Skip to content
 

¿Será el 2022 el año en que regresamos a los cines?

Una nueva investigación aborda la asistencia al cine por parte de los adultos en tiempos de pandemia. Y los expertos ofrecen sus pronósticos.

Público en el cine con máscaras protectoras y sentado a distancia mientras ve una película.

MixMedia/E+/Getty Images

In English

¿Será que la pandemia de COVID-19 ha acabado para siempre con nuestro amor por las salas de cine? Lamentablemente, puede ser que sí... sobre todo en el caso de las personas mayores. En un reciente estudio realizado por The Quorum (en inglés), una empresa de investigación especializada en el sector cinematográfico, se reveló que casi la mitad de las personas que compraban entradas de cine antes de la pandemia han dejado de acudir a la pantalla grande. Además, aproximadamente el 8% de quienes antes iban al cine afirman que no tienen planes de volver.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Y tal parece que los adultos mayores son aún más renuentes. "La población mayor de 50 años —a la que me acabo de sumar este año— se siente mucho menos segura en una sala de cine que el público general", señala David Herrin, autor de la investigación. "Aproximadamente el 44% de los mayores de 50 años dicen sentirse seguros, en comparación con casi el 62% del público general". Si bien Herrin advierte que las personas mayores de 50 años representaron una pequeña proporción de los encuestados, las cifras parecen ser creíbles.


¿Cómo se puede lograr que el público vuelva a los cines?

Aproximadamente un tercio de los cinéfilos de todas las edades indicaron tener esperanzas de volver a los cines, pero solo si los propietarios de estos efectúan cambios positivos. "La gente dijo: 'Yo iría con más frecuencia si las palomitas y los refrescos no fueran tan caros, si hubiera opciones para veganos y cócteles artesanales, o si las salas de cine vendieran comidas locales'", dice Herrin. "Si voy a un partido de béisbol en Filadelfia, puedo conseguir el sándwich de carne y queso típico de esa ciudad, ¿cierto? ¿Por qué no ofrecen las salas de cine el mismo tipo de comida local que se vende en los estadios deportivos?".

Los encuestados mencionaron algunas mejoras que podrían motivar al público a volver a los cines, entre ellas hacer cumplir la prohibición de usar el teléfono celular dentro de las salas y reducir los precios de las entradas. "Otras maneras de impulsar el interés del público serían instalar butacas más nuevas, dejar más espacio entre estas, ofrecer la opción de pedir comida desde la butaca y reducir el número de comerciales en los tráilers", comenta Herrin. "Los mayores de 50 años no dieron tanta importancia a estos factores, salvo dos: les gustaría que hubiera butacas más nuevas y más espacio entre estas".

Herrin y otros expertos del sector indicaron en entrevista con AARP que se pueden prever ciertas tendencias en el futuro del cine, una vez que la pandemia disminuya de gravedad.

Muchos adultos mayores volverán a los cines, pero con cautela

"Su regreso será más lento... pero sin duda volverán", afirma Jeffrey Cole, director del Center for the Digital Future. Y según Paul Dergarabedian, de la empresa Comscore: "Los públicos maduros son más exigentes y selectivos en cuanto a lo que miran, pero también se preocupan por su propia salud".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


En el futuro valdrá la pena acudir a los cines para ver películas

"Se pondrá mucho empeño en mejorar la experiencia del público en los cines", afirma Doug Darrow, vicepresidente principal de Dolby Laboratories. "Las salas de cine han invertido en mejores butacas y en experiencias de primera categoría: IMAX, Dolby Cinema, etcétera". Gracias a mejores opciones de comidas y bebidas alcohólicas, algunos cines han registrado aumentos de hasta un 60% en las ventas de este tipo. Eso debe de servirles de motivación para mejorar sus menús, que tradicionalmente han sido pésimos.

No todas las entradas de cine costarán lo mismo

Se prevé una reducción de los precios de las entradas los días lunes, martes y miércoles, así como antes de las 4 p.m. los jueves. Además, es posible que los precios varíen de acuerdo con la popularidad de la película. "No me molesta pagar $100 por una carne wagyu, pero no gastaría más de $20 por un filete de lomo", señala Vince Guzzo, propietario de una cadena de cines en Quebec. ¿Por qué ha de costar lo mismo ver un fracaso de taquilla que ver una película de gran éxito? Sin embargo, los estudios cinematográficos se resistirán a cualquier propuesta de precios variables. "Ningún estudio querrá dar a entender que su película vale menos que otra", dice Patrick Corcoran, vicepresidente de la National Association of Theatre Owners.


Tu cine local podrá ofrecer más películas

Los grandes éxitos de taquilla, como las películas de James Bond, antes duraban tres meses en los cines antes de pasar al mercado de video doméstico. "Ahora tan solo hay que esperar tal vez 18 días, 30 días, 45 días", dice Herrin. "Gracias a la reducción de este período, habrá más salas de cine disponibles, por lo que los propietarios de los cines podrán tener en cuenta películas nuevas y menos conocidas", señala Cole. Guzzo dice: "Tendré más posibilidades de exhibir películas artísticas, más orientadas a los adultos mayores". Cole agrega: "En las salas de cine predominarán, por una parte, los superhéroes y los grandes éxitos de taquilla y, por otra, las películas artísticas menos conocidas".

Tu sala de cine predilecta bien podría ser en tu propia casa

"En realidad, las películas orientadas al público mayor de 50 años están en vías de migrar hacia las plataformas digitales, a medida que se producen menos dramas y comedias de presupuesto mediano", dice Anne Thompson, editora independiente de Indiewire. "En la televisión se ofrecen ahora programas más inteligentes", dice Elizabeth McGovern, de 60 años, quien vio postergado el estreno de su película Downton Abbey: A New Era (de la Navidad del 2021 a marzo del 2022), sin duda porque, entre otras razones, el público mayor podría sentirse más seguro para esas fechas. McGovern opina que las películas orientadas a los adultos mayores se verán cada vez más desde la casa —pero que, aun así, algunas personas mayores no dejarán de asistir a las salas de cine—. "La televisión es ahora el mejor medio para apreciar excelentes guiones y, a raíz de ello, interesantes actuaciones. Sin embargo, una película como King Richard es una gran excepción en ese sentido. Es una obra tan genial. No te la puedes perder".

Los adultos mayores tendrán los mejores cines en casa

Según Herrin, las personas mayores evitan los cines porque, entre otras razones, cuentan con una alternativa cada vez mejor. "Los mayores de 50 años suelen tener más dinero, por lo que está a su alcance instalar en su casa equipos audiovisuales y de sonido de alta calidad. Por eso les resulta más factible que a los jóvenes duplicar en su casa la experiencia de una sala de cine".

Todo dependerá del virus

"Lo único que logrará acelerar el regreso de los mayores de 50 años", según Cole, "será el fin de la pandemia".

Tim Appelo cubre temas de entretenimiento y es crítico de cine y televisión para AARP. Anteriormente, fue editor de entretenimiento en Amazon, crítico de video en Entertainment Weekly y crítico y escritor de The Hollywood Reporter, People, MTV, The Village Voice y LA Weekly.