Skip to content
 

6 trucos con tarjetas de crédito que vale la pena conocer

La creciente competencia agrega todo tipo de innovaciones e incentivos a los programas que lanzan al mercado.

Ilustración de un sombrero de mago de donde salen tarjetas de crédito

Kyle Hilton

Las nuevas tecnologías, la creciente competencia y un mundo minorista que cambia con rapidez han empujado a los emisores de tarjetas de crédito a agregar todo tipo de innovaciones e incentivos a sus ofertas. Estas son algunas características que debes considerar, ya sea en tu tarjeta actual o en una nueva.

1. Un simple movimiento de la mano… ¡y has pagado!

La magia: Estás en la caja, listo para pagar. Sin necesidad de entregarle la tarjeta de crédito al cajero ni de introducirla en un lector de tarjetas, usas tu tarjeta para pagar.

El secreto detrás del truco: La mayoría de las tarjetas nuevas ahora tienen incorporada la tecnología de identificación por radiofrecuencia, o RFID (busca el pequeño símbolo en la tarjeta). Eso significa que si estás haciendo una compra en persona en una tienda que acepta pagos sin contacto —y más de dos tercios lo hacen—, puedes pagar con solo tocar el lector con tu tarjeta. Casi el 20% de las transacciones en persona en el país se realizan de este modo, dice Visa, en representación de U.S. Payments Forum.

Consejo de expertosTal vez hayas visto anuncios de billeteras con “bloqueador de RFID” para evitar que los delincuentes lean tu tarjeta, pero los expertos en seguridad dicen que ese riesgo es muy reducido.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Usa tu tarjeta en la tienda... incluso si la has dejado en casa

La magia: Cuando llega el momento de pagar en la caja, en vez de sacar una tarjeta de crédito de tu bolsillo, sacas tu teléfono, tocas el lector de tarjetas... ¡y completas el pago!

El secreto detrás del truco: Tanto los teléfonos Apple como Android comúnmente vienen de fábrica con lo que se conoce como carteras o billeteras móviles, que permiten almacenar información de las tarjetas de crédito y otros métodos de pago para utilizarla más tarde. Para comenzar, haz clic en Cartera si tienes un iPhone; si tienes un teléfono Android, descarga la aplicación Google Pay de la tienda Play Store, o prueba la aplicación Samsung Pay en un teléfono Samsung. Cada aplicación te guiará a través del proceso de agregar una tarjeta de crédito a la cartera móvil y te indicará cómo activar luego esa tarjeta almacenada para pagar las compras en las tiendas.

Haz el viejo truco del cambio

La magia:Haces una compra en línea con tu tarjeta de crédito, pero no es tu verdadera tarjeta: tiene un número completamente diferente. Y, aun así, funciona.

El secreto detrás del truco: Si te preocupa que alguien te robe el número de la tarjeta cuando haces compras en línea, algunas tarjetas de crédito te emitirán una “tarjeta virtual” con un número diferente que puedes usar para hacer compras específicas. Si un delincuente obtiene ese número más tarde, no le servirá de nada. Para activar esta función, tal vez debas iniciar sesión en la aplicación o el sitio web de tu tarjeta y solicitar un número. Si tienes una tarjeta de Capital One, puedes descargar una extensión para el navegador que generará un número automáticamente.

Dinero que surge de la nada

La magia: Alrededor de un mes después de gastar dinero con tu tarjeta, recuperas una parte de esos fondos.

El secreto detrás del truco: Los emisores de tarjetas de crédito están ofreciendo recompensas sustanciales para atraer usuarios. Entonces, a menos que tengas un saldo en tu tarjeta de crédito —en cuyo caso deberías concentrarte en cancelar esa deuda—, a medida que gastas puedes obtener fácilmente reintegros en efectivo o puntos de recompensa que puedes canjear por créditos para viajes. “Las tarjetas de recompensas de viaje, y las que ofrecen reembolsos en efectivo, son muy generosas en estos momentos”, dice Beverly Harzog, experta en tarjetas de crédito de U.S. News and World Report.

Consejo de expertos: Estas son tres tarjetas con reembolso en efectivo que vale la pena explorar: las tarjetas Citi Double Cash y Wells Fargo Active Cash, que pagan el 2% en todas las compras, y la tarjeta AARP Essential Rewards Mastercard de Barclays*, que te reembolsa el 3% de los gastos en gasolina y farmacias, el 2% en gastos médicos calificados y el 1% en todos los otros gastos.

* AARP recibe el pago de regalías por licenciar su marca.

Evita los cargos por transacciones internacionales cuando sales de vacaciones

La magia: Si haces un viaje internacional y usas una tarjeta para pagar en otro país, evitas el cargo por transacción de hasta el 3% que cobran la mayoría de las tarjetas de crédito.

El secreto detrás del truco: Usa una tarjeta que no cobre cargos por el cambio de moneda, como la tarjeta Travel Rewards de Bank of America, la tarjeta Quicksilver Cash Rewards de Capital One o la tarjeta Chase Sapphire Preferred Rewards de Chase. “Esos cargos por transacciones internacionales, de alrededor del 3%, son una forma sutil de aumentar el costo de todo tu viaje”, dice Sara Rathner, especialista en tarjetas de crédito en el sitio de finanzas personales NerdWallet.

Consejo de expertos: Cuando uses una tarjeta sin cargos internacionales, rechaza la opción de pagar en dólares en vez de hacerlo en la moneda local. La tasa de cambio que recibirás del emisor de tu tarjeta de crédito será mucho más ventajosa que la que te ofrezca quienquiera que te presente la opción en un restaurante o en una tienda de recuerdos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Haz desaparecer los cargos por intereses

La magia: Pasas de pagar el 15% o más sobre el saldo de una tarjeta de crédito a pagar 0% durante más de un año, lo que te proporciona un alivio mientras vas reduciendo la deuda que has acumulado.

El secreto detrás del truco: Si estás pagando interés sobre el saldo de una tarjeta de crédito, es posible que puedas transferirlo a una tarjeta con 0% de interés con una oferta de transferencia de saldo. Actualmente, las más generosas —como la tarjeta Citi Diamond Preferred y la tarjeta Wells Fargo Reflect— prometen más de 18 meses con 0% de interés sobre las transferencias. Muchas tarjetas de transferencia de saldo cobran un cargo inicial de entre el 3 y el 5% del monto transferido, por lo que debes hacer cálculos antes de hacer el cambio.

Consejo de expertos: Una vez que has transferido un saldo de la tarjeta antigua a la nueva, la mejor estrategia es no agregar ningún otro gasto a la tarjeta que tiene el saldo ahora, aconseja Rathner. Normalmente, el emisor aplicará el pago mínimo al saldo con el interés más bajo; en otras palabras, no lo aplicará al nuevo cargo que te está costando un 15% o más en intereses.

Beth Braverman es una galardonada escritora especializada en finanzas personales que ha escrito para Consumer Reports, Money y CNBC.com.