Skip to content
 

Arturo Sandoval: “Abrazo toda la música”

El trompetista cubano lanza su primer disco de duetos con cantantes de la talla de Juan Luis Guerra, Plácido Domingo y más.

Arturo Sandoval en Jakarta durante el 13avo International Java Jazz Festival

Oscar Siagian/Getty Images

Arturo Sandoval continúa innovando en la música como lo muestra en su nuevo trabajo musical, 'Ultimate Duets'.

La búsqueda musical del trompetista cubano Arturo Sandoval parece no tener fin. A los 68 años e instalado definitivamente en Los Ángeles con su familia, Sandoval no para de generar proyectos. Su flamante grabación Ultimate Duets tiene el potencial de convertirse en el disco más celebrado de su carrera. El concepto es simple, conocido, pero en este caso llevado a cabo con sofisticación. Sandoval se rodea de cantantes famosos para interpretar un repertorio lleno de gemas inesperadas. Juan Luis Guerra canta “La bilirrubina” y Plácido Domingo se despacha con “Granada”. El trompetista moderniza su repertorio trabajando con Alejandro Sanz, David Bisbal, Ariana Grande y hasta el bachatero Prince Royce. Sandoval habló con AARP en español sobre los desafíos de esta nueva producción y sus paisajes favoritos del mundo, entre otros temas.

Usted ha grabado música para películas, Latin jazz y boleros de Armando Manzanero. Ahora un disco de duetos. ¿Cómo se le ocurren tantas ideas distintas?

Abrazo toda la música y no discrimino nada. Trato de aprender lo más que puedo y en esa misión aparecen ideas como esta. Me alegro que se me haya ocurrido. Nunca antes pensé hacer un disco de colaboraciones con cantantes. Cuando empecé a llamar a la gente, algunos titubearon, otros lo pensaron y varios dijeron que sí inmediatamente. Es una bendición contar con un grupo de artistas tan requetebuenos.

Cuénteme del momento inicial. ¿Qué fue lo primero que hizo cuando se le ocurrió la idea?

Hice una lista inicial de posibles invitados. Eran unas 20 personas. Y ahí aparecen las cosas de la vida que no se pueden explicar muy bien. La primera cantante de la lista no tenía la posibilidad de decirme que no. Me refiero a Natalie Cole. Yo grabé en el último disco de ella y no le cobré nada, ni mucho menos. Quedamos en pleno acuerdo que cuando grabara mi próxima producción, ella sería mi invitada. Cuando la llamé me dijo que por supuesto, que le avisara. Justo en esos días cayó enferma y falleció. Me dolió profundamente porque le tenía mucho aprecio y admiración a la señora.

Portada del disco Untimate Duets de Arturo Sandoval

Cortesía de Arturo Sandoval

Portada del disco 'Untimate Duets'

¿Y los demás?

Hubo otros —por supuesto no te voy mencionar los nombres— que al principio dijeron que sí pero después no contestaron las llamadas. Tú sabes cómo es eso. Pero los que están en el disco, desde el primer momento dijeron un sí de verdad y demostraron estar firmes en el deseo de hacerlo.

Me encanta la versión de “Quimbara”, utilizando una grabación con la voz de Celia Cruz.

Es una grabación en concierto de hace algunos años. Extrajimos la voz de ella de los multi-tracks —algo que no es nada fácil— y reemplazamos todo lo demás con un arreglo más moderno de big band y nuevas armonizaciones. La voz de ella está ahí, impecable. Y el sabor, por supuesto. Ella era nuestra reina.

La colaboración con el recientemente fallecido Al Jarreau también es muy emotiva.

Uno de mis favoritos de siempre. Al era un tipo muy especial, cariñoso y modesto. Vino a mi casa en Los Ángeles y pasamos una tarde muy linda. A última hora, antes de grabar “After All”, tomó papel y lápiz y decidió agregarle una introducción hablada. Fue la última grabación que hizo; como a las dos semanas falleció. Después escuchamos el tema y es increíble. En esa introducción suena como si se estuviera despidiendo. Al tenía una voz muy especial, pero sobre todo un gran sentido para expresar sentimientos. Es como alguien que te susurra al oído, contándote una historia. He sido fanático de él durante muchísimos años.

Me encanta que gracias a usted, la cantante Anni-Frid Lyngstad, de ABBA, haya regresado a la música. ¿Cómo surgió la idea de grabar “Andante, Andante”?

Mi coproductor, Gregg Field, es amigo de ella hace años. Anni-Frid estaba de visita en Los Ángeles y le dijo a Gregg que admiraba mi trabajo. ‘Si me invitan, yo voy a cantar un dúo con él’, dijo. Imagínate tú. Hace más de 30 años que no cantaba, porque tuvo muchos problemas personales. Fuimos a grabar en Mallorca, porque ella tiene una casa ahí, y al principio estaba tímida. Pero cuando empezó a cantar y sintió que le salía bien, se relajó y pasamos unos momentos muy bonitos.

Recién habló de Mallorca. Ha viajado por todo el mundo, ¿tiene algún lugar favorito?

Con toda sinceridad te puedo decir que uno admira los paisajes bonitos, por supuesto. Pero para mí la diferencia de un lugar al otro es la reacción del público, cómo abraza lo que uno hace, si lo entiende y lo disfruta. A lo mejor en el centro de París, si el público es medio apático me importa un bledo la ciudad. Y quizás en el medio de la Cochinchina, si la gente es agradable y nos hace sentir bien en el escenario, ese lugar lo recuerdo con mucho agrado [risas].

Por último, quisiera saber si es cierta una historia que circula por ahí: ¿es verdad que en Cuba lo metieron preso por escuchar jazz?

Claro que es verdad. Estaba en el servicio militar obligatorio por tres años. Ellos llamaban al jazz y el rock ’n’ roll “la música del imperialismo yanqui”. Imagínate qué clase de barbaridad decir eso. Tuve que lidiar con esas cosas cuando viví en Cuba. Fue una etapa que hasta me cuesta recordar. Pero así se forja el acero, como dicen. Recibiendo palos y lidiando con los obstáculos y adversidades que la vida le presenta a uno. Así aprendí a amar profundamente a la libertad. Sin ella, la vida no tiene sentido.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.