Skip to content
 

7 consejos para evitar ser blanco del fraude cuando donas a las organizaciones benéficas

Asegúrate de que tu generosidad no beneficie a los delincuentes esta temporada.

Jarra de donaciones en una mesa de navidad

CATLANE / GETTY IMAGES

In English

Es la temporada de comprar regalos para las fiestas y donar a las buenas causas para una posible deducción de impuestos, y para ayudar a las personas necesitadas, antes de fin de año.

Sin embargo, ten cuidado a la hora de repartir tu dinero a las organizaciones benéficas. Hay malhechores que se aprovecharán de tu generosidad y te robarán el dinero.

“El ser humano tiene un espíritu generoso”, dice Amy Nofziger, que supervisa la línea de ayuda de la Red contra el Fraude, de AARP (877-908-3360). “La mayoría de nosotros estamos ocupados planeando fiestas y comprando regalos, y los delincuentes te harán sentir culpable por la solvencia que te permite celebrar [cuando muchos otros no pueden]. Se aprovecharán de ese sentimiento” para lograr que dones a sus organizaciones benéficas falsas.

Nofziger y otras personas familiarizadas con las estafas benéficas de la temporada de fiestas de fin de año ofrecen consejos para que te asegures de que tu regalo beneficie a una buena causa, y no a un estafador.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


1. Investiga a fondo. 

“Investiga antes de invertir”, recomienda Steve Bernas, presidente y director ejecutivo de la Oficina de Ética Comercial (Better Business Bureau, BBB) de Chicago y el norte de Illinois.

La BBB Wise Giving Alliance (en inglés) supervisa y evalúa las organizaciones benéficas; visita su sitio para obtener informes sobre la causa a la que hayas decidido donar. Otros grupos de vigilancia incluyen Charity Watch del American Institute of Philanthropy (www.charitywatch.org), Charity Navigator (www.charitynavigator.org) y GuideStar (www.guidestar.org) —Enlaces en inglés—.

2. Familiarízate con las señales de advertencia de los fraudes. 

Una organización benéfica genuina no protestará si pides tiempo para reflexionar o llevar a cabo la debida diligencia. Nofziger observa que es una señal de alarma si una persona o un grupo que hace una petición “no está dispuesto a dar respuestas directas”.

Cuando suena el teléfono y te presionan para que hagas un donativo, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) aconseja que “actúes con cautela”. “Si una llamada no solicitada te parece sospechosa, o crees que la persona que llama está intentando presionarte para que hagas una donación, cuelga y no contestes si vuelven a llamar. Hay muchas organizaciones benéficas legítimas con las que puedes iniciar contacto”.

El Registro Nacional “No Llame” (www.donotcall.gov) se aplica a los vendedores telefónicos. Sin embargo, las organizaciones sin fines de lucro que llaman a posibles donantes no están obligadas a comprobar si el número de teléfono está en la lista, explica la FCC, aunque si le pides a una organización benéfica que deje de llamarte, ésta debe obedecer. “Las organizaciones benéficas legítimas respetarán tus deseos, pero los estafadores no lo harán”, advierte la entidad.

3. Confirma que la donación sea deducible de impuestos.

Solo es posible deducir de los impuestos los donativos a organizaciones benéficas con estatus 501(c)(3). Verifica con el IRS (en inglés) para determinar si una organización tiene estatus exento de impuestos y para obtener más información sobre organizaciones benéficas y organizaciones sin fines de lucro en general.

Algunas organizaciones afirman que las contribuciones que les otorgues son deducibles de impuestos, a pesar de que no se han inscrito con el IRS, señala Rosario Méndez, abogada de la Comisión Federal de Comercio (FTC). “Lamentablemente, también hemos visto organizaciones que están registradas según las directrices, y de todos modos no utilizan el dinero de la manera que indicaron que iban a hacerlo”, añade.

4. Ten cuidado con el financiamiento colectivo.

El dinero que se aporta a una recaudación de fondos personal de GoFundMe se considera un regalo personal, indica el sitio (en inglés), y “nuestra empresa no expide un recibo para los impuestos”. Examina con cuidado las solicitudes de financiamiento colectivo de GoFundMe, Kickstarter (en inglés), Indiegogo (en inglés) y otros sitios, aconseja Méndez. Es muy fácil hacer una petición y los donantes deben saber que el dinero suele ir directamente al organizador, aclara, y que hay casos en que se han robado fotos para apoyar peticiones falsas.

“No hay sitio en Estados Unidos que sea por completo seguro”, observa Bernas. “Por eso, los consumidores necesitan estar atentos e investigar de antemano”.

5. Mantente alerta de las organizaciones benéficas falsas que imitan los nombres y logotipos de organizaciones sin fines de lucro conocidas.

Y recuerda que los estafadores pueden exagerar su importancia al añadir “federal” o “nacional” a sus nombres. Así que haz una búsqueda en línea de los grupos junto con las palabras “quejas” o “reseñas”, sugiere Méndez.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


6. Comprueba la identidad de las personas que solicitan donaciones.

Algunos delincuentes quizás se hagan pasar por líderes religiosos, y tal vez pidan regalos de Navidad para una familia necesitada. Siempre hay una excusa sobre el motivo por el que el “líder religioso” no puede ayudar personalmente y su “falta de disponibilidad” es la razón por la que pretende necesitar tu ayuda.

7. No dejes dinero en efectivo debajo de la alfombra en la entrada de tu casa para una “organización benéfica”.

Méndez, de la FTC, dice que la estafa se desarrolla de esta manera: una persona recibe una llamada telefónica de una “organización benéfica” en la que le piden una contribución, y la persona que llama sugiere que “dejes el dinero debajo de la alfombra y ella irá a recogerlo”. Lo mismo ocurre con las tarjetas de regalo (y ten en cuenta que, si proporcionas los números de serie y los PIN de las tarjetas a alguien por teléfono, es casi imposible recuperar el dinero).

En resumen: hay muchas organizaciones benéficas maravillosas dignas de apoyo, y el hecho de que los malhechores intenten hacerse pasar por ellas no tiene por qué frustrar tu generosidad. Solo sé precavido al decidir a quién donar.

Katherine Skiba cubre temas de estafas y fraudes para AARP. Anteriormente, fue periodista con el Chicago Tribune, U.S. News & World Report y el Milwaukee Journal Sentinel. Recibió la Beca Nieman de Harvard University y es la autora del libro Sister in the Band of Brothers: Embedded with the 101st Airborne in Iraq.