Skip to content
 

10 maneras de mejorar el cuerpo de pies a cabeza

Trata con cariño toda la piel.

Mujer mayor pasando la mano por su cara.

Getty Images

La mayoría de las rutinas de belleza se centran en el rostro, pero una buena rutina de belleza incluye todo el cuerpo.

In English | Muchas mujeres piensan que su rutina de “belleza” es algo que va desde el cuello hacia arriba. Pero mucha de la piel del resto del cuerpo también necesita atención. Ese cuerpo fiel y fabuloso tiene que durarte toda la vida, así que dale prioridad al cuidado de todo su exterior (y por supuesto, de la salud interior). Te verás mejor vestida y desnuda, ¿y quién rechazaría eso? A continuación encontrarás 10 consejos honestos sobre cómo lograrlo.

1. Cuida la piel del cuello y mantén una mejor postura... en vez de usar blusas de cuello alto. Comienza hoy mismo al usar también en el cuello los productos para el cuidado diario de la cara —el humectante, el tratamiento nocturno y el protector solar de espectro amplio con factor de protección de 30 o más—. Recuerda incluir la parte delantera, los lados y la parte posterior del cuello, y aplica todas las cremas con movimientos de abajo hacia arriba. Para evitar el “cuello tecnológico” (la flacidez y las arrugas causadas al encorvarte sobre el teléfono inteligente, la computadora portátil, el Kindle o la iPad), mantén el teléfono cerca de la cara y siéntate derecha mientras trabajas, haces compras en línea o lees.

2. Dale importancia al escote. La piel entre el cuello y los senos es delgada, vulnerable y un imán para los daños causados por el sol. La buena noticia es que la zona del escote —al igual que la piel del rostro— responde rápido a ingredientes como ácido hialurónico, péptidos, niacina, antioxidantes y extractos naturales que rellenan arrugas, recomienzan la producción de colágeno, alivian y suavizan. Por eso, continúa con el primer consejo y extiende hasta donde comienza el sostén los productos para el cuidado diario de la cara y el protector solar de espectro amplio. Además, comienza a dormir boca arriba. Quienes duermen de lado o boca abajo se arriesgan a tener más arrugas, pliegues y la piel con textura que parece papel crepé. Una almohada curvada para quienes duermen boca arriba te ayudará a mantenerte en esa posición y a estar cómoda. Coloca tu almohada de siempre debajo de las rodillas, para evitar voltearte en la mitad de la noche.

Mujer aplicando crema hidratante en sus piernas

Panther Media GmbH / Alamy Stock Photo

3. Suaviza las piernas y los brazos resecos. Cambia tu rutina de baño o ducha para contrarrestar los resultados visibles de la renovación celular cutánea más lenta, la producción de grasa y la mala circulación. Escoge jabones líquidos y lociones con la rica y suavizante manteca de karité, y con aceites de extractos naturales como almendras o coco. Aplícate humectante después de haberte secado un poco la piel con una toalla, pero mientras todavía está húmeda, para que se absorba. Exfolia las partes resecas cuando haga falta —después de lavarte, pero antes de humectarte— con un exfoliante corporal suave, como Soap & Glory Smoothie Star Oat, Sugar and Shea Breakfast Scrub o SheaMoisture Raw Shea Coffee Scrub. La suave combinación de azúcar o café con manteca de karité y aceites de extractos naturales suaviza los codos, las rodillas y la parte inferior de las piernas.

Persona recibiendo tratamiento estético en la espalda

iStock

4. Elimina los papilomas cutáneos. Este no es un procedimiento para hacerlo uno mismo, así que deja de buscar en Google y consulta a tu dermatóloga acreditada. Ella puede determinar si son papilomas cutáneos o neoplasias precancerosas. Los papilomas son pedacitos de piel que aparecen en zonas de alta fricción como las axilas, el cuello, la banda del sostén o los muslos... donde caen las costuras o los collares, y que simplemente se ven poco atractivos. A menudo tienden a ser hereditarios. El médico tratará los papilomas cutáneos aplicando nitrógeno líquido frío con un atomizador, o inyectando lidocaína para anestesiar la zona, seguido de un recorte y una cauterización para quemar la base de los papilomas más grandes y duros. Esa parte de la piel se enrojecerá y formará una costra que se caerá en unos días.

5. Elimina la hinchazón corporal. A veces te cuesta trabajo ponerte o quitarte los anillos, sientes que el sostén o los jeans te quedan demasiado apretados, y los botines o cualquier par de zapatos te molestan. La hinchazón temporal (a diferencia del síndrome del colon irritable o problemas de salud graves) se debe a la digestión lenta o a la retención de líquidos —esta última causada por alimentos salados o alcohol—. Para eliminarla, toma más agua (sin gas) y date un baño, agregándole al agua dos tazas de sal de Epsom, la cual contiene sulfato de magnesia para extraer el exceso de líquido. Las prendas tipo Spanx para moldear la figura pueden comprimir la hinchazón de la barriga. Por eso, ¿por qué no liberarte con un sostén sin varillas, una blusa ancha y cómoda, una falda medio larga o pantalones tobilleros de cintura elástica, y unos fabulosos zuecos? ¡Aaaaah!

Mujer en bata de baño revisando su cuello

iStock

6. Mantén las manos arregladas y glamorosas. A todas nos encanta usar varios anillos y pulseras juntos. Pero sinceramente, nuestras manos necesitan tres cosas para contrarrestar la aparición de venas, manchas y piel seca que amenaza nuestro estilo. Los rayos ultravioleta A penetran vidrios y llegan a lugares con sombra. Aplícate todos los días un protector solar de espectro amplio con factor de protección de 30 o más, incluso mientras manejas, estás bajo un toldo o sombrilla, o simplemente estás sentada al frente de una ventana. Mantén un tubo de crema para manos en cada lavamanos y uno de tamaño para viaje en tu bolso. Y por último, usa un esmalte vistoso para atraer la atención a las uñas arregladas. Es igual de llamativo como lo es un pintalabios rojo para tu sonrisa.

7. “Adorna” el cuerpo con soluciones rápidas. Los dermatólogos cuentan con rayos láser y soluciones para todas nuestras manchas, viejas estrías, piel de naranja causada por la celulitis, capilares rotos, venas, y zonas enrojecidas y de tono no uniforme. Pero esos tratamientos son costosos y a menudo dolorosos. En su lugar, usa un poco de maquillaje para el cuerpo o autobronceador para camuflar o disimular las manchas. Escoge un color realista —usa un tono para el maquillaje impermeable y el autobronceador que sea cálido, pero que se mantenga dentro de la variedad de tu tono de piel—.

woman at spa getting foot massage

iStock

8. Dale un poco de cariño a los pies. Nos han llevado a todas partes por décadas, los hemos embutido en tacones altos y zapatos puntiagudos, y han sufrido ampollas, talones agrietados, callos, juanetes y dedos en martillo. Consiente los pies en el hogar remojándolos y aplicándote cremas a diario para suavizar los callos y la piel reseca. Dos veces por semana, aplícate vaselina o cualquier bálsamo o crema suavizante en los pies limpios y colócate un par de medias de algodón antes de acostarte. No es sexy, pero funciona para renovar tu pasión por las sandalias y los zapatos abiertos. Compra plantillas de gel para todos tus zapatos y date el gusto de hacerte la pedicura en un salón, para mantener la salud y la buena apariencia de los pies.

9. Trata las irritaciones cutáneas rápido y con cuidado. La piel de una mujer madura puede demorar más para recuperarse de hematomas o contusiones, espinillas ocasionales en el pecho o la espalda, erupciones de la piel  debido a medicamentos o reacciones alérgicas, y eccema. Es bueno tener disponibles: árnica de uso tópico para aliviar el dolor después de golpearte la rodilla contra la mesa de noche; un suave gel con ácido salicílico para tratar las espinillas en la espalda; y cremas para cuerpo calmantes con avena coloidal y manteca de karité para aliviar el picor y la irritación, como Aveeno Active Naturals Skin Relief Natural Repair Cream y Skinfix Eczema Extra Strength Body Cream.

10. Deja de usar los rayos láser, la cera y la afeitadora.  Sorpresa: este último consejo no requiere casi nada. Todas sabemos que el cabello se nos volverá más fino y a la larga, canoso con la edad. Los cambios hormonales posmenopáusicos podrían significar que te salga más vello facial en la zona del labio superior y en la barbilla (¡no!), pero los otros vellos van disminuyendo y se vuelven más finos y canosos. Además de recortarte los vellos de la zona íntima (podrías ya no tener mucho que hacer para quitar el vello corporal), lo que dejas o eliminas no es gran cosa.

Bikinis, piernas al descubierto y sandalias: ¡allá vamos!

Para más consejos de belleza y estilo para las mujeres de 50 o más, dale un vistazo a The Woman’s Wakeup: How to Shake Up Your Looks, Life, and Love After 50 (El despertar de la mujer: cómo renovar la apariencia, la vida y el amor después de los 50) por Lois Joy Johnson, así como la aplicación para las iPad “AARP Beauty & Style Guide”.

También te puede interesar:

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.