Skip to content
 

'Relatos salvajes', un éxito llegado de Argentina

6 historias de venganza y mucho humor negro. Film nominado al Oscar 2015 en mejor cinta en lengua extranjera.

DIRECTOR: Damián Szifrón        
GUIÓN
: Damián Szifrón 
ELENCO: Ricardo Darín, Oscar Martínez, Leonardo Sbaraglia, Érica Rivas, Rita Cortese, Julieta Zylberberg y Darío Grandinetti
BANDA SONORA: Gustavo Santaolalla
DURACIÓN: 123 minutos

Relatos Salvajes pertenece a un género raro en estos días de películas llamadas de antología, donde pequeñas historias nos dan una panorámica general de un asunto en particular – September 11 (2002), por ejemplo. Pero casi siempre se refieren a un lugar y una cultura en particular. To Rome with Love (2012), del director Woody Allen, sería un caso más actual y lo menciono porque es precisamente en Italia donde el género tuvo su mayor auge en los años  60 y 70.  El pedigrí de Relatos Salvajes parece venir de ahí.  Lo que distinguía la forma en que el cine italiano abordaba el género era que su exploración crítica del carácter nacional. Relatos Salvajes traslada esta mirada a la Argentina actual. Lo peor es que las mismas cosas que parecían enloquecer a los italianos en ese entonces, parecen seguir vigentes en sus descendientes del otro lado del Atlántico.    

A lo largo de seis historias, Relatos Salvajes nos presenta una panorámica brutal de cómo es la vida para un ciudadano común en Argentina en estos días. El genio de su escritor y director, Damián Szifrón, es que, tal vez sin proponérselo, su retrato trasciende las fronteras de su país y describe las angustias de la modernidad en general. Aunque varían en tono y calidad, todos los relatos ponen el “dedo en la llaga” en las diferentes indignidades que sufren los individuos bajo un sistema burocrático que ignora su humanidad. Además, lo hace con un humor delirante que, a pesar de ser irónico, provoca no solo sonrisas, sino carcajadas. 

El primer relato, Pasternak, es el más corto y antecede a los créditos. Dentro de la cabina de un avión, los pasajeros empiezan a charlar y descubren que  todos tienen en común el haber conocido (y humillado, cada cual a su manera), a un tal Pasternak, un músico sin talento que se cruzó por sus vidas en alguno momento. Lo peor es que descubren que es ese mismo Pasternak quien pilotea el avión. Con este “despegue”, Szifrón introduce la fantasía de la venganza extrema como punto de partida, y como motivación de todos los personajes en las historias. 

En Las Ratas (quizá la historia más débil), la mesera de un restaurante sencillo en medio de una carretera alejada, reconoce entre los comensales a un hombre que le hizo mucho daño en el pasado. La cocinera, quien estuvo en la cárcel por asesinato, le ofrece envenenarlo. La mesera se horroriza ante la posibilidad, pero la cocinera tiene el punto de vista de alguien quien ya ha visto todo y no tiene “nada que perder”.

El más fuerte también tiene lugar en una carretera alejada y se convierte en una lucha a muerte entre dos conductores, que a su vez representan dos extremos de la escala social. Mario tiene una camioneta destartalada, que sin querer, estorba el paso de Diego, un joven empresario con un auto deportivo. Diego, por supuesto tiene prisa (ejecutivo ocupado que es) y cuando finalmente logra rebasar a Mario, lo hace gritándole un insulto. Las palabras de Diego, dichas en tono casual prueban ser “la gota que derrama el vaso” para Mario, quien lo empieza a perseguir sin misericordia.

En Bombita,  Simón Fisher (Ricardo Darín), llega también a su límite cuando para el cumpleaños de su hija es el encargado del pastel y no puede llegar a tiempo porque una grúa se llevó su auto. La hija y la  esposa lo esperan solo para anunciarle que esta fue la última tardanza que le soportan y se van. Simón, quien solo recibe burlas de los empleados de la ciudad cuando se queja de que la prohibición de estacionarse no estaba clara, decide tomar la justicia con sus  propias manos, lo cual lo convierte en un héroe de todos los que antes fueron humillados.  

Érica Rivas, en la película Relatos Salvajes

CORTESÍA SONY PICTURES CLASSICS

Escena de la película argentina 'Relatos salvajes'.

La Propuesta tiene un trasfondo más dramático, pero su retrato de la corrupción podría ser sacado de casi cualquier país latinoamericano. Un joven de familia adinerada atropella sin querer a una mujer embarazada y se da a la fuga. Como hay un video del automóvil, su millonario padre convence al jardinero de que se eche la culpa a cambio de una importante suma. El jardinero, quien lleva décadas trabajando para la familia, parece aceptar sumisamente las condiciones, como ha hecho siempre. Pero, no reaccionan igual el abogado y el detective, cuyo silencio también tiene que ser comprado.  

Hasta que la muerte nos separe es la más excesiva de las historias, pero su conclusión no solo justifica al relato mismo, sino cierra y redime el círculo total de la película. En el elegante banquete de una boda, la novia se entera que su marido la engaña con alguien de la oficina. El descubrimiento la desquicia y empieza a tomar desmesuradamente. Ya completamente borracha y sin importarle las consecuencias, empieza a decirle sus verdades, tanto a la infiel pareja como a todos los encopetados invitados. Aunque parece que la violencia solo se incrementa para devorarse a sí misma, la resolución es una catarsis que pone la relación amorosa en un plano superior al que se encontraba al inicio de la boda. Esta última historia pone en perspectiva y, de hecho, reivindica la violencia de las otras que parece solo revertirse contra sí misma. El atavismo salvaje inherente a las relaciones sexuales y de pareja, solo adquiere su verdadera dimensión en el amor cuando se reconoce a sí mismo.

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO