipo fruteros). Estos resultan ideales para presentar algunos aperitivos y los dulces individuales.

A la hora de decorar la mesa, mi opción favorita son los cilindros de cristal en varias alturas. Prueba a poner en su interior velas, bolas de Navidad, piñas de piñones decoradas con pintura en espray dorada o plateada, bayas artificiales o simples hilos luminosos de los que funcionan con pilas (string lights).

Si en el comedor hay una  lámpara colgante tipo chandelier, prueba a colgar de los “brazos” bolas de Navidad de un solo color. Usa hilo de nylon transparente y cuelga las bolas a distintas alturas.

Designa un espacio para las bebidas

Pon una estación de bebidas en una mesa pequeña cubierta con un mantel en los colores típicos de la fiesta (evita el blanco). Sitúa la mesa contra la pared en un área fácilmente accesible pero que no sea de paso. Si lo prefieres, despeja la parte superior de uno de los muebles que tengas en la sala o el comedor y pon encima una bandeja para las bebidas. En el lado izquierdo, organiza copas de vino y vasos bajos para cóctel. Pon a su lado unas cuantas servilletas de papel y una cubeta para el hielo. Reserva el lado derecho para las botellas y para las bebidas ya mezcladas que vayas a servir, como una jarra de limonada o algún otro jugo de frutas. En mis fiestas navideñas, me gusta incluir una jarra de sangría y, en una cubeta con hielo, una botella con coquito.

Añade también en la mesa unos cuantos tapones para botellas (bottle toppers) y algunos de los pequeños anillos con decoraciones navideñas que venden para identificar las copas de vino de cada invitado.

En el baño

No te olvides de añadir unos cuantos toques festivos en el baño de invitados. Quita todo lo que no debería estar a la vista (como cepillos de dientes) y deja en el lavamanos solo un jabón líquido en una botella decorativa (en estas fechas los encuentras en envases que ensalzan la ocasión). Pon al lado del lavamanos o encima del inodoro una cesta o una bandeja con pequeñas toallas enrolladas (si prefieres, en colores navideños). Añade crema para las manos y un pequeño espray ambientador. Aunque algunos prefieren poner toallas de papel para los invitados, yo prefiero usarlas de tela para evitar que las de papel acaben en el inodoro y lo atasquen. Si te queda espacio en un lado del lavamanos pon un jarrón con ramas secas blancas o de bayas.

Otro detalle que me encanta usar es un cordón o hilo de pequeñas luces alrededor del espejo y, si tienes cortinas en la ducha, cuelga de cada gancho una pequeña bolita de Navidad… ¡luce súper bello!

Comida sobrante y regalos

Parte de mi estrategia al organizar una fiesta a la canasta es pensar también en el final, cuando los invitados se aprestan a marcharse.

  • Prepara pequeños contenedores en los que cada invitado pueda llevarse, si quiere, algún restante de la cena para disfrutarlos al día siguiente. Mis contenedores favoritos son las cajitas como las que se usan para comida china. Las encontrarás por poco dinero en diferentes diseños, colores y tamaños, aunque solo tienes que atar un lazo rojo o dorado a su alrededor para que se vean de fiesta.
  • Me gusta despedir a mis invitados con un regalito. Este año planeo comprar en la licorería una botella pequeñita de ron (tamaño miniatura) por invitado. Vaciaré el ron en otra botella grande y llenaré cada botellita con mi famoso coquito. Un lazo alrededor y ¡listo!

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO