Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

¿Una cocina que huele mal? 6 maneras de eliminar olores fuertes

El olor de algunas comidas puede impregnarse y durar por mucho tiempo.

Persona corta una cebolla

Getty Images

In English | Sucede con el pescado, el tocino, el ajo, el curry… al parecer algunas comidas, a veces las más sabrosas, pueden acabar con el ambiente fresco de tu cocina.

Una cosa es que huela cuando estás cocinando, y otra es que el olor no desaparezca después de horas —o incluso días—, puede llegar a ser desagradable. ¿La buena noticia? No tienes por qué dejar de cocinar esas comidas con olores fuertes; solo tienes que ajustar la rutina que sigues para limpiar. Hay maneras simples de eliminar esos olores intensos y, generalmente, eso se consigue con productos que probablemente ya tengas en casa.

A continuación, te presentamos algunos consejos que nos han dado expertos en limpieza y chefs.

1. El vinagre es tu aliado

El vinagre es la solución natural perfecta para la limpieza; en este caso, puede ayudar a eliminar cualquier olor desagradable.

“Si el olor a pescado se impregna a la sartén y a los utensilios que has utilizado para cocinar el pescado, lávalos con agua y vinagre”, dice Leanne Stapf, jefa de operaciones de The Cleaning Authority, un servicio de limpieza a domicilio.

Puedes usar una mezcla de vinagre con jugo de limón para limpiar las superficies que entraron en contacto con los alimentos que preparaste, por ejemplo, casi todas las encimeras (asegúrate de hacer la prueba primero solo en una parte) o fogones.

El vinagre también neutraliza los malos olores que quedan en el ambiente. Lauren Bowen, directora de operaciones de la franquicia en Two Maids & A Mop, recomienda poner una olla o una cacerola con una taza de agua y tres cucharadas de vinagre a hervir durante varios minutos, y dejar que el vapor se vaya repartiendo por toda la cocina. Cuando se vaya absorbiendo el vapor en el ambiente, desaparecerá ese mal olor.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


2. Aromatiza

A pesar de que neutraliza, el vinagre en sí tiene un olor intenso; si prefieres algo un poco más aromático, tienes varias opciones.

Puedes perfumar tu cocina con un placentero olor a canela al llenar una olla con tres tazas de vinagre, una de agua y un puñado de canela en rama, y dejar que hierva a fuego lento unas horas. El vinagre absorberá los aromas fuertes mientras que la canela desprenderá su propio agradable aroma.

Si usas la misma olla que usaste para cocinar alimentos de olores fuertes, este truco conseguirá un ambiente fresco y “se encargará de los aceites y olores que queden en la misma olla”, explica Bowen.

Según Mila Furman, chef privada y proveedora de catering en Chicago, es importante tener en cuenta que también puedes cambiar el vinagre por agua u otras sustancias aromáticas.

Furman recomienda poner a hervir tres tazas de agua, un limón entero cortado en rodajas y una rama de canela durante 30 minutos. “En el peor de los casos, puedes usar canela en polvo e incluso naranjas y limas”, añade Furman.

Si tienes hojas de menta fresca a la mano, también te irán bien.

¿Tienes prisa? Rociar aceites esenciales también purifica el aire. “Unas gotas de hierba de limón, jengibre o cítricos ayudarán a neutralizar", dice Furman.

3. Prepara una taza de café

Hay un motivo por el cual te dan granos de café para que los huelas entre muestra y muestra de perfume: se cree que ese olor te ayuda a reajustar el sentido del olfato. Puede aplicarse un método parecido en esta situación. “Poner en un bol granos de café sin moler en la cocina neutralizará el intenso olor a curry”, explica Bowen.

Si quieres ir un poco más lejos, sigue todo el proceso de preparar una taza de café, incluido moler los granos y preparar café, explica Bowen. Esto debe servir también para atenuar los otros olores como, por ejemplo, el del tocino o del ajo.

4. Un toque de vainilla hace milagros

Si la culpa la tiene el horno, la solución es usar un poco de vainilla. Esto es algo que generalmente hacen los agentes inmobiliarios para que una casa huela bien antes de enseñarla.

“Es tan sencillo como usar una taza de agua (en una taza apta para el horno), añadirle de tres a cuatro gotas de esencia de vainilla y dejar que se vaya calentando poco a poco en el horno. En unos minutos, el horno va a empezar a oler a limpio”, dice Stapf.

La temperatura del horno no puede pasar de 300 grados como máximo.

5. Deja circular el aire fresco

Este consejo puede parecer obvio, pero no es algo que se les ocurra a muchas personas antes de ponerse a preparar una comida. A menos que lo impida el tiempo, abre las ventanas que haya cerca antes de empezar a cocinar alimentos de olores fuertes. Esto hará que circule el aire y que se vaya parte de esos malos olores.

“Incluso unas grietas pequeñas harán que el aire circule mejor que si todas las ventanas estuviesen totalmente cerradas”, explica Stapf.

6. Fíjate en lo que hay en el piso

Puede que las alfombras o las alfombrillas del piso nos hagan estar más cómodos cuando cocinamos de pie; no obstante, estos tejidos suelen absorber los olores de los alimentos que cocinamos. Si tu cocina sigue oliendo mal, igual te conviene limpiar la alfombra del piso.

Algunas alfombras pueden lavarse a máquina o limpiarse con un paño. Para las que no se pueden lavar, hay una solución fácil: “espolvorea bicarbonato de sodio por encima de la alfombra y déjalo actuar toda la noche”, aconseja Stapf. “Por la mañana, pasa la aspiradora para retirar el bicarbonato y no habrá ni rastro del olor a comida de la noche anterior en la alfombra”.

Samantha Lande es una colaboradora que se especializa en temas de comida, salud e historias de interés humano en diversas publicaciones nacionales. Se ha publicado su trabajo en Real Simple, Allrecipes y Food Network, entre otros.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.