Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

¿De repente empezaste a trabajar por tu cuenta? Lo que debes saber sobre los impuestos

Recibirás más deducciones, pero tendrás que pagar impuestos sobre el trabajo por cuenta propia.

Fabricante de joyas en su taller con un martillo en la mano.

MOMENT / GETTY IMAGES

In English | Debido a la pandemia de COVID-19 y a la recesión, más de 6 millones de personas adicionales se han visto obligadas a trabajar a tiempo parcial en la economía del trabajo ocasional. Muchos de estos adultos que se han visto obligados a trabajar de manera independiente cobran salarios más bajos que en sus empleos anteriores y además reciben menos beneficios. Las exenciones tributarias para los empleados por cuenta propia pueden ayudar a aliviar parte de ese impacto, pero los impuestos también pueden ser abrumadores si no estás preparado. Aquí te explicamos cómo administrar tus impuestos si de repente te ves forzado a trabajar por tu cuenta.

Descubre qué deducciones puedes reclamar

Un beneficio impositivo importante para los trabajadores por cuenta propia

Según establece la 2017 Tax Cuts and Jobs Act (ley de empleos y reducción de impuestos del 2017), las personas que trabajan de manera independiente pueden deducir un 20% del ingreso comercial calificado (QBI) de sus impuestos federales sobre la renta. Si generaste $45,000 en ingresos de tu negocio y recibiste $10,000 en deducciones, tu QBI será de $35,000. Puedes deducir un 20% de esa cifra, o $7,000, de tus ingresos, lo cual reducirá la cantidad de impuestos que debes pagar.

No es necesario que establezcas un tipo especial de negocio para recibir la deducción sobre el trabajo por cuenta propia. Si tienes una empresa unipersonal —como muchas personas que trabajan por cuenta propia— tienes derecho a recibir la exención tributaria. Otros detalles de la letra pequeña:

  • La exención solo reduce el impuesto federal sobre la renta, no el impuesto sobre el trabajo por cuenta propia.
  • La deducción se aplica gradualmente en el caso de los declarantes casados con ingresos personales de $315,000 a $415,000, y de $157,500 a $207,500 para todas las demás categorías de declarantes. No recibirás ninguna deducción si tienes ingresos personales por encima de estos rangos.
  • La deducción es limitada para aquellas personas que trabajan en ciertos negocios del sector de servicios que tradicionalmente cobran salarios altos, como abogados y médicos.

"Es una deducción fenomenal y la mayoría de los negocios reúnen los requisitos", dice McNeill. "Podrías generar ingresos este año y prácticamente no pagar impuestos sobre la renta".

Si trabajas por cuenta propia, puedes reclamar una deducción del impuesto federal sobre la renta por los gastos ordinarios y necesarios de tu negocio. "Ordinario" en este caso se refiere a los gastos normales y aceptables para tu tipo de negocio. "Necesario" significa algo que es útil para tu negocio. (No tiene que ser indispensable para ser deducible). Una deducción reduce tus ingresos, lo que a su vez reduce tus impuestos. Declararás los ingresos y los gastos de tu negocio en el Anexo C (Formulario 1040), Ganancias o pérdida de negocio (Profit or Loss From Business).

Una ventaja para los trabajadores por cuenta propia: la mayoría de las deducciones comerciales no están sujetas a las mismas limitaciones que las deducciones personales. Para el año fiscal 2020, por ejemplo, tus deducciones por gastos médicos personales tienen que ser de más del 7.5% de tu ingreso bruto ajustado para poder deducirlos. Pero es posible que los empleados independientes puedan deducir algunos gastos médicos, como el costo de su seguro de salud o dental, de sus ingresos comerciales. Si tienes una discapacidad, puedes deducir todos los gastos médicos que necesitas para trabajar, en lugar de reclamarlos como deducciones médicas personales.

Otra ventaja es que en algunos negocios, las deducciones para las personas que trabajan por cuenta propia pueden ser bastante sustanciales. Por ejemplo, los conductores de Uber y Lyft (así como de otras compañías similares) pueden deducir el costo de la gasolina, el mantenimiento regular de su automóvil, las tasas de registro, la póliza de seguro de automóvil y el seguro de salud, e incluso el costo del lavado de autos. De manera similar, si elaboras productos, como pasteles, puedes deducir el costo de los artículos necesarios para crear tus productos: en este caso, harina, azúcar, cajas de pastel, utensilios para hornear y suministros de limpieza.

Otras deducciones pueden parecer pequeñas, pero se van acumulando a lo largo del año. Si aceptas tarjetas de crédito, por ejemplo, puedes deducir los cargos que las compañías de tarjetas de crédito cobran a tu negocio. Y también puedes deducir las tarifas de tus licencias comerciales. Para ver un resumen completo de lo que puedes y no puedes deducir, consulta la publicación 535 del Servicio de Impuestos Internos (IRS), Gastos comerciales (Business Expenses) —en inglés—.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Mantén un registro de tus gastos

Tendrás que documentar estos gastos, y eso significa que debes guardar los recibos. Empieza a guardar y acumular tus recibos lo antes posible. "Siempre le digo a la gente, 'No recuerdo qué tipo de bocadillo comí ayer, por lo que no puedes esperar recordar lo que hiciste en febrero, o incluso hace tres meses'", dice Mackey McNeill, un contador público autorizado en Bellevue, Kentucky.

Si usas tu propiedad para crear un servicio —como conducir tu auto para Uber— también tienes que mantener registros de cuánto tiempo usas tu auto para trabajar, y del tiempo que lo conduces para uso personal. Si tienes un auto poco costoso y conduces muchas millas, puedes usar la tasa estándar por milla: 57.5 centavos por milla para uso comercial, indica McNeill. Si tienes un auto de lujo y no conduces muchas millas para tu negocio, los costos reales pueden darte una deducción mayor, dice. En cualquier caso, debes mantener un buen registro de tus gastos. QuickBooks, un programa popular de software de contabilidad hace un seguimiento de las millas que recorres, igual que Xero y FreshBooks, añade McNeill.

Y no pases por alto la deducción por oficina en el hogar. Hay una deducción por oficina en el hogar simplificada: $5 por pie cuadrado, hasta 300 pies cuadrados, o $1,500 por año. "Podrías conseguir una deducción considerable", indica McNeill. Pero recuerda que si declaras que tienes un espacio dedicado para tu oficina en el hogar, tendrás que demostrar que utilizas ese espacio únicamente para tu trabajo, en caso de que el IRS te visite para comprobarlo.

No olvides deducir tu teléfono, si lo usas para tu negocio, así como tu computadora.

Ahorra para cubrir los impuestos del Seguro Social y de Medicare

Un aspecto difícil del trabajo por cuenta propia es que tú eres responsable de pagar todos los impuestos del Seguro Social y Medicare. "Esa tal vez sea la mayor sorpresa para las personas que trabajan de manera independiente por primera vez", dice Nathan Rigney, analista principal de investigación de impuestos del Tax Institute en H&R Block.

Cuando eres un empleado, tu empleador paga la mitad de los impuestos federales requeridos para el Seguro Social y Medicare. Cuando trabajas por cuenta propia tú eres el responsable de pagar la cantidad total: el 12.4% al Seguro Social y el 2.9% a Medicare. "No hay ninguna manera de amortiguar el golpe", indica Rigney.

Los impuestos del Seguro Social se pagan sobre los primeros $132,900 de tus ingresos en el 2019 y sobre los primeros $137,700 en el 2020. El impuesto de Medicare se paga sobre el total de tus ingresos.

Muchas personas que se han visto obligadas a trabajar por cuenta propia también han cobrado beneficios por desempleo en algún momento. Esos beneficios están sujetos a impuestos. Puedes solicitar que se retengan impuestos de tus beneficios por desempleo, pero muchas personas optan por no hacerlo, dice Rigney. "Necesitan el dinero en ese momento, así que no piden que se retengan impuestos". Como resultado, es posible que tengan que pagar más impuestos de lo que esperaban.

Debes estimar los impuestos del Seguro Social y Medicare con la mayor precisión posible para evitar multas por retener demasiado poco. Puedes evitar la multa si debes menos de $1,000 en impuestos después de restar tus pagos trimestrales de impuestos y posibles créditos tributarios, o si has pagado por lo menos el 90% de los impuestos que debes para el año en curso, o el 100% de los impuestos que figuran en la declaración del año anterior, lo que sea menos. Usa el formulario 1040-ES, Impuesto estimado para personas físicas (Estimated Tax for Individuals), para hacer pagos de impuestos estimados.

McNeill recomienda ahorrar el 25% de todos tus ingresos en una cuenta de ahorros dedicada exclusivamente al pago de impuestos. Usa el dinero de la cuenta para pagar tus impuestos estimados requeridos, que generalmente serán menos de lo que hayas ahorrado. Al final del año, una vez que hayas preparado tu declaración de impuestos, sabrás exactamente cuánto dinero debes. "Si te sobra dinero, te alegrarás", dice McNeill. Puedes invertir el dinero extra en una cuenta IRA [cuenta personal de jubilación], o usarlo para lo que tú quieras. Lo más importante es que no empezarás el año con una gran deuda tributaria o con un plan de pago del IRS. Si no ahorras lo suficiente es fácil pasar de pensar: "'¡Qué nueva empresa más emocionante!' a '¿Cómo voy a librarme de esta deuda?'", dice McNeill.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.