Skip to content
 

Cómo apoyar a una hija o hijo gay

Consejos que vienen del corazón para los padres y abuelos que quieren hacer lo correcto.

In English | Mi pareja Eileen y yo hemos estado juntas por 30 años. Tenemos tres hijos y siempre hemos vivido en los suburbios de Nueva Jersey. En nuestra comunidad, somos la pareja gay a quien todo el mundo consulta, especialmente los padres y abuelos de jóvenes homosexuales.

Abuela abraza a su nieta - Apoye a su nieto/a homosexual o lesbiana

Getty Images

Todo lo que su hijo o nieto necesita es apoyo.

Aunque a muchos de esos padres y abuelos puede que les cueste lidiar con esa realidad, la mayoría quieren hacer lo correcto. Pero no saben cómo. A continuación, las preocupaciones que a menudo nos confían.

Visite también: Pride Page (La página del orgullo), de AARP

"No sé cómo reaccionar". La decisión de ser abiertamente gay es quizás la más valiente que su hijo, hija, nieto o nieta tomará jamás. Es la decisión de vivir con integridad. Cuando vea desvanecerse su sueño de una torta de bodas adornada con un novio y una novia, recuerde eso. Que hay que tener mucho valor para tomar esa decisión. Admírelos como seres humanos. Esfuércese por recordarlo cuando sienta la tentación de tenerse lástima.

''No sé cómo decirles a mis amigos y parientes que mi hijo o nieto es gay". Si lo presenta como si fuera un incendio de cinco alarmas, seguro lo recibirán del mismo modo. La comodidad con que maneje el tema marcará la diferencia. Y no se imagine ni por un instante que sus amigos y vecinos no estén en la misma situación. Hoy en día, cada vez más personas viven su identidad abiertamente y casi todo el mundo conoce a alguien gay. Mejor dicho, casi todo el mundo conoce y simpatiza con —o estima a— alguien gay. Y nunca presuponga que un amigo o pariente va a mostrar una actitud intolerante. Créame: lo he hecho y no es agradable; también es injusto.

"A veces me es difícil". Creo que los chicos quieren que sus padres sean sinceros con ellos. Eso es lo que hice cuando mi hija de 16 años se puso un aro en la nariz. "¿No te gusta?" me preguntó. "No, en realidad, no". Pudiera haber dicho: "Me encanta. Creo que me voy a poner uno para Navidad". Pero elegí la sinceridad. En esta situación, elíjala usted también. Después de todo, ¡su hijo o nieto lo hizo! Está bien decir: "Esto puede resultar difícil para mí" o "Tu abuela va a necesitar un martini esta noche".

Siguiente: Cómo reaccionar ante una potencial pareja de su hijo.

"Mi hijo va a presentarnos a su amigo. Y yo voy a presentarme en urgencias". De cierta manera, resulta igualmente incómodo cuando su hija trae un novio a casa por primera vez. Hay algo integrado en su circuito que lo convierte en un torpe idiota. Las reuniones con el clan familiar provocan otra serie de situaciones incómodas: "¿Es un amigo o un amigo amigo?" Pida a su hijo que le dé ideas sobre cómo manejar los murmullos familiares de ese tipo. Si su estrategia incluye un poco de humor, mejor.

"Ahora que sé que mi hijo es gay, me preocupa que se queden a dormir en casa personas del mismo sexo". Sea buen padre. El que esté navegando aguas inexploradas no le otorga una dispensa especial. No se sienta incómodo y haga la pregunta: ¿Cómo van a dormir?" Si la idea de que su hija de 16 años duerma con su novio bajo su techo le parece absoluta irresponsabilidad paternal, aténgase a los mismos principios con su hijo o hija gay.

"Quiero ser tan, pero tan solidaria que tengo marcada la fecha de la Gay Pride Parade en mi calendario". Yo suelo bromear con mi compañera sobre un adolescente que conocemos. Estamos convencidas de que declararía su identidad homosexual si no sospechara que su mamá iría a solicitar un puesto en PFLAG (enlace en inglés), que representa Padres, Familiares y Amigos de Lesbianas y Gays. La exuberancia puede que sea bien intencionada, pero los adolescentes la detestan en general.

"Empezaba a acostumbrarme a la cosa gay, y ahora la niña me dice que le gusta un muchacho". Los adolescentes son impredecibles y viven en un mundo mucho más fluido que el de nosotros a su edad. Hace poco le pregunté a una amiga sobre su hija gay, que está en el último año de secundaria. "¿Cómo le va?" "Oh, ¿no te lo dije?", se llevó las manos a la cabeza. "Ahora es heterosexual". La sexualidad es un tema bastante complejo para los adolescentes. Apriétese el cinturón y asegúrese de que su hijo o hija sabe que siempre usted estará de su lado.

Siguiente: Cómo sugerirles parejas potenciales adecuadas.

"Quiero que conozca a otros gays que sean personas decentes". Es hora de una lección de aritmética. Digamos que en su clase de secundaria haya 250 alumnos. Digamos que uno de cada diez es gay. Eso se traduce en dos docenas de gays (25, menos el suyo). Presupongamos que no todos se han declarado. Eso significa que su hijo está pescando en una laguna muy pequeña. Empújelo suavemente hacia otras lagunas. Pero no sólo a la Gay-Straight Alliance (Alianza de Gays y Heterosexuales), aunque ese es un buen sitio donde empezar. Pudiera ofrecerse de voluntario en una línea de asistencia (hotline) para adolescentes gay o refugio para desamparados. Abundan las opciones.

"Me desvelo pensando en su seguridad". No es probable que alguien acose a Neil Patrick Harris o a Cynthia Nixon, ni a las parejas y bebitos que tienen los dos. Pero no se imagine que su hijo o nieto va a vivir libre de hostigamiento. Pudiera suceder mañana o el año que viene. Sí, las personas gay están más visibles que nunca. Pero es igualmente cierto que la homofobia es endémica y profunda en este país. Ayúdelo a ensayar mentalmente lo que haría en situaciones de acoso o agresión y a prepararse para ellas. Los viajes, en particular, son fuentes de preocupación. Recuerde: Su misión como padre o abuelo es abogar por sus hijos o nietos hasta el fin. Los muchachos gay lo necesitan más que otros.

"Sólo quiero que sea feliz". Este es el mejor comentario de todos. ¿No es eso lo que todos queremos para nuestros hijos? Aunque ha pasado mucho tiempo, recuerdo como si fuera ayer el día que revelé mi orientación sexual. Las primeras palabras de mi padre fueron instintivas e impactantes: "Siempre he pensado que la vida es dura y no te la voy a hacer más difícil. Quiero que seas feliz". Luego, ese mismo día, expresó preocupación de que las puertas del Paraíso se cerrarían para mí. Pero al menos fue sincero. Y sí, las cosas mejoraron. Porque el tiempo (y el cariño) estaban de nuestro lado.

Siguiente: Sea franco, comprensivo y abierto.

Hay un hilo común en todos los consejos que brindo. Queremos que nuestros hijos nos hablen, sean sinceros y vivan con integridad. Declarar su homosexualidad y vivir abiertamente es todo eso. Felicidades. Ha criado un muchacho fantástico. Ahora le toca a usted serlo. Los hijos fantásticos merecen padres fantásticos. Sea franco, comprensivo y abierto. Sea un fiero defensor. Y deje de preocuparse pensando que no será feliz. Empiece a dar por sentado que sí lo será.

Joan Garry es una reconocida dirigente gay y expresidenta de la Gay & Lesbian Alliance Against Defamation (GLAAD, Alianza Gay y Lesbiana contra la Difamación). Es profesora en la Annenberg School for Communications (Escuela Annenberg de Comunicaciones) de la Universidad de Pensilvania y consultora sin fines de lucro. Hace poco, fue designada para ser parte del N.J. State Advisory Committee (Comité Asesor del Estado de Nueva Jersey) de la U.S. Commission on Civil Rights (Comisión Estadounidense de Derechos Civiles).

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto