Skip to content
 

Cómo detectar enganos en directorios biográficos

Ten cuidado con las publicaciones que apelan a la vanidad, dan premios ficticios, o te piden dinero a cambio del reconocimiento profesional.

Fotógrafos en una conferencia de prensa

GETTY IMAGES

In English

¡Felicitaciones! Te acaban de informar en un correo electrónico inesperado o una llamada telefónica que te seleccionaron para incluirte en un prestigioso directorio de personas destacadas. Sin embargo, luego de darte una palmadita en la espalda, prepárate para sacar la billetera.

Algunos tipos de fraude explotan nuestros miedos y otros nos tientan con la promesa de obtener dinero fácil. Las estafas que prometen incluirnos entre personas distinguidas y otros tipos de fraude similares juegan con nuestro ego, con la perspectiva de un reconocimiento personal o empresarial gratificante.

Los estafadores recurren a diversas versiones de esta táctica y generalmente se comunican por correo electrónico (aunque algunos envían cartas a la antigua) y siempre aseguran que el reconocimiento brindará prestigio y notoriedad a ti o a tu empresa. Algunos se hacen pasar por editoriales biográficas legítimas como Marquis Who's Who. Otros crean directorios empresariales o premios ficticios.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Sin embargo, todos desean lo mismo, tu dinero. Intentarán convencerte de que pagues por la distinción o la inclusión en el directorio, con frecuencia con la compra de un libro o una placa conmemorativo. En el peor de los casos, utilizan tus datos de pago para extraer más dinero de tu cuenta bancaria.

“Recibo estas propuestas en mi correo electrónico personal, de parte de personas que piensan que quiero presumir de mis logros y formar parte de un directorio que no existe”, explica Josh Planos, vicepresidente de comunicaciones y relaciones públicas del Better Business Bureau (BBB). 

“Los enfoques y los métodos han cambiado con el tiempo”, añade, “pero la propuesta sigue siendo la misma, es decir, necesitan tus datos personales y tu información de pago”.

La ansiedad económica puede hacer que la propuesta sea más impactante, advierte John Breyault, vicepresidente de la National Consumers League y director del sitio web Fraud.org (en inglés) de la organización. 

“Siempre que hay incertidumbre económica como la que vivimos ahora, con la inflación y las noticias sobre una posible recesión, las personas se preocupan por la forma de llegar a fin de mes”, señala. “Si te inquieta perder el trabajo o eres un pequeño empresario que lucha por salir adelante, quizá te resulte tentadora la propuesta de alguien que se ofrece a ayudarte a destacar tu perfil”. 

Estas “estafas de vanidad” se dividen en tres categorías básicas.

Estafas de inclusión en directorios biográficos

Las guías de personas destacadas han existido desde mediados del siglo XIX, y “Who's Who in America” de Marquis se ha publicado sin interrupción desde 1899. Sin embargo, las palabras “quién es quién” ("who's who") son de dominio público, y eso significa que todos pueden utilizarlas, incluidos los operadores menos confiables que intentan aprovechar el prestigio de la frase o afirman tener conexiones con editoriales legítimas.

“Lamentablemente, la práctica indignante e inmoral de afirmar ser Marquis o estar afiliado a nuestra organización es un problema continuo”, indica Erica Lee, directora ejecutiva de Marquis Who's Who. 

Otros estafadores inventan sus propios directorios. En junio, una mujer de Long Island se declaró culpable de cargos federales de fraude (en inglés) por robar más de $1.5 millones en una estafa dirigida a adultos mayores, en la que les prometía incluirlos en referencias biográficas como “The Remington Registry of Outstanding Professionals”.

Según los fiscales, entre el 2013 y el 2018, Mara Ficarra, de 57 años, de Southampton (Nueva York) y un copartícipe enviaron correspondencia para solicitar cheques de $14 a los supuestos homenajeados para recibir “sus 2 libros y su placa”, y luego utilizaron los números de ruta y de cuenta bancaria para emitir cheques fraudulentos por sumas mayores. Ficarra enfrenta hasta cinco años de prisión.

Estafas de premios de vanidad

Podrías ser el propietario de una pequeña tienda industrial en Míchigan, el "senséi" en un centro de karate en California o un médico en Texas. Hay personas de todo tipo de lugares y profesiones que reciben mensajes electrónicos para felicitarlas por haber ganado un premio “al mejor” en su comunidad o sector (al igual que todas las personas mencionadas anteriormente, que presentaron denuncias en el rastreador de estafas del BBB).

Existen muchos premios locales auténticos para empresas y profesionales, y por lo general no cuestan nada. “La mayoría de las organizaciones o personas se sentirían felices de recibir un premio semejante”, afirma Breyault. Pero si “te piden que pagues por esa distinción, es una señal de alarma”.

Los operadores sospechosos te piden que les pagues por una placa u otro objeto conmemorativo del premio y el precio suele ser de unos doscientos dólares, aunque los datos del BBB indican que a veces supera los $1,000. Lo proponen como una buena publicidad para tu empresa, pero Breyault señala que, aunque recibas algo para colgar en la pared, tu dinero se podría invertir mejor en un plan de comercialización de mayor alcance, como anuncios en internet.

“Seamos realistas: las empresas que ofrecen estas cosas son compañías con fines de lucro”, señala. “Muchas simplemente quieren distribuir la mayor cantidad posible de placas y premios conmemorativos”.

Aunque la notificación del “premio” no te pida dinero, debes tener cuidado si requiere que hagas clic en un enlace para solicitarlo: podría ser una táctica de suplantación de identidad para infectar tu dispositivo con un programa malicioso que permita a los estafadores obtener acceso a tus datos personales.

Estafas de inclusión en directorios empresariales

Estas estafas, que también se denominan “estafas de las páginas amarillas” porque a veces aparentan ser la conocida marca de directorios, se dirigen a las pequeñas empresas con ofertas de una inclusión “gratuita” o con argumentos de que es hora de renovar una mención existente. Ya sea que aceptes o no, pronto recibirás una factura de la supuesta editorial en la que se te exigirá el pago, según la Comisión Federal de Comercio (FTC).

En una versión clásica del fraude, los estafadores llaman a una empresa y tratan de ganarse a las secretarias o recepcionistas que contestan el teléfono, explica Steve Baker, un antiguo funcionario de la FTC que ahora publica el Baker Fraud Report (en inglés), un boletín informativo electrónico sobre estafas a los consumidores. 

“Les dicen lo siguiente: 'Vamos a publicar una nueva edición, de modo que solo deseamos confirmar su información de contacto y su dirección'“, indica. Luego, los estafadores facturan a la empresa, dicen que el empleado que contestó la llamada lo autorizó, y cuentan con que las empresas reciben tantas facturas pequeñas que no revisarán todas antes de efectuar el pago.

Las víctimas renuentes pueden sentirse intimidadas, agrega Baker. “Alguien dice: 'Oye, yo no autoricé $1,000 por la inclusión en este directorio', y llaman a la empresa”. Los delincuentes están “preparados para eso: es su modelo empresarial. Amenazan con demandarte o con arruinar el crédito de tu empresa si no les pagas”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Cómo detectar las estafas de vanidad

Los expertos en fraudes advierten que puedes protegerte contra las estafas de premios ficticios y de inclusión en directorios biográficos o empresariales con unas cuantas precauciones simples y directas. 

  • Interroga a todos los que te ofrezcan una distinción de forma inesperada. Pregunta sobre el proceso de selección. Por ejemplo, Marquis Who's Who exige a los candidatos que llenen una solicitud antes de considerar su inclusión y luego les hace una entrevista telefónica, explica Erica Lee, directora ejecutiva de la empresa. 
  • Nunca pagues para recibir un reconocimiento. Que te pidan dinero para recibir un premio o ser incluido en un directorio biográfico es una gran señal de alarma. Los directorios biográficos legítimos no cobran por incluirte y examinan a los candidatos en cuestión, explica Lee.
  • Investiga a la entidad que te hace la propuesta. Averigua si está incluida en el Better Business Bureau (en inglés) que indicará si una entidad tiene una dirección física e información de contacto y si tiene alguna denuncia contra ella. “Es fundamental contar con toda esa información antes de llegar a un acuerdo”, indica Josh Planos, del BBB.
  • Ten cuidado con la información que proporcionas. Siempre que revelas datos personales o financieros, asumes un riesgo, y el daño puede ser difícil de revertir. “Hemos conversado con personas que aún intentaban solucionar el problema años después del incidente”, comenta Planos.
  • Pregúntate si realmente necesitas la publicidad. En esta era de motores de búsqueda y redes sociales, “¿por qué tendrías que pagar cientos de dólares para figurar en un directorio?”, pregunta John Breyault, de la National Consumers League. “Es probable que ya tengas un perfil de LinkedIn, y muchas empresas aparecen en Facebook, Twitter y en muchos otros sitios”.

Patrick J. Kiger es un escritor que colabora con AARP. Ha escrito para una amplia variedad de publicaciones, incluidas Los Angeles Times Magazine, GQ, Mother Jones y sitios web de Discovery Channel y National Geographic.