Skip to content
 

¿Necesitas adaptar un dormitorio para una persona mayor?

Consejos para diseñar un cuarto cómodo, seguro… ¡y bello!

Cómo adaptar un dormitorio para una persona mayor - Habitación de una casa en perspectiva

Trinette Reed Photography/Stocksy

El dormitorio es nuestro refugio más íntimo, un lugar donde descansar, relajarnos y renovar energías. A medida que nos vamos haciendo mayores, es fundamental que este espacio se adapte también a nuestras necesidades cambiantes. Aquí tienes mis consejos para diseñar un dormitorio cómodo, seguro… ¡y bello!

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Solo lo necesario

Mantener el dormitorio despejado y con solo los muebles y accesorios necesarios es mi primera regla de oro. Cuando la persona que va a usar el espacio es de edad avanzada o necesita de algún apoyo para caminar, es imprescindible eliminar todo lo que pueda ser un obstáculo o provocar golpes, tropiezos y caídas. Por ello, asegúrate de tener justo los muebles que necesitas y de dejar suficiente espacio entre ellos para poder andar alrededor cómodamente o con la ayuda de un bastón o andador.

Presta atención al piso del cuarto: es esencial que no resulte resbaladizo y mantenerlo despejado, seco y libre de obstáculos. Mi recomendación es quitar cualquier alfombra suelta pero, si decides mantenerlas, asegúrate de poner en el reverso de la alfombra una lámina de caucho antideslizante.

Atención a la cama

Entre los muebles del dormitorio, la cama es la estrella. Escógela de la altura apropiada para la persona que vaya a usarla, comprobando que no sea ni muy alta ni muy baja. La recomendación de la agencia gubernamental que regula la Ley para Personas con Discapacidades (ADA) es que no sea más baja de 17 pulgadas ni más alta de 23 pulgadas. Si la persona que va a usar el dormitorio está en una silla de ruedas, la cama no debe ser más alta de 20 pulgadas. Te aconsejo también que elimines cualquier textil o ropa de cama que cuelgue por los lados hasta rozar el piso. Además de acumular suciedad y polvo, es fácil tropezarse con ellos.

Mesitas de noche con espacio para todo

Si tienes el espacio, escoge un modelo más bien grande que permita poner encima, además de una lámpara, todo lo que se necesite tener a mano; desde los lentes y el teléfono a un tarro de crema o un vaso de agua. Y hablando de teléfonos… tener acceso a ayuda inmediata cuando se necesita es una prioridad entre las personas de más edad, así que mi recomendación es que tengas en la mesita de noche un teléfono con una línea tradicional en lugar de celular. De este modo no tendrás que preocuparte de que esté siempre cargado.

En cuanto a las lámparas, me gustan especialmente las que se encienden y apagan fácilmente con solo tocar suavemente la base o incluso con una palmada…. ¡ideal para tener luz de inmediato cuando uno se levanta entre noche! Además, recomiendo que pongas una lamparilla de noche iluminando el camino hacia el baño. Mi modelo favorito son las que incluyen un sensor que hace que se prendan automáticamente cuando detectan oscuridad.

Asegúrate también de que en el dormitorio haya un detector de humos y de monóxido de carbono (¡recuerda cambiar las baterías cada estación!). Si la persona mayor que vaya a ocupar el dormitorio tiene problemas de audición, escoge un modelo en el que la alarma vaya acompañada de una luz que parpadee.

Añade una silla o sillón

Una silla o sillón cómodo y sólido es otro mueble que siempre recomiendo para el dormitorio de las personas mayores, ya que pueden precisar estar sentados para vestirse o desvestirse. Escoge un modelo con brazos para poder apoyarse y que resulte más cómodo sentarse y levantarse. Procura también que la silla o el sillón sea de la altura adecuada y permita que los pies estén firmemente apoyados en el piso.

Armarios accesibles

A la hora de organizar el armario para una persona mayor o si cuentas con un gavetero en el dormitorio, asegúrate de poner a la mano lo que se vaya a usar con más frecuencia, dejando las baldas o cajones superiores e inferiores para lo que no se use a diario. Es también muy importante que el armario esté bien iluminado. Instala una luz fácil de encender y apagar en el techo del armario o pon en puntos estratégicos luces individuales de las que se adhieren a cualquier superficie y funcionan con pilas. Sustituye también los tiradores redondos de las puertas por manijas en forma de palanca…. son más fáciles en las manos de las personas mayores que sufren de artrosis o rigidez.

Si tienes un gavetero en el cuarto, asegúrate de que esté anclado a la pared de un modo seguro ya que las personas de más edad tienden a apoyarse más en los muebles. Comprueba, igualmente, que los cajones se deslicen fácil y suavemente por sus raíles.

Seguro…. ¡y bello!

Además de sentirse cómodo y seguro, es importante que el cuarto se vea bello y acogedor. Con el paso del tiempo nuestros ojos necesitan más luz para distinguir los colores, así que mi recomendación es que combines tonos cálidos para crear contrastes decorativos. ¿Una de mis combinaciones favoritas para el dormitorio?  Tonos madera combinados con amarillo y blanco.

Los textiles (desde la ropa de cama hasta los cojines, las tapicerías y las cortinas) te ofrecen también una gran oportunidad para crear un espacio acogedor. Escoge siempre que puedas materiales suaves de fibras naturales y combina colores y estampados que te gusten. ¿La última moda? Verdes refrescantes con diseños de hojas de banana.

Y no te olvides del poder de las fotografías. Varias fotos enmarcadas personalizarán inmediatamente una pared. Si las fotos son de los hijos o de los nietos, seguro que iluminarán el espacio… ¡y el ánimo!

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto