Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Pete Escovedo y Sheila E, padre e hija en la música Skip to content
 

Padre e hija: Pete Escovedo y Sheila E

En sintonía en la música y entre familia.

Pete Escovedo y Sheila E.

Phillip Faraone/Getty Images

Pete Escovedo transmitió la pasión por la música a su hija Sheila E., conguera, timbalera y baterista quien ha tocado con Prince.

A los 82 años, el percusionista mexico-estadounidense Pete Escovedo es uno de los pilares vivientes del jazz latino. Además de tocar con el legendario grupo de Carlos Santana en los años 70 y liderar la banda Azteca, Escovedo ha pasado décadas cultivando un estilo sobrio y elegante con su grupo de Latin jazz en la costa oeste de Estados Unidos. Un talentoso pintor, también ha creado una dinastía musical como padre de cuatro artistas, incluyendo a Sheila E. Además de ser una baterista, timbalera y conguera de prodigioso talento, Sheila conoció la fama internacional en la década de los 80 gracias a sus colaboraciones con el cantautor Prince. Padre e hija se reunieron con AARP en español para hablar sobre su experiencia tocando juntos, entre otros temas.

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Cuando se presentan en concierto y Sheila toca la batería mientras Pete está en los timbales, es como si los dos ritmos respiraran juntos. ¿Cómo logran ese efecto?

Sheila: No lo sabemos [risas]. Ver a papá tocando todos los días es uno de mis primeros recuerdos. Cuando era niña, no veíamos mucha televisión, pero las bandas de mi padre venían a tocar en casa y por lo tanto había entre cuatro y ocho horas de música por día. Yo era como una esponja y absorbí todo lo que escuchaba. Uno mira a sus padres y quiere ser exactamente como ellos, de la misma manera que si fuera un chef, estaría cocinando permanentemente. Cuando tocamos juntos, siento que soy una extensión de mi padre. No solo como percusionista, sino también por el respeto con que trata a los músicos, y su estilo de la vieja escuela, siempre vestido de traje y corbata. Sigo tocando con él cada vez que surge la oportunidad, porque la experiencia me llena de alegría.

Pete: Todos mis hijos empezaron con la música desde muy pequeños, de la misma manera que lo viví yo con mis hermanos y mi padre. Al crecer en ese entorno, mis hijos asimilaron los ritmos de inmediato. Yo conozco el estilo de Sheila, y ella sabe lo que hago con los timbales. Nos conocemos bien, y esa cercanía se expresa en nuestra música.

Pete, usted siempre favorece el sonido grupal de su banda en vez de tocar solos interminables. ¿Fue una elección consciente?

Pete: Tuve la buena fortuna de ver a la orquesta de Tito Puente durante muchos años. Lo conocí cuando tenía 18. Me gusta compartir el espacio con todos los músicos, porque sin ellos mi banda no sonaría como lo hace. Nunca tuve detalles de gran showman, aparte de los chistes locos que cuento sobre el escenario [risas]. Les dejo el espacio a todos para que toquen solos, porque son muy talentosos.

¿Y usted, Sheila, tomó clases de timbales directamente de su padre?

Sheila: No. Aprendí a tocar mirando a papá.

Pete: Pero toca al revés.

Sheila: Sí, en realidad toco al revés [risas]. Es así como estamos sentados ahora en esta mesa. Cuando era chica, lo miraba tocar como si fuera un espejo. Entonces tocaba con la mano izquierda lo que él tocaba con la mano derecha. Es un poco raro, pero funciona.

Pete: A veces la veo tocar un patrón con la mano izquierda, y le pregunto: ‘¿cómo haces eso?’ Es una locura. La primera vez que llevé a Sheila a Nueva York, fuimos a El Corso, donde se presentaban todas las bandas de salsa. Estaba Ray Barretto, que había oído de mi hija y quería verla tocar. Los músicos murmuraban, “¿Quién es esta mujer?”. Pero se quedaron pasmados cuando la escucharon. Creo que las congas es el instrumento que mejor toca. Entre otras cosas. Ella es capaz de todo.

¿Sheila, cómo hizo para dominar los elementos más técnicos de la percusión?

Sheila: No sé nada de técnicas. Nunca las aprendí.

Pete: Sabe tocar los patrones difíciles, pero no sabe cómo se llaman.

Sheila: Papá nunca nos dio clases. Todos mis años de aprendizaje se basaron en observarlo a él y a los otros percusionistas de su banda. Al crecer en la bahía de San Francisco, siempre íbamos a ver conciertos. Nos parábamos al costado del escenario y prestábamos atención. Nunca estudié, simplemente trataba de emular lo que veía hacer a los demás. Igual le recomiendo a los músicos jóvenes que estudien todos los días.

Pete, a los 82, acaba de lanzar un nuevo disco.

Pete: Esta vez se me ocurrió un concepto diferente. Elegí algunas de las canciones de música soul que me encantaban cuando era joven y las grabé con arreglos de jazz latino. Estoy muy feliz con el resultado final. El disco se llama Back to the Bay y lo produjo mi hijo Peter Michael. También participa Sheila, por supuesto, y hasta Juanita, mi esposa.

Sheila: Ella toca muy bien el güiro.

La música de ambos es notoriamente cosmopolita. ¿Ustedes se consideran artistas latinos o ciudadanos del mundo?

Sheila: Inicialmente, debido a la época y el entorno donde crecí, no tuve la oportunidad de aceptar mi identidad latina. En ese momento, uno tenía que elegir si era blanco o negro. Ser hispano no era una opción. Cuando empecé con la música, muchos hombres me discriminaban porque era latina y no hablaba español, o tocaba salsa sin prestarle atención a la clave. Era muy triste. Pese a que crecí en el entorno del jazz latino gracias a mi padre, tuvieron que pasar muchos años para que aceptara con amor mi lado latino.

Pete: Mis raíces son mexicanas y crecí en una familia que vivía al estilo latinoamericano. Por otro lado, mi esposa es criolla, de Nueva Orleans, un entorno completamente distinto. Mis padres eran de México, pero a mí nunca me interesó el mariachi. Desde que era joven, siempre quise tocar jazz. Hay algo interno, espiritual, en el hecho de ser latino. Creo que ese lado se manifiesta a través de mis pinturas. Me parece muy importante estar orgulloso de dónde uno viene.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.