Skip to content
 

Cómo curar un corazón roto

Ocho estrategias que te ayudarán a sobrevivir esos momentos difíciles y disfrutar de la vida nuevamente.

In English | Perder a alguien que amamos, sea por muerte o divorcio, súbitamente o con el tiempo, es un ataque a nuestro cuerpo entero y a nuestro espíritu. Es un periodo de crisis real, aún si nos tratamos de hacer los fuertes y pretender que todo está bajo control.

Desafortunadamente, no hay cura fácil para un corazón roto. Pero los siguientes ocho pasos te ayudarán a empezar a disfrutar de la vida de nuevo, incluso cuando parte de tu corazón jamás se sentirá como antes.

1. No trates de aparentar que todo está bien. Pasa tiempo con amigos y comparte con ellos tu pena y tu dolor. Oblígate a socializar, aunque no tengas deseos de hacerlo. Haz citas para almuerzos y cenas, y para actividades nocturnas. Invita a los amigos a tu casa a compartir un vino o una taza de té. Manténte distraído hasta que te sientas mucho mejor, e incluso entonces, es una buena idea tener una agenda social muy ocupada.

2. Aprende algo nuevo.  Enfoca tu mente hacia el aprendizaje de una nueva destreza. Aprende a pescar con mosca, a reparar tus electrodomésticos o a entrenar caballos. Toma un curso que te ocupe tus noches y fines de semanas. Repíte que un “perro viejo” sí puede aprender nuevos trucos, y que la vida está llena de más sorpresas y nuevas experiencias.

3. Escríbe. Manten un diario, o intenta quizás hasta escribir un libro. Te sorprenderás de ver cómo escribir te ayuda a comunicarte contigo mismo y a aclarar tus emociones. Escribir te permite liberar esos sentimientos de ira o de tristeza de una manera constructiva; hasta puedes considerar escribirle cartas a esa persona que perdiste para aclarar tus emociones. Más adelante podrás releer lo que escribiste y aprender más sobre sí mismo al observar cómo sobrellevaste esa época tan difícil.

4. Conéctate con tu comunidad. Tal vez te sientas solo, pero existen grupos listos para brindarte afecto y apoyo. La mayoría de los grupos religiosos tienen programas y reuniones para personas en búsqueda de apoyo emocional. También podrás encontrar grupos de apoyo para personas que han pasado por experiencias similares a la tuya, como el grupo comunitario Grief & Loss (en inglés).

5. Sal al aire libre. Visita lugares alejados de la civilización, un fabuloso parque nacional o una playa desconocida. Permite que la majestuosidad de la naturaleza te ayude a comprender los ciclos normales de la vida y cómo nosotros engranamos en su plan. Preferiblemente, debes hacer esto con un amigo o con algún pariente, o hasta en una excursión de grupo. Hacerlo solo puede ser demasiado fuerte. La idea es que regreses sintiéndote renovado.

6. Has ejercicio. Si no la tienes ya, comienza una rutina de ejercicios que sea de tu agrado: Yoga, natación, clases de “spinning”, caminar una milla diariamente. Ponerte en forma te hará liberar esas toxinas asociadas al estrés y te sorprenderá con lo rápido que tu mente se sincroniza con tu cuerpo.

7. Consigue una mascota. Considera adoptar un gatito o un cachorro del albergue de animales local, o servir de hogar temporal a una mascota. Los animales pueden dar mucho trabajo, pero brindan más amor del que tú podrás jamás imaginarte, y están muy necesitados de amor. Si tienes amor para ofrecer, y nadie que lo reciba, una nueva mascota en tu vida podrá brindarte mucho afecto, lealtad y bondad.

8. Enamórate otra vez. Si perdiste a tu pareja romántica, házle caso a ese viejo consejo: No pierdas la esperanza y vuelve a intentarlo. No te obligues a hacerlo antes de sentirte listo; puede que pasen varios años antes de que estés emocionalmente preparado para una nueva relación. Pero no importa si tienes 50 u 80 años, necesita comprender que es posible conocer a otra persona especial. Recuerda, nunca es tarde para amar —apasionadamente— de nuevo.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO