Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

El teléfono inteligente podría reemplazar a la billetera

Con un teléfono se puede realizar pagos y guardar la tarjeta de embarque, de la biblioteca, la entrada a un juego deportivo... y pronto la licencia de conducir.

Persona usa su teléfono para hacer un pago

Getty Images

In English

En la comedia de Jerry Seinfeld de los años 90, este le dice a George Costanza que su abultada billetera era "morbosamente obesa" y parecía un "archivador" en su riñonera. Costanza respondió que su famosa billetera gruesa era "un organizador, un secretario y un amigo".

Si estas conversaciones tuvieran lugar hoy, Costanza podría referirse a su teléfono inteligente.

La billetera aún no se caduca, ni mucho menos. Pero cada vez más, preferimos llevar el teléfono inteligente, donde tenemos casi todo, en vez de la billetera.

A algunas personas les resulta mucho más fácil sacar un teléfono iPhone o Android de su bolsillo para pagar en las tiendas. O usar un reloj inteligente para pagar. Para estas personas, sacar una billetera para buscar dinero en efectivo o una tarjeta de crédito es tan 'de los años 90'.

Si bien cualquier discusión sobre una billetera digital se enfoca comprensiblemente en la relativa facilidad de realizar pagos móviles, el hecho de que también puedes usar tu teléfono como depósito para todo el material impreso que anteriormente llenaba la billetera gruesa de Costanza —eliminando potencialmente el bulto indecoroso en el bolsillo de tus pantalones o liberando espacio en tu bolso—, es una ventaja adicional. No solo se trata de billetes de un dólar, sino cupones, tarjetas de registro de vacunación contra la COVID-19, información médica y de seguro, recibos, fotos, tarjetas de fidelidad de tiendas, identificaciones de estudiante, pases de transporte y, pronto, licencias de conducir e identificaciones estatales.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La billetera digital sirve para pagar

En estos días, es más común y corriente pagar con el teléfono, pero no todo el mundo lo hace. Los usuarios que han realizado al menos una transacción con su móvil en una tienda, en un periodo de seis meses, pasarán de 101.2 millones (el 36.4% de la población) en el 2021, a 125 millones (el 43.7%) en el 2025, según la empresa de investigación de mercado Insider Intelligence.

Como la generación del milenio y la generación Z constituyen la mayoría de estos usuarios, se prevé que—en el mismo período— el segmento de los boomers aumente de 8.8 a 10.2 millones.

La aceptación por parte de los comerciantes también está aumentando. En Estados Unidos, el sistema Apple Pay de Apple se acepta en más de 9 de cada 10 comercios físicos que tienen un lector de comunicación de campo cercano (NFC), la tecnología estándar de la industria diseñada para funcionar solo entre distancias cortas, es decir, entre el teléfono y el terminal de pago. Es la misma tecnología que te permite pasar algunas tarjetas de crédito con chip por encima de los terminales de pago en lugar de insertarlas.

Google Pay también se acepta en todos los lugares en los que la tecnología NFC está disponible en el país. Google afirma que más de 150 millones de personas en 40 países utilizan Google Pay cada mes.

Aun así, encontrarás restaurantes, gasolineras y establecimientos familiares que no aceptan pagos móviles o, en algunos casos, nada que no sea efectivo. Es una de las principales razones por las que los consumidores, que de otro modo estarían dispuestos a utilizar sus teléfonos para realizar transacciones, no abandonan por completo sus billeteras.

Otro factor

Hay otro factor. Es difícil cambiar los hábitos profundamente arraigados, y convencer a personas que llevan toda la vida sacando dinero en efectivo o tarjetas de plástico de sus billeteras para que hagan algo diferente, no es fácil. La seguridad es también muy importante para los consumidores.

"¿Quiero toda mi información personal en formato digital para que alguien tenga acceso a ella?", se pregunta Gregory H. Moore, de 73 años, psicólogo de Princeton, Nueva Jersey. "La conveniencia es maravillosa, pero les permite a los delincuentes acceder a demasiada información sobre mí".

La realidad es que entregar una tarjeta de crédito a un camarero o vendedor es potencialmente más arriesgado que utilizar una cartera digital con estándares de encriptación y autenticación biométrica incorporados, como el reconocimiento facial y las huellas dactilares. Cualquier terminal de punto de venta puede ser vulnerable a la instalación furtiva de un dispositivo de robo de identidad llamado "skimmer". Por ejemplo, cada vez que usas Apple Pay, el número real de tu tarjeta de crédito o débito no se comparte con el comerciante, y Apple dice que no tiene acceso ni comparte datos sobre cuándo o dónde usas Apple Pay.

Otros dicen que les preocupa perder su teléfono o quedarse sin batería.

"Prefiero salir de casa sin mi teléfono que sin mi billetera", dice Dave Migdal, cofundador de Here and Now Public Relations en Carlsbad, California. "No tengo que mantener mi billetera con batería".

Se han roto barreras a raíz de l a COVID-19

Debido a la COVID-19 ha habido un cambio en el comportamiento. "Los clientes no querían tocar las cosas en las tiendas y, al mismo tiempo, se sienten cada vez más cómodos con la tecnología "tap and scan" (tocar y escanear)", dice Jaime Toplin, analista sénior de investigación de pagos y comercio de Insider Intelligence en Nueva York.

Recientemente, Forrester Research predijo que el 2022 será un gran año para la billetera digital, de nuevo impulsada por la pandemia. “Algunas personas cambiaron casi de la noche a la mañana al comercio en línea. Pero incluso en persona, una combinación de códigos QR, pasaportes de vacunación y herramientas de registro de COVID, juegan un papel importante", escribió la empresa en su blog.

El 11% de los adultos encuestados por Forrester por internet en el país, utilizaron por primera vez un servicio de pago digital en abril del 2020. Un mes después, el 19% realizaron este tipo de pago en una tienda por primera vez. Forrester añadió que el 57% indicaron que es "probable" que sigan utilizando los pagos digitales o sin contacto.

7 años de la tecnología de la billetera digital

Los usuarios de iPhone pueden pagar con Apple Wallet desde el 2014. No solo te permite realizar pagos sin contacto en persona o en línea —utilizando las tarjetas de crédito y débito que tengas almacenadas en la aplicación—, sino que también puedes utilizarla en algunas ciudades para viajar en el metro y los autobuses, aunque no necesariamente con los descuentos para transporte suburbano disponibles con algunos pases de transporte.

Apple también ha anunciado que, a partir del próximo año, ocho estados —Arizona, Connecticut, Georgia, Iowa, Iowa, Kentucky, Maryland, Oklahoma y Utah— serán los primeros en implementar versiones digitales de sus licencias de conducir en Apple Wallet, que en algunos casos también serán aceptadas como prueba de identidad en los puntos de control de la Administración de Seguridad en el Transporte en los aeropuertos. Incluso en su primera versión, cuando se conocía como Passbook, Apple permitía almacenar en la aplicación las tarjetas de embarque, así como las entradas para partidos de béisbol, conciertos y teatros.

La aplicación equivalente para Android es Google Pay, que ha pasado por su propio cambio de marca a lo largo de los años. La versión actual se creó en el 2018 a partir de la combinación de Google Wallet y Android Pay. Google también prevé permitir a sus usuarios almacenar las licencias de conducir en Google Pay, pero aún no ha revelado ningún detalle. Tanto Apple como Google también están abriendo sus billeteras a las llaves digitales que permitirán a las personas desbloquear las puertas de las casas, de los hoteles y de los automóviles.

Los usuarios de Android tienen otras opciones de pago además de Google Pay. Los propietarios de teléfonos de Samsung Galaxy pueden optar por utilizar el sistema alternativo de billetera móvil, Samsung Pay.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Cómo pagar

A pesar de su rápida aceptación durante la pandemia, la configuración y el uso de los pagos móviles  tienen una curva de aprendizaje, especialmente para los consumidores mayores. El primer paso es almacenar las tarjetas de crédito y débito que quieres usar para pagar y luego dominar los pasos para "tap-and-pay" (tocar y pagar). Toplin dice que los usuarios más jóvenes están enseñando a sus padres y abuelos cómo configurar los pagos sin contacto.

En general, cuando vayas a pagar, busca los símbolos de pago sin contacto en forma de ondas en el terminal de pago o los logotipos de Apple Pay y Google Pay, que a veces aparece como G Pay.

Para pagar con un iPhone que tenga reconocimiento facial Face ID, toca dos veces el botón lateral y mantén el teléfono cerca de un lector sin contacto compatible, suponiendo que quieras usar la tarjeta que hayas establecido como predeterminada. De lo contrario, toca la tarjeta predeterminada en la aplicación y elige cualquier otra tarjeta que quieras utilizar. Verás una marca de verificación con un círculo y la palabra "done" (o "listo") cuando una transacción se haya completado.

El proceso es similar en un iPhone con Touch ID, excepto que debes colocar el dedo en el sensor de huellas dactilares Touch ID.

Si usas un Apple Watch para pagar, pulsa dos veces el botón lateral, que abrirá tu tarjeta predeterminada, y mantén la pantalla del reloj cerca del lector sin contacto.

Para utilizar Google Pay, desbloquea tu dispositivo —los métodos de Android varían— y mantenlo cerca del lector durante unos segundos. Una marca de verificación azul confirma que la transacción se realizó.

Tanto con el software de Android como con el de iOS de Apple, también puedes utilizar varias aplicaciones de pago entre particulares de terceros, como PayPal, Square's Cash App y Venmo, para intercambiar dinero con familiares y amigos.

Ten en cuenta que estas aplicaciones tienen reglas operativas diferentes y carecen de las mismas protecciones y recursos que tienes con una tarjeta de crédito. Trátalas como transacciones en efectivo y asegúrate de que la persona a la que pagas es quien dice ser. Como medida de seguridad, Google dice que si Google Pay no reconoce a alguien que te ha pedido dinero, verás una alerta para asegurarte de que conoces a la persona antes de enviar el dinero. Apple hará una advertencia similar con su propia opción de pago entre particulares, Apple Cash.

Puede que tu billetera física no esté preparada para jubilarse todavía, pero incluso los minimalistas probablemente lleven tanto una billetera como un dispositivo, más que en la época de Seinfeld.

"La verdadera pregunta es [esta]: ¿te sientes lo suficientemente cómodo como para salir de casa sin tu teléfono?", pregunta Natalie Lingo Kerris, de 56 años, consultora de mercadeo de marcas y exdirectora de relaciones públicas de Apple.

Edward C. Baig colabora con artículos sobre tecnología y otros temas del consumidor. Anteriormente trabajó para USA Today, BusinessWeek, U.S. News & World Report y Fortune; también es autor de Macs for Dummies y coautor de iPhone for Dummies y iPad for Dummies.