Skip to content
 

Serios errores en el Cementerio Nacional de Arlington

Se destapa en el camposanto el mal manejo de restos y de documentos.

In English | Veteranos de conflictos que van desde la Guerra de Independencia de Estados Unidos, hasta las guerras de Iraq y Afganistán, están enterrados en el Cementerio Nacional de Arlington, ubicado en 200 acres del terreno más venerado de la nación.

Es por eso que la reciente revelación de que el cementerio tiene cientos de tumbas sin identificar, pésimo mantenimiento de documentos y mal manejo de los restos cremados, ocasionó la ira y la consternación de muchos veteranos, sus familiares y funcionarios del gobierno. Además, para empeorar las cosas, se encontró una gran cantidad de lápidas misteriosamente tiradas en un arroyo dentro del cementerio.

“Todo indica que esas lápidas tienen ya varias décadas”, dijo Gary Tallman, portavoz del ejército.

Días antes de que las lápidas fueran descubiertas, una investigación llevada a cabo por el secretario de Ejército, John McHugh, arrojó que el cementerio ha sido perjudicado por una “gerencia disfuncional” y un “clima organizacional negativo”. El superintendente del cementerio, John Metzler Jr., dejó el cargo el 2 de julio, mientras que su asistente, Thurman Higginbotham ha sido colocado en una suspensión administrativa mientras se lleva a cabo una revisión disciplinaria.

McHugh añade que se han puesto en vigor nuevas políticas y procedimientos. Pero las mismas han llegado un poco tarde para William Grabe.

La urna con los restos de su hermana, la sargento mayor de la Fuerza Aérea, Marian Grabe, veterana de la Guerra de Vietnam, se hallaba enterrada en un espacio que ya estaba ocupado.

“Ella vivió entregada al servicio militar y estaba muy orgullosa de servir”, dice Grabe sobre su hermana, quien se enlistó en la Fuerza Aérea como enfermera de sala de operaciones en 1963 y sirvió durante 26 años. Falleció el día de Navidad en el 2007, a los 63 años, a causa de una embolia pulmonar. “A decir verdad, a mi hermana no le hubiera gustado toda esta atención”, comenta Grabe.

Grabe, quien es profesor de inglés en la Northern Arizona University, sintió disgusto al enterarse del mal manejo de los restos de su hermana, pero no guarda resentimiento hacia el cementerio de Arlington. “No es necesario albergar rencores”, dice. “Tenemos que entender que los humanos a veces cometemos errores”.

“Ese error resultó ser bastante generalizado, y por eso es que deben ocurrir cambios”, comentó Grabe. Los restos de su hermana ahora descansan en el sitio correcto.

La mayoría de los problemas en el cementerio de Arlington se encontraron en tres secciones, donde se llevaron a cabo entierros de veteranos comenzando en los años 1970 y 1980. Sólo una de esas secciones está todavía activa, de acuerdo a Tallman, el portavoz del Ejército.

“Hay algo positivo en toda esta situación, y es que, a pesar de las discrepancias que hemos descubierto, tenemos un plan que ya está en movimiento para corregirlas”, dijo Tallman.

Blair S. Walker es un escritor con sede en Miami.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto