Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Diseño web económico podría costarte miles de dólares Skip to content
 

Por qué un diseño web económico podría costarte miles de dólares

Las ofertas bajas de los 'kits web' pueden ser la puerta a un fraude de gran valor.

Hombre mirando a la pantalla de una computadora portátil.

GETTY IMAGES

In English | Don Simmons, de 66 años, ha encabezado un exitoso negocio de mantenimiento de piscinas en el sur de Florida durante más de dos décadas. Pero sus problemas de salud y los largos días bajo el sol prácticamente lo obligaron a encontrar una nueva fuente de ingresos. Así que se sorprendió gratamente hace dos años al encontrar un correo electrónico de una empresa que se ofrecía a ayudar a los empresarios incipientes a crear su propio negocio en internet. Por solo $50, podrían ponerlo en marcha.

A pesar de que Simmons (hemos cambiado su nombre para protegerlo de las represalias) nunca había tenido un sitio web antes, pensó, ¿por qué no intentarlo? Así que encontró un proveedor que le daría acceso a más de mil productos para vender. Organizó para aceptar tarjetas de crédito. Le hicieron un sitio web básico como le habían prometido. Y… ¡listo! En un mes, había abierto el negocio.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Pero las semanas se convirtieron en meses y ni una sola persona visitó el sitio web de Simmons. En cambio, los televendedores se abalanzaron. Incluso antes de que el sitio entrara en funcionamiento, los desarrolladores web comenzaron a bombardearlo para ayudarlo a hacer crecer el sitio. Todos comenzaban con el mismo discurso: "¿Cómo está progresando con el negocio?" Simmons se preguntaba cómo sabían que tenía un sitio web y cómo podían encontrarlo tan fácilmente.

La carnada del kit de diseño web

La respuesta, explica Lois Greisman, directora asociada de la FTC (Comisión Federal de Comercio), es que los estafadores ofrecen kits de diseño web baratos simplemente para generar pistas. "Si pagas $50 por un kit, esa es la tarifa de prueba. Después, te bombardearán con llamadas de telemercadeo e incitaciones por internet", advierte Greisman. “Vemos pistas que provienen de estos kits web vendidos por tres o cuatro veces la cantidad de la compra”. En otras palabras, los estafadores pagarán al desarrollador original del sitio web hasta $200 por tu información de contacto.

Por eso Simmons empezó a recibir tantas ofertas de ayuda. Cada compañía le dijo a Simmons que nunca ganaría dinero con un sitio web tan básico porque hay mucha competencia. Sin embargo, por un cierto precio ($3,000, $5,000, $15,000 —el precio varía dependiendo de la compañía y el discurso—) estas personas que llaman dicen que pueden mejorarlo para generar muchas ventas. 

Simmons ignoró la mayoría de estas llamadas porque no quería perder más tiempo ni dinero. Pero una persona que llamó de una compañía en el estado de Washington fue muy persistente. Llamó y habló con Simmons unas nueve veces por semana, cada vez diciéndole que, por solo $7,500, podía ver ingresos realistas de $50,000 el primer año. Simmons seguía siendo escéptico, pero pensó que aunque pudiera ganar la mitad de esa cantidad, sería feliz. El vendedor le dio tres referencias. Simmons no pudo comunicarse con dos de ellas, pero la tercera persona respondió; tenía un sitio web en internet que vendía fundas para armas. Dijo que la compañía que Simmons estaba considerando era real y que lo había ayudado a construir un sitio web exitoso. 

Así que Simmons respiró hondo y compró el plan "oro" por $7,500. Durante el mes siguiente, no recibió noticias. Finalmente, llamó para ver qué pasaba. Al día siguiente, le dijeron que estaba listo. Estaba decepcionado. "Parecía algo que podría haber hecho yo mismo, no el tipo de sitio que uno esperaría por $7,500", comenta Simmons. Además, el sitio no apareció cuando lo buscó en Google. La compañía ofreció arreglar eso... por mil dólares adicionales. Aceptó a regañadientes.

Al final, Simmons invirtió más de $11,000 en el sitio web. Lo único que vendió fue una gorra de béisbol de $15 a uno de sus amigos.

Un problema creciente

¿La experiencia de Simmons es típica? Absolutamente, según más de treinta quejas presentadas ante los organismos de seguridad sobre desarrolladores web que AARP revisó. Cada una reflejaba fielmente la experiencia de Simmons: el lanzamiento inicial a un bajo costo, las llamadas de telemercadeo, las promesas de grandes ingresos y el amargo resultado. La edad promedio del demandante es de 68 años, y la pérdida media en dólares, de casi $17,000. Una mujer, irónicamente una exinvestigadora de fraudes a Medicaid de 72 años, gastó $35,000 en varios servicios de diseño web, pero no obtuvo nada a cambio. La mayor pérdida fue de $67,000, enviada por un veterano de 75 años con discapacidades de Plymouth, Míchigan. 

Si bien las estafas de oportunidades de negocio no suelen implicar un robo descarado, son ilegales debido a sus técnicas de mercadeo. "Si le prometes a alguien que ganará $10,000 en 90 días, tienes que tener una base real para esa afirmación", dice Greisman, de la FTC. De lo contrario, estás violando los estatutos que involucran UDAP (actos y prácticas injustas y engañosas). A nivel federal, los vigila la FTC; las oficinas del fiscal general del estado también se encargan de estos casos. Sin embargo, la mayoría de los casos de UDAP se juzgan en tribunales civiles, por lo que los acusados rara vez van a la cárcel. Es por eso que los abogados de protección al consumidor siguen apagando incendios: cierra una unidad y aparece otra.

Aun así, dice Greisman, la FTC ha intensificado el enjuiciamiento de los estafadores de los "kits de web" como parte de un esfuerzo más amplio para tomar medidas enérgicas contra las estafas de trabajo en el hogar. Por ejemplo, en el 2017, la FTC demandó a Bobby J. Robinson, que se anunciaba en internet como workathome.edu. La queja alegaba que Robinson usaba publicidad engañosa para vender oportunidades de negocio en internet, incluido un anuncio que decía: "Una madre de Texas gana $8,000 mensuales extra en su tiempo libre en la computadora sin vender nada". La denuncia de la FTC alega que esta y otras afirmaciones de beneficios eran engañosas y no se basaban en la realidad.

No te equivoques: las estafas de trabajo en casa han existido desde siempre. Pero la escala y el alcance de internet como plataforma han revitalizado el interés, al igual que el crecimiento de los contratistas independientes que trabajan en la nueva "economía por encargo". Las ventas de comercio electrónico en Estados Unidos alcanzaron los $360,000 millones en el 2016 y se espera que casi se dupliquen (hasta alcanzar los $638,000 millones) para el 2021. "Se está gastando mucho dinero en internet, por lo que la gente piensa que se está haciendo mucho dinero allí", afirma Greisman. "Es difícil apreciar lo increíblemente difícil que es. Uno no chasquea los dedos y se convierte en un vendedor en línea". 

¿Qué piensa Simmons de la firma con la que trabajó? "Creo que son una estafa. No recibí casi nada de ellos que no pudiera haber hecho yo mismo, y nunca pude ganar ni un centavo con mi inversión", dice. Las agencias estatales y federales continúan investigando empresas como estas.

"Estoy seguro de que hay empresas legítimas, pero ten en cuenta que si te inscribes en un paquete de diseño web barato, empezarás a recibir muchas llamadas de personas que quieren ayudarte a arreglarlo", cuenta Simmons. "Mi consejo es: no lo hagas". 

Cómo evitar las estafas de diseño web

  • Desconfía de las afirmaciones de ingresos. Los promotores deben revelar pruebas detalladas cuando afirman que ganarás una cierta cantidad de dinero en un tiempo determinado. 
  • Revisa los documentos de divulgación. Los promotores deben detallar sus políticas de cancelación y reembolso, y compartir los problemas legales del pasado. También deben proporcionar referencias de compradores similares; si es posible, entrevístalos en persona. 
  • Haz tu propia investigación. Ingresa el nombre de la empresa o sus principales agentes y palabras como "quejas" o "estafa" en un motor de búsqueda para ver lo que surge. Además, comunícate con la oficina del fiscal general del estado.
  • Obtén ayuda de expertos. Consulta a un abogado, contador u otro asesor de negocios antes de poner dinero o firmar cualquier documento. 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.