Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

5 cosas que las garantías para la vivienda no cubren

Una garantía ofrece tranquilidad al comprador de una casa, pero no cubre todas las reparaciones.

Ilustración de casas azules y una roja dentro de una burbuja.

DIMITRI OTIS / GETTY IMAGES

In English | Si has comprado una casa recientemente, el vendedor puede haberte dado una garantía para la vivienda a fin de hacer el trato más atractivo. O puedes haber comprado una garantía por tu cuenta, con la esperanza de ahorrarte dinero si, por ejemplo, el lavaplatos deja de funcionar.

Una garantía para la vivienda (o contrato de servicio para el hogar, como la industria prefiere llamarlo) puede ahorrarte la molestia de buscar un técnico en reparaciones competente, así como el costo de algunas reparaciones comunes de la vivienda, que se salen de tu presupuesto. "Ofrecemos un servicio para propietarios de viviendas con un presupuesto limitado", dice Art Chartrand, director ejecutivo de la National Home Service Contract Association. "No estamos ofreciendo algo gratis, y no somos magos, pero podemos enviar a un contratista preevaluado a tu hogar para que todo vuelva a funcionar con normalidad".

Sin embargo, las garantías para la vivienda no son un seguro que te protege contra los daños causados por ciertos riesgos, como el fuego y el robo. En cambio, son contratos de servicio, lo que significa que solo cubren lo que figura en el contrato. Todo lo demás depende de ti. La primera regla de cualquier contrato: léelo cuidadosamente antes de firmarlo.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


En general, un contrato de garantía para la vivienda cubre la mayoría de los enseres que dejan de funcionar debido al desgaste normal. Usualmente, se trata de electrodomésticos de cocina, calentadores de agua, lavadoras y secadoras. Si tu hogar tiene electrodomésticos antiguos, una garantía para la vivienda puede ahorrarte dinero en reparaciones costosas. Pero hay muchas situaciones que una garantía para la vivienda no suele cubrir. Entre ellas:

1. Cualquier artículo que deje de funcionar durante los primeros 30 días después de firmar el contrato

Aunque la garantía para la vivienda no es un seguro, usa algunos términos similares a los de los seguros, y uno de ellos es la definición de problemas preexistentes. Si tu sistema de calefacción no funcionaba cuando firmaste el contrato, o deja de funcionar poco después, la garantía para la vivienda no suele cubrir la reparación.

2. Cualquier artículo que deje de funcionar por razones más allá del desgaste normal

Si tu grifo deja de funcionar porque una junta se desgasta, la garantía de la vivienda debería cubrir la reparación. Pero si tu grifo deja de funcionar porque tu hijo lo ha llenado de masilla, tu garantía probablemente no lo cubra.

Del mismo modo, la mayoría de los contratos no cubrirán los daños causados por el desbordamiento de agua de tu lavadora, que llega al sótano. Tendrías que ver si tu seguro para propietarios lo cubre (que probablemente sea así).

3. Artículos no cubiertos en los términos del contrato

Aquí es donde leer el contrato es esencial. Muchas veces, un refrigerador es una cobertura opcional, lo que significa que pagas más por él. Los aires acondicionados, los equipos para piscinas, las lavadoras y las secadoras también suelen ser opcionales. A veces, el seguro tampoco cubre las piezas de un electrodoméstico, como la máquina de hacer hielo de un refrigerador. Si no eliges esa cobertura, no la recibes.

4. Artículos que no se instalaron correctamente

Si descubres que tu lavaplatos estaba enchufado a un cable de extensión que pasaba por detrás de la encimera, puede que la garantía no lo cubra porque la instalación se hizo de forma incorrecta.

5. Ventanas, paredes, puertas y techos.

Normalmente, estas cosas las cubre el seguro para propietarios. Un contrato puede arreglar una gotera en el techo, pero probablemente no reemplazará el techo. Si tu casa tiene una puerta de garaje automática, asegúrate de preguntar qué partes de la puerta cubre la garantía.

Tarifas y costos de la garantía para la vivienda

Cuantas más opciones añadas, más te costará la garantía. (Visto de otro modo, cuanto menor sea el costo, menos probable será que la garantía cubra las cosas que quieres que reemplace). Según HomeAdvisor, un sitio web que conecta a propietarios de viviendas con proveedores de servicios, puedes gastar entre $219 y $1,745 dólares por una garantía para electrodomésticos. La garantía para electrodomésticos cuesta un promedio de $976 al año.

Aunque puedes comprar una garantía por un año, algunas personas prefieren pagar mensualmente, que puede costar de $20 a $75 al mes. También tendrás que pagar un cargo por servicio de $75 a $125 cada vez que un técnico acuda a tu casa. Y muchas garantías limitan los gastos: $750 para reparaciones de plomería, por ejemplo, y $2,000 para aparatos de aire acondicionado.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Antes de comprar una garantía para la vivienda

¿Hemos mencionado ya que debes leer el contrato cuidadosamente? Deberías hacerlo, porque las quejas de los propietarios de viviendas sobre este tipo de garantía son tan frecuentes que varias agencias estatales y federales tienen secciones enteras de sus páginas web dedicadas a las advertencias sobre ellas.

Por ejemplo, el fiscal general del Distrito de Columbia  (en inglés) advierte que "las garantías para la vivienda probablemente no cubren tanto como uno cree. Las garantías domésticas pueden tener una cobertura limitada, y podrían excluir los electrodomésticos de la cocina, los calentadores de agua, la plomería, los sistemas de calefacción y otros electrodomésticos importantes".

La Comisión Federal de Comercio señala que la compañía que ofrece la garantía puede considerar que reparar es mejor opción que reemplazar tu electrodoméstico. Puede que no estés de acuerdo, pero la compañía es la que toma la decisión generalmente. Otros contratos pueden imponer condiciones irritantes, como exigirte que envíes las piezas a una fábrica para su reparación o que devuelvas el artículo en su empaque original.

También debes investigar la compañía cuidadosamente. El Better Business Bureau (en inglés) es un buen lugar para empezar. Tu prestamista hipotecario, como Quicken Loans, también puede recomendarte una compañía de garantías para la vivienda. Pero ten cuidado con las recomendaciones de los consumidores en internet sobre las compañías de garantías para las viviendas, ya que pudieran estar escritas por las mismas compañías.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.