Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

El sonido matancero de Johnny Pacheco

Fundador de Fania Records, músico excepcional y un legado que perdura.

Johnny Pacheco en un escenario con su flauta en Amsterdam July 29, 1988.

Frans Schellekens/Redferns/Getty Images

Antes de crear el imperio discográfico que revolucionó la esencia misma de la música latina, Johnny Pacheco era un jovencito que escuchaba las canciones tropicales de la radio cubana desde su hogar en la República Dominicana. Años más tarde, luego de trasladarse junto a su familia al Bronx de Nueva York, el futuro fundador de la Fania descubrió a la orquesta afrocaribeña más emblemática de los años 50: la Sonora Matancera.

"La primera vez que oí a la Matancera me fascinó el sonido que tenía y la manera en que el pianista Lino Frías trabajaba los arreglos", nos cuenta un entusiasmado Pacheco desde su casa en Nueva York. Han pasado décadas desde que el flautista, percusionista y compositor graduado de la prestigiosa academia Juilliard desencadenó la explosión salsera de los 70 a través de la disquera Fania. Pero los recuerdos perduran en la voz de Pacheco, que en marzo de 2015 cumplirá 80 años.

"Los arreglos de la Matancera eran sencillos pero le daban un sabor especial a todo. Era increíble el sonido que les sacaban a dos trompetas. Fue justamente la Sonora que me inspiró a armar mi propio conjunto con dos trompetas".

Entre los conocedores, el estilo de Pacheco se conoce como "la matancerización de la salsa".

Nace Fania Records

En 1964, después de haber trabajado con el pianista Charlie Palmieri en la Charanga Duboney y haber debutado como director de orquesta para la disquera Alegre, Pacheco decidió tomar absoluto control del negocio de la música. Con esta finalidad se asoció con el abogado neoyorquino Jerry Masucci y fundó la compañía Fania, su nombre inspirado en una vieja tonada cubana, de aquellas canciones que nutrirían su repertorio durante su carrera.

La Fania funcionó como vehículo para la carrera de Pacheco, pero también empezó a contratar a otros jóvenes artistas con llamativa voracidad. El grupo del pianista Larry Harlow con el sonero adolescente Ismael Miranda fue de los primeros, seguidos de Willie Colón y Héctor Lavoe, Bobby Valentín, Joe Bataan y Ray Barretto. La Fania se adueñaría del catálogo de otras grandes disqueras como Alegre, Tico y Cotique, y Pacheco también fungiría como director musical de la Fania All-Stars, el conglomerado que juntó a las estrellas de la compañía para una serie de míticos discos y conciertos.

Pero el músico creó una escuela aparte.

"Escuchaba temas del Septeto Habanero, Chapotín, el Conjunto Casino", explica. "Lo que hice fue cambiarle la fachada a esa música. Nunca he negado que el material original era de Cuba. Pero lo renové, combinando tres trompetas y tres trombones con la Fania All-Stars para darle más brillo".

La consagración del sonido matancerizado de Pacheco llegó en 1974 cuando grabó el LP Celia & Johnny junto a Celia Cruz, cantante original de la Matancera, y de ahí en más indiscutible reina de la salsa. Entre la fundación de la Fania y el principio de los 80, el ritmo de producción de Pacheco fue prodigioso. Grabó discos con la Fania All-Stars, produjo a otros artistas y colaboró con una serie de extraordinarios cantantes tropicales como Pete 'El Conde' Rodríguez, el mexicano Melón, Monguito, Meñique, Daniel Santos y el bolerista cubano Rolando Laserie.

"Mi juventud me ayudó mucho en esa época", admite Pacheco. "Estaba lleno de energía. Empezaba en el estudio a las diez de la mañana y a eso de las nueve de la noche me iba al Corso —en la calle 86 y la avenida 3— para tocar los bailes. Casi no dormía. Llegaba muerto a mi casa, como Pete 'El Conde', que trabajaba en una imprenta durante el día y cantaba con el grupo de noche".

Tanto trabajo no fue en vano. La discografía de Pacheco se consigue en su totalidad a través de plataformas como Spotify y YouTube. No deja de sorprender la excelencia general de su obra, más todavía al considerar que esas obras maestras del género tropical fueron grabadas en un promedio de 50 horas por LP.

"Te voy a decir algo que no se lo he dicho a nadie", dice Pacheco después de un momento de reflexión. "Creo que sacrifiqué mis propias grabaciones para darles tiempo a los muchachos nuevos. Nunca le forcé a nadie cambiar el arreglo de una canción. Iba al estudio y les dejaba realizar sus ideas. Si no, todo el mundo iba a sonar como Pacheco. Pero me encantaba lo que estaba haciendo, el compañerismo que existía entre nosotros".

Éxito y decepciones

El éxito artístico estuvo siempre presente. Como compositor, Pacheco es autor de más de 150 canciones, incluidos los himnos de la música tropical como Mi gente y El rey de la puntualidad —ambos dedicados a Héctor Lavoe— y Sugar Frost y La dicha mía, que resume la trayectoria artística de Celia Cruz en una canción. Nominado a varios premios Grammy, vendió millones de discos, además de recibir la Medalla Presidencial de Honor en la República Dominicana, el premio NARAS del gobernador de la ciudad de Nueva York y un sinnúmero de otros honores.

Pero el éxito financiero no le fue tan favorable. Una de sus mayores decepciones fue la pérdida de sus intereses en la Fania, pese a que hasta el día de hoy es uno de los principales representantes de su sonido y estética.

Aun así, Pacheco sigue inspirando y experimentando con su música, colaborando y presentándose en festivales y conciertos. Además, es un acérrimo defensor de la comunidad latina y del joven talento musical, y creó en 1994 una beca que lleva su nombre y que anualmente se otorga a un estudiante universitario de primer año.

Las amarguras de la vida las combate dulce con dulce, dice rápidamente, mencionando el título de una de sus canciones más famosas. Prefiere en vez centrarse en las bendiciones: "Estoy escribiendo mi autobiografía, y todavía salgo a hacer conciertos con mi grupo. Además, estoy vivo", agrega con una carcajada. "Y eso es muy importante".

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO