Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

Documental 'Patagonia Rising'

Chilenos luchan por mantener sus ríos sin de represas hidroeléctricas.

In English | Para los activistas del medioambiente, Patagonia Rising relata un cuento de terror contemporáneo, la crónica de la propuesta construcción de cinco represas hidroeléctricas sobre dos de los ríos más puros del mundo: los ríos Baker y Pascua en el sur de Chile.

Vea también: Cómo encontrar un empleo ecológico.

El documental del director Brian Lilla pinta un retrato de la región de la Patagonia en Chile en el cual podemos ver la belleza austera del área, sumamente aislada, donde el panorama de la cordillera de los Andes sirve de fondo a la vida de fuertes gauchos, granjeros y leñadores. Han vivido allí por décadas, aman las riquezas de la naturaleza y no ven razón alguna para cambiar.

Pero Endesa, una enorme compañía de electricidad, ve las cosas de otra manera. Afirma que HidroAysén —un proyecto de $7.000 millones ($7 billion) que ha propuesto— empleará a más de 200 personas y con el tiempo le proveerá electricidad a Santiago, la capital de Chile. Para lograr esto necesitará construir represas sobre los ríos y una línea de transmisión de 2000 kilómetros (un poco más de 1.242 millas) —una de las más largas del mundo— que comprende 6.000 torres de entre 200 y 300 pies de altura en tierras deforestadas de 300 pies de ancho. Según el filme, el resultado sería un país prácticamente dividido a la mitad.

Foto de Juvenal Fuentes Arratia, un gaucho chileno entrevistado en el documental Patagonia Rising.

Brian Lilla

Juvenal Fuentes Arratia es un Gaucho cuya familia ha vivido a las orillas del río Baker por muchas generaciones.

Relatada en un sencillo estilo documental —con muchas entrevistas— Patagonia Rising sirve como vocero de los que están a favor y en contra del proyecto, pero muestra una clara parcialidad. Aunque un portavoz de HidroAysén afirma que las represas no dañarán el medioambiente y que los derechos de los residentes locales se protegerán escrupulosamente, la película refuta estos argumentos.

Por ejemplo, aunque la compañía sostiene que se ocupará de los habitantes de la región, el documental detalla cómo, durante un proyecto de represas anterior, la compañía trasladó a granjeros a zonas sin acceso al agua y que, a pesar de haberles prometido electricidad gratuita, ahora les cobra las tasas más altas del país.

Los que se oponen afirman que las represas cambian los cursos de los ríos, provocan la reducción del hábitat terrestre, dificultan la llegada de las sustancias nutritivas necesarias al mar y que no se necesitan. Dicen que en Chile las fuentes de energía solar, del viento y geotérmica tienen mayor potencial.

Aquí existe un gran potencial para demostrar una verdadera indignación. Irónicamente, el estilo parco del rodaje con frecuencia no permite la demostración de dicha ira. Al igual que demasiados directores de documentales, Lilla está tan inmerso en su tema que nos cuenta demasiado. ¿De veras necesitamos saber sobre el deshielo glacial y cómo los residentes afrontan las inundaciones?

Patagonia Rising realmente nos conmueve con las entrevistas de los residentes de la región, un grupo relativamente estoico que habla del amor que sienten por sus tierras y el temor al cambio en sus vidas que ocurrirá con la construcción de las represas. Aunque algunos ven la construcción como una oportunidad para vender y encontrar un lugar mejor para vivir, la mayoría parece hacerse eco del lamento de un hombre, que pregunta, "¿En dónde encontramos autoridades competentes que nos defiendan?".

Por cierto, ¿en dónde? El proyecto fue aprobado por el gobierno chileno el año pasado, y este abril, la Corte Suprema de Chile rechazó los esfuerzos de los activistas del medioambiente para interrumpirlo. Finalmente, Patagonia Rising no es solamente otra película sobre la degradación en curso de nuestro mundo natural; es una prueba adicional, si de veras necesitáramos pruebas, de ese antiguo y clásico dicho: el dinero manda.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO