Skip to content
 

Las películas y series más cálidas de Netflix para acurrucarse en el sofá ahora mismo

Porque todos necesitamos una noche cómoda y agradable en nuestra vida.

Rex Harrison y Audrey Hepburn en "My Fair Lady".

FilmPublicityArchive/United Archives via Getty Images

Rex Harrison y Audrey Hepburn (derecha) en "My Fair Lady".

In English

El arte de la calidez puede significar algo diferente para diferentes personas. Para muchos de nosotros, es acurrucarnos en un lugar cómodo en el sofá con una taza de chocolate bien caliente y ver una película o una serie televisiva que nos permita olvidar nuestras preocupaciones y nos transporte a un lugar de pleno placer. Y no es secreto que ahora nos encontramos en la temporada donde la calidez es lo principal.

Afortunadamente, Netflix te ofrece algunas opciones especialmente cálidas. Las siguientes son una docena (nueve películas y tres series televisivas que puedes ver en maratón) que hemos seleccionado cuidadosamente para que sobrevivas lo más crudo del invierno. Lo único que necesitas tener son tus pijamas y una manta.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Algunos enlace en inglés

 

As Good as It Gets (1997)

James L. Brooks dirige el tipo de comedia inteligente y sofisticada para adultos que a Hollywood parece ya no interesarle. Estas comedias también son perfectas para esos días que pasas en el sillón cuando baja la temperatura (mira Broadcast News, etc.). Esta, que recientemente llegó al servicio de transmisiones, es un ejemplo perfecto. Jack Nicholson interpreta a un quisquilloso novelista obsesivo compulsivo de Nueva York, quien disfruta insultar a amigos y extraños por igual. Helen Hunt interpreta a una mesera desafortunada con dificultades para pagar el tratamiento médico de su hijo. Jamás podrías haberte imaginado que harían una buena pareja. Pero, como dice él en la película, ella lo hace querer ser un mejor hombre. Gracias a la diestra trama de Brooks y las frases graciosas inesperadas (sin mencionar las actuaciones ganadoras del premio Óscar de sus dos estrellas), todo funciona de maravilla.

Puedes verla aquí: As Good as It Gets

Big Fish (2003)

Las películas del director Tim Burton siempre han tendido a ser más escalofriantes que cálidas. Pero esta fantasía que contrasta lo típico de Burton es su historia más conmovedora (y tal vez la más personal) hasta la fecha. Mucho del crédito de esta encantadora historia entre padre e hijo le pertenece a Albert Finney, una leyenda y un león que interpreta a un hombre viejo en su lecho de muerte que siempre le ha contado a su distanciado hijo (Billy Crudup) las historias más fantasiosas acerca de su vida. Pero cuando el hijo examina un poco las locas aventuras de juventud de su papá, estas resultan ser más verdaderas de lo que jamás se imaginó. Ewan McGregor interpreta al Finney joven, y la chispa en sus ojos durante toda la película es el mejor efecto especial de Burton. No hay película, especialmente de Tim Burton, más tierna que esta.

Puedes verla aquí: Big Fish

Going in Style (2017)

El elenco de esta contemporánea versión juguetona y desenfrenada de la gran película de 1979 sobre adultos mayores en enredos delictivos, que fue estelarizada por George Burns, Art Carney y Lee Strasberg, es muy similar al elenco perfecto del filme original gracias a las actuaciones de Morgan Freeman, Michael Caine y Alan Arkin, quienes interpretan a un trío de viejos vivarachos que deciden darle sabor a sus terriblemente aburridas vidas con algo de latrocinio a la antigua. El atraco en sí casi no viene al caso. La verdadera diversión de la película es ver a estos tres profesionales de Hollywood reñir y bromear a la vez que descubren los efectos secundarios que le dan propósito a su vida al planear su atraco. Es posible que el delito no salga bien, pero en este caso, sin duda puede hacerte sentir como un joven otra vez.

Puedes verla aquí: Going in Style​​​


The Holiday (2006)

Entre los dos años pasados de COVID y el frío del invierno, lo más probable es que estés harto y cansando de tus alrededores. Pues bien, la comedia romántica del 2006 de la escritora-directora Nancy Meyers es la receta perfecta para tu soledad y tu pasión por los viajes. Dos mujeres —una estadounidense (Cameron Diaz) y una británica (Kate Winslet)— intercambian de casa durante la Navidad mientras se recuperan de malas rupturas amorosas. En sus nuevos entornos temporales y perfectos como de tarjeta postal, ambas se enamoran de encantadores chicos locales (Jude Law y... ¿Jack Black?). Sí, The Holiday es totalmente rebuscada y llena de más exhibiciones de bienes raíces que una temporada de Selling Sunset, pero su placer culposo es indiscutible. Es inútil resistirse.

Puedes verla aquí: The Holiday


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Howards End (1992)

¿Empiezas a detectar un tema con algunas de estas selecciones? Creo que hay algo acerca de los ingleses y sus casas de campo que proyecta vibras cálidas. Y nadie sabía cómo hacer películas para las frías noches de invierno, una taza caliente de té earl grey y una chimenea centelleante como el equipo con buen gusto de Ismail Merchant y James Ivory, famosos por sus adaptaciones de literatura británica (A Room With a ViewThe Remains of the Day). En esta hermosa versión de la novela clásica de E.M. Forster, Anthony Hopkins, Helena Bonham Carter y Emma Thompson forman un equipo de ensueño de Masterpiece Theatre en esta enredada historia de herencia, romance y traición. Pero es Thompson quien acapara la atención, gracias a su sentido y sensibilidad.

Puedes verla aquí: Howards End


Lady Bird (2017)

La comedia dramática sobre los años de formación femenina, de la directora Greta Gerwig, llegó a los cines en el 2017, pero es fácil imaginar una versión de 1987 protagonizada por Molly Ringwald. En su lugar, tenemos a Saoirse Ronan —y no es un premio de consolación, ya que su interpretación es brillante— como Lady Bird, el tipo de adolescente iconoclasta que sueña con vivir en un lugar mucho más interesante que su ciudad en California. Se muestran las usuales humillaciones y presiones sociales de la preparatoria, pero Ronan (debido a su inteligencia como actriz y personaje) las eleva a lo que parecen ser problemas existenciales. Pero lo que realmente eleva la película por encima de sus predecesoras típicas sobre adolescentes inadaptados es la divertidamente complicada (pero tan franca) relación entre la Lady Bird de Ronan y su mamá, maravillosamente interpretada por Laurie Metcalf, quien, en un mundo justo, se hubiera ganado un Óscar como mejor actriz de reparto.

Puedes verla aquí: Lady Bird

My Fair Lady (1964)

Netflix hace muchas cosas bien, pero la única sección de su menú que suele ser un poco escasa es la de películas filmadas antes de la década de 1980, por lo que es una estupenda sorpresa encontrar este encantador musical en su catálogo de transmisiones. Incluso si nunca has visto este ameno filme de transformación, te debe parecer familiar, ya que ha sido copiada por todos, desde The Simpsons hasta Pretty Woman. La incandescente Audrey Hepburn interpreta a una mujer de bajos recursos a quien Rex Harrison transforma en una dama de la clase alta. Y él, a su vez, también se transforma. La partitura de Jay Lerner y Frederick Loewe es una clase magistral en los clásicos de Hollywood que ya no se hacen como se hacían antes. No es casualidad que este filme se haya ganado ocho premios Óscar, incluido el de mejor película.

Puedes verla aquí: My Fair Lady​​

Stand By Me (1986)

Esta historia nostálgica sobre los años de formación, dirigida por Rob Reiner y basada en una novela de Stephen King, se las arregla para ser un deleite que te hace sentir bien y también un agridulce vistazo a los mejores momentos de la vida, mucho después de que se hubiesen desvanecido. Wil Wheaton, Corey Feldman, Jerry O’Connell y River Phoenix (inolvidable) interpretan a amigos de la infancia que escucharon acerca de un cuerpo sin vida que estaba a unos cuantos poblados y se propusieron ir a verlo. Sin embargo, la película se trata más del trayecto que del destino, durante el cual los buenos amigos comparten sus esperanzas y temores alrededor de fogatas y con muchas risas. Un encanto absoluto.

Puedes verla aquí: Stand By Me

Willy Wonka and the Chocolate Factory (1971)

Una clásico durante la infancia de todos en los años 70, la película original de Willy Wonka  (evita la desafinada versión del 2005 de Tim Burton) sigue siendo maravillosamente encantadora gracias a la desquiciada interpretación de Gene Wilder del excéntrico confitero de Roald Dahl. Cuatro niños malcriados (más el pobre pilluelo Charlie Bucket) se ganan un recorrido por la estrafalaria fábrica del experto en dulces y terminan recibiendo justo lo que merecen. Las canciones son sensacionales, los escenarios son atractivas delicias extravagantes y el mensaje sano no tiene fecha de caducidad. Advertencia: verla (y todas sus deliciosas golosinas hechas por Oompa-Loompas) podrían provocarte hambre, así que prepárate con unos pequeños refrigerios. Si todavía buscas algo dulce (de una variedad más adulta) después de eso, ve la arrasadora Chocolat (también en Netflix).

Puedes verla aquí: Willy Wonka and the Chocolate Factory​​​​​​​

Más tres series de televisión para ver en maratón… 

Downton Abbey

Cuando se trata de entretenimiento cálido junto a la fogata, los británicos saben una que otra cosa sobre el tema. Y entre las comodidades de la alta sociedad de Bridgerton y The Crown, Netflix tiene gran variedad. Pero la serie que ofrece más valor por tu suscripción es la telenovela de los de arriba y los de abajo de Julian Fellowes, acerca del nunca aburrido clan Crawley y de los hombres y las mujeres que los atienden y que también son propensos a los incidentes. El incesante melodrama te mantendrá pegado a la pantalla, pero la mansión eduardiana que provoca envidia (con sus jardines de esmeralda, estudios con paneles oscuros y las ilimitadas copitas de brandi) que le pertenece a la familia, te mantendrá acurrucado debajo de una manta.

Puedes verla aquí: Downton Abbey

The Great British Baking Show

Si todavía no has visto sin parar este adictivo concurso, ¿qué esperas? Puedes disfrutar las temporadas 5 a 9 de este superéxito que te hace sentir bien con tan solo hacer un clic (las primeras cuatro temporadas se fueron de Netflix el 1.º de enero). La premisa: una docena de reposteros novatos de cada rincón del Reino Unido se reúnen debajo de una carpa en el campo británico para enfrentarse en la cocina, batiendo pasteles, tartas y cualquier otro postre misterioso que los jueces les pidan. La mitad de la inmensa alegría del programa es ver a estos candidatos medir y mezclar sus recetas asignadas; la otra es la generosa camaradería que todos parecen compartir en su afán por ser el mejor repostero cada semana. Este programa claramente tiene algo distinto a lo que vemos en Estados Unidos, en el sentido de que los concursantes no son tan competitivos entre sí. Simplemente les encanta hornear por el gusto de hacerlo. Es bueno para el alma; y quizás hasta te haga intentar preparar una tarta Linzer.

Puedes verla aquí: The Great British Baking Show

Our Planet

Netflix ofrece más que unas cuantas fantásticas series de naturaleza narradas por el inigualable sir David Attenborough. Su alegre y firme voz es un tesoro mundial, al igual que su misión vitalicia de hacer que el planeta se sienta no solo más pequeño, sino también como algo que necesitamos proteger. Con fotografía increíblemente hermosa de la vida silvestre, así como reveladoras e informativas perlas de sabiduría sobre el reino animal en la Tierra (que es más extraño que la ficción), este es el raro programa que se las arregla para ser educativo sin ser seco ni sermoneador. Al hablar con gran entusiasmo sobre los osos polares, los tigres siberianos o las cómicas criaturas extrañas ocultas en el fondo del océano, Attenborough (y su cálido estilo narrativo tipo Papá Noel) hace que el mundo se sienta más pequeño y más asombroso que antes. Our Planet también es prueba de que no solo porque quieras relajarte debas desactivar el cerebro.

Puedes verla aquí: Our Planet

Chris Nashawaty, excrítico de cine de Entertainment Weekly, es el autor de Caddyshack: The Making of a Hollywood Cinderella Story; también colabora con Esquire, Vanity Fair, The New York Times y The Wall Street Journal.