Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Cómo preparar y conservar el chili

Este plato reconfortante de invierno satisface a una multitud, además se congela bien.

Chili con carne con cilantro y crema agria en una cuchara

Westend61/Getty Images

In English | No hay nada como un plato sustancioso de chili cuando empieza a bajar la temperatura. Pero el chili es una comida que no solo sirve para calentarte: es barata, puede estar llena de frijoles repletos de fibra y rinde lo suficiente para varias comidas.

Una vez que tengas una receta básica de chili, te será fácil darle un toque personal con nuevas especias, distintos frijoles y una carne (o no) a tu gusto. Es uno de los platos más versátiles que hay. Experimenta con los aderezos, que pueden incluir desde queso y crema agria, hasta cilantro, cebollines o incluso chips de tortilla desmenuzados.

Sea que lo prepares una tarde entera de domingo o que lo hagas por adelantado para comer más tarde en la semana, el chili por lo general se cocina en grandes cantidades y es ideal para mucha gente o para otro momento. Se congela sin problemas, en particular si lo conservas correctamente, y es una excelente comida para descongelar cuando estás demasiado cansado para cocinar o para llevarle a un amigo necesitado.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Refrigéralo dentro de las dos horas de servirlo para no arriesgarte a que crezcan las bacterias que aparecen cuando se deja a temperatura ambiente durante largo tiempo. Guárdalo en el refrigerador en un envase hermético (la mayoría de los recipientes de buena calidad para conservar alimentos sirven) y cómelo dentro de tres a cinco días.

Para alargar la conservación del chili, la mayoría de los chefs recomiendan congelarlo en una simple bolsa plástica con cremallera. Asegúrate primero de que el chili esté enfriado para que no derrita la bolsa. Quita el aire de la bolsa y colócala bien plana en el congelador para que no ocupe mucho espacio. Congela toda la cantidad que cocinaste; o bien, divide en porciones individuales para que no tengas que volver a calentar todo. Debería durar de cuatro a seis meses en el congelador.

Aquí te presentamos a tres chefs que comparten sus consejos y recetas favoritas, y revelan los ingredientes secretos que utilizan para darle una chispa de sabor.

Christian Eckmann a la izquierda y una imagen de chili con carne a la derecha

Cortesía de Christian Eckmann

Versión clásica

El chef ejecutivo Christian Eckmann de Bub City, un restaurante de barbacoa en Chicago, prepara un chili tradicional sustancioso. Él utiliza pecho de res, pero también son ideales otras carnes como carne asada, filete, tocino o carne de cerdo desmenuzada.

¿Cuál es su consejo para un buen chili? No te sientas presionado a seguir estrictamente la receta de las especias. "Cuando prepares la mezcla de especias, guíate por la nariz. Si hay algo que te gusta, agrégalo un poco más. Si hay algún ingrediente que no te encanta, úsalo menos u omítelo", dice.

Lo mismo se aplica a los frijoles en el chili. No te limites solo a los frijoles rojos. Si no te gustan o prefieres variedad, sustitúyelos por los frijoles cannellini o atrévete con los garbanzos para conseguir una textura más firme.

Asegúrate de cocinar en grandes cantidades para comerlo durante varios días. “El chili es una de esas comidas que sabe mejor al día siguiente y, aunque es perfecto como plato principal, también sirve de excelente condimento para los macarrones gratinados con queso, perritos calientes o hamburguesas”, explica Eckmann.

Chili ahumado de doble carne

Rinde alrededor de 1/2 galón; 6 porciones

Ingredientes:

●      1 1/2 libras de carne molida (mezcla 80/20)

●      1 cucharada de jalapeño, picado fino, sin semillas

●      2 dientes grandes de ajo fresco, machacado y picado

●      3 tazas de tomates triturados con jugo, frescos o enlatados

●      3 tazas de frijoles rojos, frescos o enlatados

●      1 cucharada de chipotle en adobo

●      3/4 taza de pecho de res ahumada, cortada en pedazos de 1/2 pulgada

●      1/2 cucharada de sal kosher

●      Mezcla de especias

●      1 cucharadita de comino en polvo

●      1 cucharadita de cilantro en polvo

●      1 1/2 cucharaditas de chile oscuro en polvo

●      1/2 cucharadita de pimienta cayena en polvo

●      1 cucharadita de cebolla en polvo

●      1 cucharadita de ajo en polvo

●      1 cucharadita de azúcar

●      2 cucharaditas de pimienta negra

●      1 cucharadita de sal kosher

Puedes usar una mezcla magra de carne de res, bisonte o pavo, pero convendría agregar un poco de aceite de semilla en la sartén para sofreír las cebollas, el ajo y el jalapeño.

Instrucciones:

Para preparar la mezcla de especias, combina todos los ingredientes y déjala a un lado. Calienta una olla ancha y gruesa a temperatura media a alta. Divide la carne molida en medallones gruesos y saltea estos medallones en la olla. Saltea en tandas para que se doren bien de cada lado. Retira la carne molida y colócala en una fuente redonda aparte. No descartes la grasa de la olla. Reduce la temperatura a media y sofríe las cebollas, el ajo y el jalapeño en la grasa de la carne. Sofríe hasta que las cebollas comiencen a caramelizarse y se doren. Incorpora la carne molida soasada a la olla y sepárala con una cuchara o espátula. Agrega la mezcla de especias y revuelve para combinar todo. Agrega los frijoles rojos, los tomates triturados y el chipotle en adobo. Hierve a fuego lento y cocínalo lentamente durante 30 minutos. Agrega el pecho de res ahumado para calentarlo. Cocina otros 10 minutos más. Pruébalo y condiméntalo más si es necesario. Sirve el chili con crema agria, cebollines, jalapeños frescos y queso cheddar.

Jamie Gwen junto a un plato con Chili

Cortesía de Jamie Gwen

Chili de la semana

Con frecuencia se considera que el chili es una receta laboriosa ya que la gente suele prepararlo el domingo cuando tiene más tiempo. Pero en realidad es bastante fácil de preparar durante la semana también. Jamie Gwen, la famosa chef y autora de libros de cocina, utiliza un frasco de salsa en su chili para realzar rápidamente el sabor.

Sin embargo, la clave de un buen chili suelen ser las especias y Gwen tiene un consejo:

"Calienta las especias antes de cocinar", dice ella. Hazlo salteando las especias en una sartén seca a temperatura media hasta que se desprenda el aroma. "Si bien las especias son naturalmente aromáticas, el calor realmente despierta los aceites aromáticos", señala.

Chili de la semana de la chef Jamie Gwen

Rinde 4 porciones

Ingredientes:

●      4 cucharadas de aceite de oliva

●      1 libra de carne molida a elección (res, pavo o pollo)

●      1 cebolla amarilla dulce, picada

●      2 dientes de ajo, picados

●      2 cucharadas de chile en polvo

●      1 cucharadita de comino molido

●      1 cucharadita de paprika ahumada

●      1/2 cucharadita de canela molida

●      1 frasco de 16 onzas de tu salsa favorita

●      1 lata de 4 onzas de chiles verdes picados

●      1 taza de caldo bajo en sodio de carne de res, pollo o verdura

●      2 tazas de frijoles blancos, negros o pintos enlatados, enjuagados y escurridos

●      Sal y pimienta recién molida

●      1 cucharadita de azúcar granulada

●      Cilantro fresco u hojas de perejil

●      Chips de tortilla, tortillas o arroz cocido

Instrucciones:

Calienta 2 cucharadas de aceite de oliva en una olla grande a temperatura alta. Agrega la carne molida y cocina hasta dorarla por completo; revuelve con frecuencia. Retira la carne y escurre la olla. Agrega el resto del aceite de oliva y las cebollas y saltea las cebollas, revolviendo con frecuencia, hasta que estén tiernas y doradas, durante unos 5 minutos. Agrega el ajo, chile en polvo, comino, paprika y canela, y cocina todo durante 1 minuto. Incorpora la carne molida a la olla junto con la salsa, los chiles verdes picados y el caldo. Sazona con sal, pimienta y azúcar y cocina durante 20 minutos para que se mezclen todos los sabores. Agrega los frijoles y cocina otros 10 minutos más. Agrega el cilantro o las hojas de perejil justo antes de servir.

Acompaña el chili con chips de tortilla, para comer como si fuera una salsa, o sobre arroz o con tortillas clientes.

Christina Pirello y un plato de chili vegetariano

Cortesía de Christina Pirello

Versión vegana

El chili es un plato abundante y algunos piensan que automáticamente incluye carne. Pero es fácil crear un bol delicioso y sustancioso sin carne.

Esta versión, de la chef Christina Pirello, conductora del programa de cocina Christina Cooks en PBS, utiliza muchas verduras, quinua y frijoles negros.

"Está repleto de proteínas por la quinua y los frijoles; es picante y delicioso, lo cual estimula la circulación; y como está cargado de verduras, es rico en antioxidantes", explica ella.

Un ingrediente secreto de muchas de sus recetas de chili es el chocolate negro. "Le imprime el sabor de la salsa mole a cualquier chili". Otros chefs agregan un toque de café expreso o café percolado para darle complejidad y profundidad a la receta.

Chili de quinua

Rinde de 3 a 4 porciones

Ingredientes:

●      2 cucharadas de aceite de oliva extravirgen o aceite de aguacate

●      3 dientes de ajo fresco, picados

●      1 cebolla roja, picada

●      1 jalapeño, picado, con semillas y venas

●      Sal marina

●      Hojuelas de pimienta roja trituradas

●      Paprika ahumada

●      2 ramas de apio, picadas

●      1 zanahoria mediana, picada

●      1 pimiento rojo, sin semillas, picado

●      1 lata (14 onzas) de tomates en cubos

●      2 cucharadas de pasta de tomate

●      2 onzas de chocolate negro no lácteo

●      1/2 taza de quinua, bien enjuagada

●      1 lata (14 onzas) de frijoles negros orgánicos, escurridos y bien enjuagados

●      2-3 ramitas de perejil fresco de hoja plana, picadas en trozos grandes

Instrucciones:

Combina el aceite, el ajo, la cebolla y el jalapeño en una olla para sopa a temperatura media. Cuando comiencen a crepitar las cebollas, agrega una pizca de sal, las hojuelas de pimienta roja trituradas y la paprika ahumada. Saltea durante 2 o 3 minutos. Incorpora el apio y una pizca de sal y sofríe durante 1 minuto. Incorpora la zanahoria y una pizca de sal y sofríe durante 1 minuto. Incorpora la pimienta y una pizca de sal y sofríe durante 1 minuto. Agrega los tomates, la pasta de tomate, el chocolate, la quinua y los frijoles y revuelve bien. Agrega 1 1/2 tazas de agua de manantial o agua filtrada. Tapa la olla y lleva el chili al punto de hervor. Reduce al mínimo la temperatura y cocina hasta ablandar la quinua, alrededor de 15 minutos. Sazona al gusto con sal y agrega más hojuelas de pimienta roja si lo prefieres más picante. Cocina a fuego lento otros 2 o 3 minutos. Sirve el chili decorado con perejil.

Consejo profesional: para darle una textura más "carnosa" a la receta terminada, agrega seitán picado muy fino. Agrégalo cuando incorpores la quinua. También puedes utilizar mijo en vez de quinua.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.