Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Giselle Blondet: Tengo 50, ¿y qué?

La carismática presentadora de TV nos habla de su nuevo libro y dice por qué, a los 50, se siente en su mejor momento.

Retrato de Giselle Blondet quien ahora tiene su libro 'Tengo 50 ¿y qué?'

Alberto E. Rodriguez/Getty Images

La presentadora de televisión y ahora productora ejecutiva vuelve a la pantalla, a la vez que presenta su libro, 'Tengo 50 ¿y qué?'.

Parece que Giselle Blondet ha pasado toda su vida frente a las cámaras de televisión. Como actriz, la vimos en telenovelas como Rojo verano (1980) y Morelia (1995) , entre otras. En años más recientes, su carrera la llevó a presentar exitosos programas para la televisión, como Despierta América y Nuestra Belleza Latina. Sin embargo, poco antes de cumplir 50 años a comienzos de este año, su vida dio un giro inesperado: dejó de trabajar para Univision.

Pero si alguien pensó que su carrera había terminado, se equivocó. Después de unos meses de descanso, Blondet prepara su regreso a la televisión como productora ejecutiva y presenta su nuevo libro: Tengo 50 ¿y qué?

“Mi deseo es ayudar a que más y más mujeres vean su edad como algo positivo. Yo quiero crear un movimiento en donde las mujeres dejen de quitarse la edad, que comiencen a ver su edad como una nueva posibilidad”, dijo la actriz puertorriqueña a AARP en Español. “Por ejemplo, en mi capítulo sobre el amor, yo hablo de que el que más gana es el que llega al último: no siempre hay que ser el primero en la vida amorosa de alguien, a veces el gran amor llega mucho tiempo después. ¿Por qué hablar siempre del “primer amor” y no de mi “último amor”?

¿Cómo fue el proceso creativo?

¡Muy complicado! Primero hice un esquema de los temas que quería compartir y después me ayudé con la tecnología que tenemos a nuestro favor hoy día; yo iba grabando las cosas en el momento que las iba pensando. Eso también presentó momentos cómicos, como una vez que en pleno avión se me ocurrió algo que quería decir y comencé a grabarlo. A mi lado iba sentado un señor que no hablaba español así es que yo iba hablando con la voz más baja que podía, pero él me miraba de reojo. De repente, me emocioné con lo que estaba grabando y comencé a llorar. ¡Habrá pensado que estaba loca! ¡Y lo peor es que yo no podía parar de llorar!

¿Cuál fue el capítulo más difícil de escribir?

El del perdón, porque allí hablo de temas que no había tocado nunca públicamente y no porque no quisiera revelar nada para llamar la atención, sino porque quiero que las personas entiendan lo importante que es perdonar y lo difícil que es lograrlo. Pero es algo que vale la pena. Perdonar es un acto de amor no solo hacia los demás sino a uno mismo.

El otro capítulo muy duro de escribir fue el de mi experiencia con la separación física con mi madre (Nota del editor: La madre de Giselle Blondet, Alba Gómez, falleció en noviembre del 2012). Eso aún ahora, al hablarlo aquí contigo, es algo demasiado duro para mí. Los que han vivido esto saben que no hay una fórmula para aliviar este dolor. Es solo llevarlo un día a la vez.

¿Por qué dices que los 50 son “la mejor etapa”?

Porque ahora estoy haciendo todo lo que quiero. Estoy con mi bebé, que es este libro (…) y estoy en plena negociación de un programa del que seré productora ejecutiva. Esto de llegar a los 50 me convirtió en una mujer más atrevida y me ha abierto muchas nuevas oportunidades.

Se te abrieron muchas puertas, pero ¿qué consejo le darías a quienes podría sucederles lo contrario? Digamos, ¿a alguien que se sienta discriminado en el empleo precisamente por su edad?

Hace poco, en una conferencia de mujeres latinas, conocí a varias mujeres mayores de 50 que tienen sus propios negocios. Una de ellas me impresionó mucho: hace cinco años abrió su propio negocio cocinando mole. Como ella hay muchas personas que tienen grandes talentos y pueden abrirse campo como consultores, abriendo sus pequeñas empresas. Quizás los 50 sea la edad que les permite independizarse, aunque a veces sea ganando menos económicamente.

Otro desafío que muchas mujeres enfrentan a los 50 es el síndrome de nido vacío. ¿Cómo lo has vivido tú, que tienes tres hijos mayores de edad?

No es nada fácil. La nostalgia es muy fuerte. Pienso en aquellos días cuando trataba de hablar por teléfono y era el momento exacto en que se ponían mis hijos a pelear o cuando estaba a punto de acostarme y uno  de ellos se acordaba, en ese preciso instante, que tenía que comprar algo urgente para la escuela al día siguiente, y me dan ganas de llorar. Pero trato de llenar mi vida con otras cosas. No es fácil. Pero divido mi tiempo entre apoyarlos y apoyarme a mí misma. Porque algo que no podemos hacer los padres es olvidarnos de nosotros mismos.

No estudiaste sicología, pero tu libro es de motivación personal y cuando presentabas Nuestra Belleza Latina, aconsejabas y motivabas mucho a las candidatas. ¿Crees que eres una sicóloga en potencia?

Después de haber criado tres hijos y lograr que los tres sean profesionales, después de haberme casado más de una vez y trabajar en este negocio toda la vida, ¡creo que tengo un doctorado en sicología! (risas)

En tu libro cuentas cómo celebraste tus 50 sola y sin tragedia. ¿Qué consejo le das a las personas que les cuesta trabajo salir solas?

Que comiencen a conocerse a sí mismos y a disfrutar de su compañía desde antes de que los hijos se vayan de casa. Mi consejo es: conócete a ti mismo y disfruta de tu compañía. ¡Vale la pena!

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO