Skip to content
 

5 señales de advertencia para no cometer un costoso error de inversión

A veces, el mayor enemigo de la inversión está reflejado en el espejo.

Inversionistas en una conferencia y uno de ellos sostiene un letrero que dice ve en grande

BLOOMBERG / GETTY IMAGES

In English

Como todo el mundo, he cometido bastantes errores de inversión. Cuando reviso las carteras y hablo con los clientes, veo algunos temas recurrentes y señales de advertencia. Por lo general, no se trata de un fraude, así que no esperes que un regulador financiero te saque de apuros. Estas son algunas de las señales de alerta más importantes, así como lo que puedes hacer para protegerte. 

1. La promesa de alto rendimiento y bajo riesgo 

Una inversión que analicé recientemente afirmaba ofrecer "un rendimiento pasivo seguro y constante de más del 7.5%". Ahora que están sufriendo tanto las acciones como los bonos, ¿quién no querría participar en una oportunidad así? Aunque sería maravilloso, el sentido común me dice que, si existiera ese vehículo de inversión, instituciones como los fondos de pensiones estarían apresurándose por invertir miles de millones de dólares. No necesitarían mi dinero. 

Normalmente, cuanto más segura es la inversión, menor es el rendimiento. Pero hay una excepción: un bono de la serie I del Gobierno de EE.UU., que rinde un 9.62% durante los próximos seis meses. Su rendimiento está vinculado a la inflación, que se encuentra en el nivel más alto de los últimos 40 años. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


2. No hay tiempo que perder

Te dicen alguna versión de: "desafortunadamente, esta es una oferta por tiempo limitado, ya que el bono del 10% solo es válido hasta mañana". Lo que ocurre es que la persona que te vende este producto está intentando que pienses emocionalmente en lugar de racionalmente.

En su libro Thinking, Fast and Slow (en inglés), el ganador del Premio Nobel, Daniel Kahneman, describe nuestros dos sistemas de pensamiento. El sistema 1 es rápido, intuitivo y emocional; el sistema 2 es más lento, deliberativo y lógico. La táctica de la oferta por tiempo limitado es conseguir que tomes una decisión antes de que tu sistema de pensamiento más lento, pero más lógico, tenga tiempo de activarse. Y esta táctica no se limita a la inversión. Los anuncios a menudo instan al comprador con palabras como, "Esta es una oferta por tiempo limitado y solo está disponible hasta agotar existencias; actúa rápido antes de que sea demasiado tarde". Con las inversiones, opta por el sistema 2: usa tu pensamiento deliberativo y lógico, y deja tus emociones a un lado.

3. La inversión es compleja 

Las mejores inversiones suelen ser simples y fáciles de entender. Las inversiones complejas suelen ir acompañadas de un extenso documento de divulgación, a veces de cientos de páginas, que debes firmar para indicar que lo has leído y entendido completamente. Nunca he conocido a un representante financiero que entendiera lo que estaba vendiendo, y mucho menos a un consumidor.

Algunos clientes me han pedido que lea el documento de divulgación de 173 páginas de un producto en lo que están considerando invertir. Les recuerdo que no necesitan pagarme por leerlo, ya que los abogados y actuarios no lo redactaron para proteger al comprador. Una vez que hayas firmado el documento, será mucho más difícil alegar que te han engañado o que no lo has entendido.

4. Invertir con convicción

No hace mucho, estaba viendo un programa de televisión sobre selección de acciones en el que el presentador hablaba de que la gente no invierte con convicción. Soy de la opinión de que eso es bueno, porque invertir con convicción es peligroso. Mi consejo es que, si no puedes pensar en tres cosas que pueden ir mal con una inversión y la posibilidad perder dinero, no lo has analizado con tu razonamiento lógico del sistema 2. 

No tengo ni idea de lo que hará el mercado de valores a corto plazo o qué acciones tendrán un rendimiento superior, razón por la cual compro todas las acciones del planeta utilizando un par de fondos indexados. Mantener el rumbo es importante, pero piensa siempre en lo que puede salir mal y en el impacto financiero que esto tendría en tu familia si así fuera.

5. Te enteras de la inversión a través de un desconocido

Recibo llamadas de ventas todo el tiempo que dicen algo como esto: "hola, soy Rex, de la empresa Never Miss Drilling, para hacerte llegar una oferta exclusiva para invertir en nuestra próxima ronda de pozos petroleros. Nunca hemos tenido un pozo seco, y nuestros inversores obtienen un promedio del 18% de rendimiento de su inversión de por vida". Si esto fuera remotamente cierto, ¿no estarían sus actuales inversionistas aportando más dinero? ¿Por qué esta empresa pagaría a personas para que hagan llamadas de venta no solicitadas? Cuando se trata de invertir, nunca es buena idea depender de la amabilidad de los desconocidos; no suelen llamar para hacerte rico.

6. Lo compras después de ver un anuncio

Ya sea un anuncio de televisión, de radio, impreso o en internet, sé especialmente cauteloso. Si una empresa está gastando mucho dinero para atraerte, serás tú quien pague el precio si compras su producto. Por lo general, las buenas inversiones se agotan rápidamente y no es necesario anunciarlas. Desconfía en particular de los infomerciales en televisión, en la radio o los pódcast en internet. Estos son similares a programas de entrevistas que afirman que su objetivo es educarte. Muchos programas financieros centrados en la jubilación en realidad son infomerciales pagados. Puede haber una divulgación muy breve para informarte que la compañía ha pagado para promocionar sus productos; esta puede ser muy rápida porque esperan que no alcances a verla. El propósito de estos anuncios generalmente es suscitar una respuesta emocional.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


7. Se siente bien

Aunque les digo a las personas que invertir debería ser aburrido si lo haces bien, a veces también debería ser doloroso. Pero nunca debería hacerte sentir bien. Ignorar cualquiera de las señales de advertencia anteriores y entregar tu dinero puede sentirse bien al principio. Vender tus acciones en un mercado bajista para detener las pérdidas futuras también nos hace sentir bien, aunque, por lógica, vender después de una caída es otro error de inversión. Reequilibrar tu cartera en un mercado bajista significa comprar más acciones. Sí, hacerlo es increíblemente doloroso, pero, si lo piensas bien, estás comprando acciones en oferta.

Cómo protegerte

Primero, al considerar una inversión, no entregues tu dinero de inmediato. Sospecho que esa oferta por tiempo limitado aún estará disponible dentro de unos días. Enumera las cosas que pueden salir mal y qué impacto tendría en tu familia. Pregúntate la forma en que la persona y la empresa que te ofrecen la inversión ganan dinero y de qué modo puede la inversión ser atractiva para ti.

Haz una búsqueda en internet sobre el producto o la empresa y lee las opiniones de otros. A menudo les digo a las personas que vayan al foro en línea Bogleheads y usen el recuadro de búsqueda para ver lo que otros piensan. Estas búsquedas toman solo unos minutos, y es un tiempo muy bien invertido.

Acude a alguien a quien respetes, pero que no siempre esté de acuerdo contigo. Podría ser tu cónyuge, un amigo o un compañero de trabajo, pero no consultes con una persona que podría beneficiarse económicamente si te vende un producto alternativo. Debe ser alguien lo más imparcial posible. Pregúntale qué piensa y si aprovecharía esta oportunidad de inversión si se encontrara en una circunstancia similar a la tuya.

Invertir es simple, pero nunca es fácil. Aunque hay excepciones ocasionales, si algo parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

 

 

Allan Roth es fundador de Wealth Logic, una empresa de servicios de planificación financiera por hora radicada en Colorado Springs, Colorado. Ha dado clases sobre inversiones y finanzas en universidades y ha escrito para la revista Money, el Wall Street Journal y otras publicaciones. Sus contribuciones no tienen el fin de comunicar consejos específicos de inversión.