Skip to content
 

¿Deberías postergar tu jubilación en un mercado bajista?

La respuesta requiere una mirada realista a tus ahorros y gastos.

Billete de 100 dólares y una flecha roja que indica mercado de valores a la baja

JUSUN/GETTY IMAGES

In English

Con la inflación por las nubes y el mercado de valores en baja, los planes de jubilación de muchas personas se están complicando. Ese es particularmente el caso de quienes piensan jubilarse este año. En vez de planificar su salida del mercado laboral, no pueden apartar la vista de las reducciones de sus carteras. Se preguntan si este es el momento de jubilarse o de seguir trabajando.

“Si miramos el punto más alto, el S&P cayó algo más del 20% en comparación con el nivel que tenía hace nueve o diez meses”, dice Pam Krueger, fundadora de Wealthramp.com. “Las personas dicen: ‘¡No! ¡Justo cuando decidí jubilarme! Ahora no sé qué hacer’”.

Es difícil no considerar la posibilidad de postergar la jubilación uno o dos años. La inflación está cerca del máximo de los últimos 40 años, lo que aumenta el costo de las necesidades básicas diarias, desde los huevos hasta la electricidad. El precio de la gasolina ha bajado con respecto a los niveles récord, pero aun así el galón está a más de 50 centavos por encima de lo que costaba hace un año, según la Asociación Americana de Automóviles (AAA).

La inflación por sí sola está haciendo que el 25% de las personas demoren su jubilación, según el BMO Real Financial Progress Index (índice de progreso financiero real de BMO). Eso no toma en consideración el efecto psicológico que puede tener un mercado de acciones bajista. Aunque sea solo en papel, la idea de que tendrán menos dinero disponible si fueran a jubilarse mañana es demasiado para algunas personas.

Es fácil dejarse atrapar por el momento —comparar tus ahorros jubilatorios hoy con lo que tenías hace pocos meses— y cancelar los planes. Pero ese número por sí solo no debería dictar el momento de la jubilación. La decisión requiere examinar el panorama general y dejar que los hechos decidan por ti.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


¿Todavía alcanza?

Para empezar, considera tu cartera de inversiones. Ciertamente, el estado de cuenta trimestral impreso no se ve bien, pero eso no significa que no tengas dinero suficiente para jubilarte. Si has estado ahorrando durante años, un mercado bajista no es razón para reajustar todo. Aunque sí es momento de reevaluar y ver dónde estás, dice Keri Dogan, vicepresidenta sénior de Ingresos Jubilatorios en Fidelity Investments. “Cuánto más cerca estás de la jubilación, más tiempo debes pasar explorando escenarios diferentes”, dice Dogan. “Prestar atención es bueno, siempre y cuando respondas en forma racional”.

¿Te sientes bien?

Una vez que tengas la cartera alineada, puedes determinar si la jubilación sigue siendo una opción este año, el año que viene o incluso dentro de más tiempo. Allí es donde vale la pena probar distintos escenarios. Lo que buscas es tratar de determinar si puedes mantener el estilo de vida de jubilado que habías planeado con menos dinero y precios más altos. Los expertos dicen que te hagas una serie de preguntas o trabajes con un planificador financiero que te ayude. Las preguntas incluyen las siguientes:

  • ¿Qué impacto tiene la inflación más alta en tus gastos?
  • ¿Es necesario hacer sacrificios? ¿Esos sacrificios son demasiado?
  • ¿Qué sucede si la cartera de inversiones es más pequeña? ¿Puedes igualmente vivir en forma confortable?
  • No olvides tu situación actual de deudas. Tal vez incurriste en nuevas deudas a causa de la inflación. ¿Puedes reducirlas antes de jubilarte? ¿Tendrán un impacto negativo en tu flujo de efectivo cuando dejes de trabajar?

Todas estas preguntas deben responderse como parte de la evaluación de cuán preparado estás para jubilarte.

Sé flexible

Al momento de tomar la decisión final, sé flexible y ten la mente abierta. Lo que no quieres es adherirte inflexiblemente a un calendario que tal vez ya no sea realista. Trata de ver el aspecto positivo, incluso si significa postergar la jubilación. Una postergación de solo tres a seis meses puede significar un 1% más de ahorros para los próximos 30 años, según hallaron investigadores de las universidades de Stanford y George Mason. También te da más tiempo para cancelar las deudas y reducir algo los gastos.

“Si dejas que los hechos hablen, podrás comprometerte con un plan y sentirte cómodo y confiado”, dice Krueger. Tal vez eso signifique que necesitas uno o dos años de dinero en el banco en vez de seis meses. O tal vez tienes ingresos más que suficientes para vivir de ellos, incluso si tus inversiones caen un 10%. “No se trata de cómo se ve mi cartera; se trata de cómo se ve mi dinero en efectivo”, dice.

Donna Fuscaldo es redactora y editora especializada en finanzas personales y salud. Lleva más de dos décadas escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como The Wall Street Journal, Forbes, Investopedia y HerMoney.