Skip to content
 

Ventajas y desventajas de una línea de crédito con garantía hipotecaria

Recurrir a tus ahorros jubilatorios para pagar por una reparación importante puede no ser conveniente

Calculadora, agenda y dinero en efectivo al lado de un formulario que dice línea de crédito con garantía hipotecaria

Getty Images

In English

Los jubilados que son propietarios de una vivienda quizá hayan percibido una ganancia inesperada sin dejar la comodidad de su hogar. Según la empresa de análisis de bienes raíces CoreLogic, el auge inmobiliario produjo un aumento del 20% en el precio de las viviendas entre febrero del 2021 y febrero del 2022. Además, los propietarios de viviendas situadas en zonas de clima cálido, como Florida o Arizona, registraron un aumento en el precio medio interanual aún mayor, con incrementos del 29.1% y el 28.6%, respectivamente.

Por lo tanto, el valor líquido de tu vivienda (el valor de mercado de tu propiedad menos tu deuda hipotecaria) también está aumentando. El patrimonio neto disponible, es decir, la cantidad de dinero a la que los propietarios pueden acceder conservando al menos el 20% del valor líquido de su vivienda, aumentó un 35% en el 2021 hasta alcanzar la cifra récord de $9.9 billones, según el proveedor de datos y análisis Black Knight. Esta cifra equivale a un valor líquido de $185,000 para el titular hipotecario promedio.

Sin embargo, el aumento del patrimonio inmobiliario se produjo en un momento en el que los precios de los alimentos, la gasolina, los automóviles y otros bienes de consumo aumentaron notablemente debido a la mayor inflación de los últimos 40 años. La caída del mercado bursátil a principios de este año también puede haber influido en las carteras de los jubilados, por lo que es un mal momento para retirar fondos.

Entonces, ¿cómo puedes disponer del dinero que se acumula en tu vivienda sin tener que venderla? Con una línea de crédito con garantía hipotecaria, o HELOC.

Según los profesionales de finanzas personales, conviene tener una línea de crédito establecida para poder obtener dinero en efectivo en caso de una emergencia o para afrontar una gran compra que, de otro modo, agotaría tus cuentas de jubilación a largo plazo. Si no tienes una HELOC, te conviene obtenerla antes de que sufras una crisis monetaria, señala RJ Lindenmuth, vicepresidente sénior de refinanciación del prestamista hipotecario Lower. “Lo ideal es conseguir una HELOC antes de necesitarla”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Información básica sobre las HELOC

Una HELOC es un tipo de préstamo con garantía hipotecaria que suele tener una tasa de interés variable, lo que significa que la tasa que pagas puede aumentar si la Reserva Federal incrementa las tasas de interés. (Por otro lado, un préstamo sobre el valor de la vivienda tiene una tasa de interés y una cuota fijas, como una hipoteca normal). Una HELOC es una segunda hipoteca que actúa como una tarjeta de crédito y te permite disponer de una línea de crédito a la que puedes recurrir cuando sea necesario por medio de un cheque o de una tarjeta de crédito que emite tu prestamista.

Por lo general, los prestamistas te permiten solicitar un préstamo de hasta el 80% del valor de tu vivienda, aunque algunos permiten una proporción más alta entre el préstamo y el valor. La mayoría de las HELOC tienen un plazo de 10 años para retirar los fondos y ofrecen la opción de pagar solo los intereses de la suma que gastes. A partir de entonces, tienes hasta 20 años para devolver el capital y los intereses. Las HELOC suelen tener tasas más bajas que los préstamos sobre el valor de la vivienda, los préstamos personales y las tarjetas de crédito, según Bankrate.com. Hoy en día, la tasa promedio de una HELOC es del 3.95%, según Greg McBride, analista financiero principal de Bankrate. Sin embargo, la Reserva Federal predice otros seis aumentos de un cuarto de punto en las tasas de interés para este año, y los costos de los préstamos aumentarán durante los próximos meses.

Una HELOC no debe tratarse como si fuera una alcancía. El mayor peligro es que si no se efectúan los pagos, se corre el riesgo de incurrir en mora y perder la vivienda por ejecución hipotecaria. Sin embargo, los profesionales de finanzas personales consideran que, en un número limitado de situaciones, es una buena opción financiera. Recurrir a una línea de crédito puede ser conveniente para los propietarios que hacen renovaciones o mejoras costosas que les permitan envejecer en su propia vivienda, sobre todo en el caso de proyectos que no tienen un plazo definido. También se puede utilizar una HELOC para pagar deudas de tarjetas de crédito con tasas de interés mucho más altas, o como fondo de emergencia cuando un gasto considerable o inesperado cause una escasez de efectivo a corto plazo. Una HELOC “te da cierta flexibilidad y opciones”, según McBride.

Por qué ahora es más difícil conseguir una HELOC

Si bien una HELOC puede constituir una red de seguridad financiera muy necesaria, obtener una línea de crédito sobre el valor de tu vivienda no es tan fácil como antes de la pandemia. En primer lugar, muchos bancos grandes, como Wells Fargo, JPMorgan Chase y Citi, dejaron de otorgar HELOC en el 2020 debido a la incertidumbre económica causada por el coronavirus, y aún no han comenzado a ofrecerlas de nuevo. Por otra parte, sin un salario estable que demuestre ingresos, los jubilados suelen tener más dificultades para conseguir préstamos.

Aun así, es posible obtener una aprobación. Los jubilados que tienen una buena calificación crediticia y un elevado valor líquido en su vivienda pueden declarar los ingresos procedentes de fuentes como las pensiones, el Seguro Social, los retiros periódicos de los ahorros jubilatorios y los ingresos de inversiones, como los ingresos de alquileres, explica Isabel Barrow, directora de planificación financiera de Edelman Financial Engines. Sin embargo, “puede significar que haya que sortear más obstáculos”, agrega Barrow.

Ventajas de una HELOC

Una HELOC es un instrumento de financiación personal muy práctico. Estas son algunas formas en las que te puede ayudar con tus finanzas.

Permite acceder a una suma global

Para muchos jubilados, disponer de una gran cantidad de dinero para una reparación inesperada de su vivienda puede ser imposible. El costo de reparar los cimientos puede ascender a $40,000, reemplazar todo el techo puede costar más de $11,000 y un nuevo sistema de aire acondicionado puede costar $12,500, según la aplicación de finanzas personales SoFi. En el 2020, el hogar promedio destinó $13,138 a reparaciones en el hogar, indica SoFi. “Es una suma considerable”, observa McBride. “La mayoría de los jubilados no tienen esa cantidad de dinero disponible”. Una HELOC también te brinda acceso al dinero que se va acumulando en tu vivienda sin la necesidad de refinanciarla, lo que te ayuda a evitar los costos de cierre más altos de las nuevas hipotecas.

Ayuda a evitar que se agoten las cuentas jubilatorias

Un aspecto clave para la seguridad financiera durante tus años dorados es asegurarte de que tus cuentas de ahorros jubilatorios, como los planes 401(k) y las cuentas IRA, te proporcionen los ingresos que necesitarás durante décadas. Una manera de aumentar las posibilidades de no quedarte nunca sin dinero es evitar la venta de activos (como las acciones) durante las caídas del mercado. ¿El motivo? Tendrás menos acciones para aprovechar un futuro repunte del mercado. Es ahí donde la HELOC se destaca. “Tener una HELOC puede evitar tener que recurrir a activos en un mercado en baja”, explica McBride. En vez de tener que retirar $40,000 o más de tu 401(k) en un mercado en baja para reparar los cimientos de tu vivienda, por ejemplo, puedes disponer de esa elevada suma por medio de tu HELOC. “Si el mercado cae un 20% en los seis meses posteriores a tu jubilación, agradecerás tener una línea de crédito con garantía hipotecaria”, advierte McBride. “En vez de retirar el dinero de tu plan 401(k), puedes recurrir a él durante un tiempo y darle a tu cartera la oportunidad de recuperarse”. ¿La gran ventaja financiera? “No disminuye automáticamente tu cuenta de jubilación”, indica McBride.

Ofrece beneficios de ahorros impositivos

Recuerda que si eres mayor de 59 años y medio, todo el dinero que retires de un plan 401(k) o de una cuenta IRA tradicional (financiado con fondos antes de deducir los impuestos) se grava según la tasa de tus ingresos. Por ejemplo, si estás en la categoría impositiva del 12%, tendrás que pagar una factura de impuestos aproximada de $4,800 por retirar $40,000 de la HELOC, lo que reduce aún más tu 401(k).

Al recurrir a la HELOC, evitas una transacción financiera que provocará un hecho gravable. “En vez de retirar fondos de las cuentas de inversión y posiblemente aumentar los impuestos sobre los retiros de cuentas jubilatorias, o las ganancias de capital de una cuenta no jubilatoria, puedes retirar fondos de tus inversiones durante un tiempo para amortizar tu HELOC”, explica Barrow.

En algunos casos, también puedes deducir los intereses que pagas por la HELOC. Según el IRS, los intereses pagados por una HELOC son deducibles únicamente cuando se utilizan los ingresos para comprar, construir o mejorar considerablemente la vivienda que garantiza el préstamo. Por ejemplo, “los intereses de un préstamo con garantía hipotecaria utilizado para ampliar una vivienda existente suelen ser deducibles, mientras que los intereses del mismo préstamo destinados a pagar gastos personales diarios, como deudas de las tarjetas de crédito, no lo son”, según el IRS. El IRS indica que se pueden deducir los intereses hipotecarios de los primeros $750,000 de la deuda ($375,000 si la persona está casada y declara por separado). Sin embargo, existen límites más altos ($1 millón, o $500,000 si la persona está casada y declara por separado) si se deducen los intereses hipotecarios de una deuda contraída antes del 16 de diciembre del 2017.

Brinda opciones de amortización más flexibles

Los mejores planes de financiación personal ofrecen flexibilidad cuando se presentan crisis monetarias. Y una HELOC proporciona una serie de ventajas para los propietarios de viviendas. “Les permite solicitar un préstamo únicamente por la suma que necesitan y pagar los intereses solo por esa cantidad”, explica Barrow. “Puedes devolver solo los intereses o pagar los intereses y el capital según tu propio ritmo y en el plazo que tú determines”. Además, lo más importante es que te da un mayor control sobre cuándo debes retirar tus activos de jubilación para devolver el dinero que has tomado prestado. El pago de la HELOC será mucho más fácil cuando las acciones se recuperen, lo que te permitirá generar ingresos con la venta de menos acciones.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Riesgos de utilizar una HELOC

Como todo préstamo, una HELOC se debe devolver con intereses. Y dado que tu vivienda es la garantía de la línea de crédito, debes cerciorarte de tener un plan de devolución establecido. Es importante no crear un problema aún mayor. “Esto podría complicar tu presupuesto”, señala Lindenmuth, de Lower. Uno de los mayores peligros de optar por una HELOC es el riesgo derivado de la tasa de interés. Ya que la mayoría de las HELOC tienen una tasa de interés variable, durante los períodos de aumento de las tasas —tal como lo pronostican ahora los economistas—, también aumentará la cantidad de tus pagos.

“El dinero que tomas prestado hoy al 4% anual podría subir al 5 o 6% más adelante”, indica McBride.

En definitiva, no trates la HELOC como si fuera un cajero automático. Pide prestado solo lo que puedas pagar.

Adam Shell es un periodista independiente; su carrera incluye trabajos como reportero especializado en mercados financieros en USA Today e Investor’s Business Daily, y contribuciones como editor adjunto y escritor en la revista Personal Finance, de Kiplinger.