Skip to content
 

Una nueva ley ayuda a ahorrar en energía e impuestos

La Ley de Reducción de la Inflación amplía los incentivos para energía solar, electrodomésticos, sistemas de aire acondicionado y calefacción ecológicos, y más.

Casa con paneles solares en el techo

IMAGINIMA / GETTY IMAGES

In English

Según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales, el costo de la energía aumentó el 32.9% en los doce meses que concluyeron en julio. Si quieres ganarle a la inflación ahora, tu mejor opción podría ser aumentar la eficiencia energética de tu hogar. La Ley de Reducción de la Inflación, promulgada el 16 de agosto, proporciona exenciones impositivas y reembolsos que harán que tus ahorros sean aún mayores. Si realizas cambios para mejorar la eficiencia energética en tu hogar, no solo ahorrarás en las facturas de energía, sino que posiblemente también puedas ahorrar en tus impuestos.

Los créditos fiscales para quienes mejoran el consumo de energía en su hogar se suman a los ahorros. A diferencia de una deducción impositiva, que reduce tus ingresos gravables (y, por tanto, tus impuestos), un crédito fiscal reduce tus impuestos dólar por dólar. Los créditos pueden hacer que tus impuestos federales sobre los ingresos se reduzcan a cero. Sin embargo, dado que los créditos fiscales son lo que el IRS llama “no reembolsables”, no pueden convertir una factura de impuestos en un cheque de reembolso.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Créditos fiscales por aumentar la eficiencia energética de tu hogar

Los propietarios de viviendas han tenido durante mucho tiempo un crédito único de $500 durante toda la vida para mejoras que reduzcan el uso de energía en el hogar. El crédito, llamado Nonbusiness Energy Property Credit (crédito energético para propiedades no comerciales), era igual al 10% del costo de mejoras calificadas en el consumo de energía, tales como aislamiento, ventanas, puertas y techos.  Si pagabas $400 por una nueva puerta principal con eficiencia energética, recibías un crédito fiscal de $40, siempre que no hubieras alcanzado al máximo de $500 de por vida.

También podías recibir un crédito por el 100% del costo de ciertos modelos de artículos costosos que promueven el ahorro de energía, como por ejemplo calderas, calentadores de agua y aire acondicionado, pero siempre sujeto al límite de $500 de por vida. Si pagabas $10,000 por una caldera nueva, tu crédito seguía siendo de $500 como máximo. El Nonbusiness Energy Property Credit de hecho caducó en el 2021, pero la Ley de Reducción de la Inflación lo extendió hasta el 2022.

Las cosas mejorarán en el 2023. El nuevo crédito, llamado Energy Efficient Home Improvement Credit —en inglés—(crédito de eficiencia energética por mejoras en el hogar), será del 30% de las compras calificadas, en vez del 10%. Los contribuyentes pueden reclamar hasta $1,200 en créditos cada año, en vez de $500 durante toda la vida. “Muchas personas que habían agotado el crédito de $500 hace varios años pueden comenzar a utilizarlo de nuevo”, dice Mark Luscombe, analista principal de impuestos federales en Wolters Kluwer Tax & Accounting. Los nuevos créditos terminarán en el 2032.

No todas las mejoras se clasificarán del mismo modo: algunas tienen límites. Estos son los montos de los créditos fiscales que podrías obtener con varias mejoras para reducir el consumo de energía, según la nueva ley.

  • Auditoría de eficiencia energética: hasta $150
  • Puerta exterior con eficiencia energética: hasta $250, por un total de $500
  • Ventanas exteriores, calentadores de agua, aire acondicionado central y calderas: $600

Las bombas de calor, los calentadores de agua con bomba de calor y las cocinas y calderas de biomasa pueden recibir un crédito de $2,000; esta es la única categoría que puede superar el límite anual de $1,200.

Genera tu propia electricidad

Si gastas dinero en energías alternativas, como energía eólica, solar o geotérmica, también tienes derecho a recibir un crédito de energía residencial limpia, que también se aplica a la tecnología de almacenamiento de baterías residenciales. A partir de la aprobación de la ley, estos créditos aumentan al 30% de los gastos calificados; antes de agosto del 2022, eran del 26%.

Supongamos que en el 2023 gastas $20,000 en la instalación de paneles solares en el techo y $5,000 en una batería para toda la casa a fin de poder usar tu electricidad en un día lluvioso. Recibirías un crédito fiscal de $6,000 por los paneles y otro de $1,500 por la batería.

Después del 2024, la ley exigirá que los fabricantes coloquen un número de identificación fiscal en los productos que reúnen los requisitos para recibir el crédito. Deberás incluir ese número en tu declaración de impuestos para recibir el crédito correspondiente. “Creo que este es un intento del IRS de determinar quién tiene efectivamente derecho al crédito y quién no", dice Luscombe.

Reembolsos energéticos

El programa High Efficiency Electric Home Rebate (en inglés) de reembolsos por productos eléctricos de alta eficiencia está destinado a hacer que las personas compren más productos de bajo consumo, como cocinas, cableado eléctrico y bombas de calor. Para poder recibir el beneficio, el ingreso familiar no puede superar el 150% de la mediana de ingresos en el lugar donde vives. Si la mediana del ingreso familiar en tu área es de $50,000, por ejemplo, el límite para este beneficio es de $75,000.

Estos reembolsos, financiados con dinero federal, no se reclamarán en la declaración de impuestos, sino que los Gobiernos estatales los pagarán directamente a los residentes. Cada estado establecerá su propio sistema para el proceso de reclamación. De acuerdo con la nueva ley, los individuos y las familias pueden obtener un reembolso de hasta:

  • $8,000 por una bomba de calor;
  • $1,750 por un calentador de agua con bomba de calor;
  • $840 por una cocina eléctrica;
  • $4,000 por una caja de interruptores actualizada.

 

John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, desde presupuestos e impuestos hasta el Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente fue periodista para Kiplinger's Personal Finance y USA Today, y ha escrito libros sobre inversión y la crisis financiera del 2008. La columna sobre inversión de Waggoner para USA Today se publicó en docenas de periódicos durante 25 años.