Skip to content
 

Autoridades desmantelan estafa de suscripción a revistas dirigida a mayores

Más de 150,000 víctimas, $300 millones en pérdidas en 20 años.

 

In English | Las autoridades federales anunciaron el miércoles graves cargos penales contra 60 personas (en inglés) acusadas de estafar a adultos mayores y obligarlos a pagar más de $300 millones en suscripciones a revistas no deseadas, algunas de las cuales les costaban a las víctimas más de $1,000 al mes.

En lo que se ha identificado como una de las estrategias de fraude más grandes del país dirigida a adultos mayores, los funcionarios dijeron que hubo más de 150,000 víctimas de planes fraudulentos de telemercadeo en los 50 estados. En algunos casos, las estafas se prolongaron hasta 20 años, dijeron los funcionarios, y muchos de los que pagaron por las revistas eran adultos mayores vulnerables que terminaron económicamente devastados en su jubilación. La mayoría de las revistas compradas ni siquiera llegaron, dijeron las autoridades.

Una de las víctimas más afectadas perdió un total de $60,000 a manos de los estafadores, quienes, según las autoridades, aún están siendo investigados.

"Hemos desmantelado un extenso y vasto fraude, bien diseñado y de larga duración".

Erica MacDonald, fiscal federal de Minnesota

'La avaricia delictiva de los estafadores'

"La avaricia delictiva de los estafadores que se aprovechan de los adultos mayores no tiene límites", dijo Michael Paul, el más alto funcionario del FBI para Minnesota, Dakota del Norte y Dakota del Sur.

"Con tácticas como la venta telefónica de revistas, estos estafadores se roban el dinero que sus víctimas de edad avanzada han ganado con mucho esfuerzo", añadió Paul.

Si bien las revistas de moda tienen prestigio, la venta fraudulenta de suscripciones difícilmente sugiere un guion de Hollywood. Sin embargo, la investigación a gran escala que condujo a tres acusaciones separadas —cada una de ellas con varios acusados—, contó con los elementos de un policial de televisión: un informante confidencial, llamadas telefónicas intervenidas, vigilancia del FBI y agentes federales encubiertos que se hacían pasar por consumidores. Las autoridades policiales realizaron múltiples allanamientos y confiscaron archivos de computadoras, mucho dinero en efectivo y artículos que incluían un reloj Breitling.

Muchos de los acusados dirigían o trabajaban para compañías que operaban en 14 estados: Arkansas, Arizona, California, Carolina del Norte, Colorado, Florida, Illinois, Iowa, Georgia, Kansas, Minnesota, Misisipi, Misuri y Nuevo México. Otros televendedores estaban en Canadá.

Cómo funcionaban las estafas de suscripción

Aquí puedes consultar las imputaciones y más información publicada el miércoles: (en inglés)

• United States v. Rahm, et al.

• United States v. Timmerman et al.

• United States v. Mathias et al.

• Search warrant application

De acuerdo con los documentos presentados al Tribunal Federal de Distrito en Minneapolis, las presuntas estafas funcionaban así: a las víctimas que tenían una o más suscripciones de revistas se les ofrecía la renovación, a menudo a un costo reducido. En realidad, los acusados no llamaban para renovar o reducir el precio de las suscripciones existentes. En cambio, los acusados "engañaban a sus víctimas y las hacían suscribirse a revistas completamente nuevas, que no querían y que a menudo no podían costear", muestran los documentos.

En ocasiones, los acusados —algunos de los cuales trabajaban en centros de llamadas o los dirigían— fingían que cancelaban las suscripciones de las víctimas, pero en su lugar los suscribían a muchas revistas.

Debido a que los acusados intercambiaban listas de "clientes" con los nombres de posibles víctimas, algunos consumidores recibieron llamadas repetidas y hasta 10 empresas les facturaron fraudulentamente al mismo tiempo, según los documentos del tribunal. Los nombres en las listas se vendían por entre $10 y $15 por nombre.

El hijo de una mujer de 78 años se quejó en una nota manuscrita al FBI de que su madre había estado gastando $1,402.91 en revistas al año.

Carta del hijo de uno de los adultos mayores víctima de la estafa de suscripción de revistas -en inglés-

TRIBUNAL FEDERAL DE DISTRITO DEL DISTRITO DE MINNESOTA

Un caso penal contra vendedores de revistas supuestamente fraudulentos incluye la carta del hijo de una de las víctimas al FBI en la cual se queja de los televendedores abusivos.

"Mi madre ha cancelado varias tarjetas de crédito, y estos delincuentes siempre terminan consiguiendo su próxima tarjeta", escribió el hijo, que no está identificado en los documentos del tribunal. "Piensen, mi madre ha estado luchando contra estos horribles delincuentes (y pagándoles) durante casi TODOS SUS AÑOS DE JUBILACIÓN".

Betty M., de 69 años, de Texas, fue víctima de una estafa de reducción de pagos, una de las variaciones utilizadas por los estafadores. En una llamada telefónica intervenida de mayo del 2019, Betty habló con un hombre no identificado que supuestamente llamaba desde un importante bufete internacional de abogados en Chicago. Dijo que ella debía $1,100 al "Family Readers Club", pero podía cancelar su cuenta con un pago único de $499. Cuando Betty le dijo que necesitaba tiempo para pensarlo y le pidió que volviera a llamar, el hombre se puso agresivo y la amenazó con emprender acciones legales y renovar su suscripción por tres años. Dos minutos después, volvió a llamar y dejó este mensaje de voz:

"Bueno, Betty, no es inteligente colgarle el teléfono a abogados que tienen tu puntaje de crédito justo delante de ellos. Si no quieres hacer un pago o arreglar esto, iniciaremos una demanda por el total de $1,100 de tu cuenta, y mientras tanto este contrato será renovado por otros tres años. Así que probablemente recibirás revistas hasta el día que mueras".

Los acusados enfrentan múltiples cargos

Hay acusados implicados en tres imputaciones diferentes, la mayor de ellas contra Russell Jason Rahm, conocido como "Rusty Rahm", y otras 42 personas. Su estafa presuntamente duró 20 años, según los documentos. Era propietario y director ejecutivo de varias empresas con sede en Kansas que participaban en la venta fraudulenta de revistas, incluidas Subscription Ink Co. y Millennium Marketing.

Los acusados, algunos de los cuales habían sido objeto de otras acciones legales por parte de funcionarios estatales, ahora enfrentan cargos que incluyen conspiración, fraude postal, fraude electrónico y violación de una ley de 1994 llamada Senior Citizens Against Marketing Scams Act, también conocida como SCAMS Act.

El anuncio en Minneapolis fue dirigido por MacDonald, quien dijo que el caso era el mayor fraude contra personas mayores jamás procesado en su estado. Dijo que los funcionarios están trabajando para obtener la restitución de las víctimas y agradeció a los agentes de la policía "su determinación y dedicación para hacer frente, a nivel sistémico, a este fraude generalizado".

A ella se unieron Paul, el agente especial del FBI a cargo de la operación, y funcionarios del Servicio de Inspección Postal de EE.UU., el brazo ejecutor de la ley del Servicio Postal de EE.UU.

Los funcionarios dijeron que podría haber más víctimas de las presuntas estafas e instaron a las personas a que denuncien posibles actividades fraudulentas a magazinevictims@fbi.gov o visiten fbi.gov/magazinevictim (en inglés).

Las víctimas

Algunos detalles sobre las personas presuntamente estafadas:

  • Phyllis S., de 65 años, de Maryland, dijo a las autoridades que después de ser estafada recibía unas 20 revistas a un costo de entre $400 y $1,000 al mes. En un período de cuatro semanas que terminó en enero del 2018, aproximadamente 17 compañías diferentes de revistas en ocho estados le cobraron más de $1,500.
  • Joseph L., de 70 años, de Nueva Jersey, también fue estafado. En abril del 2011, por ejemplo, su estado de cuenta mensual de la tarjeta de crédito mostraba cargos de $1,350 de siete compañías de revistas.
  • Peter B., de 76 años, de Pensilvania, le dijo al FBI que varias compañías le habían cobrado por revistas "que no quería y no había pedido", pero que seguía pagando "para no meterse en problemas". En mayo del 2017, por ejemplo, nueve empresas de revistas diferentes ubicadas en cinco estados y en Canadá le cobraron más de $1,000.

La Red contra el Fraude, de AARP, puede ayudarte a identificar y evitar las estafas. Inscríbete para recibir nuestras Alertas de vigilancia, consulta nuestro mapa de rastreo de estafas (en inglés) o llama gratis a nuestra línea de ayuda especializada en fraudes al 877-908-3360 si tú o un familiar sospechan que han sido víctimas de una estafa.